Reconocimiento a la diplomacia transaccional de la administración Trump

Por Austin Bay
06 de Enero de 2021
Actualizado: 06 de Enero de 2021

Opinión

Hasta que la administración Trump comenzó su experimento en la diplomacia transaccional estadounidense del siglo XXI, los “problemas internacionales intratables” consternaban, molestaban y embaucaron a los diplomáticos del establishment, ya sea que provinieran del pantano de Beltway en Washington, de las agencias de la ONU o de las casas de prestigio en las capitales europeas.

Enfatizo, la diplomacia transaccional estadounidense, es decir, negociar y luego concluir acuerdos bidireccionales (acuerdos bilaterales, en lenguaje diplomático) que benefician de manera demostrable a dos naciones antagónicas. La recompensa de acabar con el conflicto y la creación de un nivel de paz: el acuerdo disminuye su nivel de antagonismo mutuo, promueve palabras más amables y abre oportunidades para la interacción creadora de riqueza.

Aparte de los lectores de mente abierta: “estadounidense” indica que el acuerdo bidireccional fue negociado por Estados Unidos como un tercero. Estadounidense, en este contexto, significa que el poder y el prestigio de Estados Unidos apoyan explícitamente el acuerdo. Significa que el poder estadounidense del DIME (poder diplomático, de inteligencia/información, militar y económico estadounidense) añade fuerza al trato.

Tenga en cuenta que traduzco términos de sentido común a lenguaje diplomático para que los medios de comunicación de élite lo entiendan.

Otro punto en la misma línea: los diplomáticos de la administración Trump se enfocaron en obtener resultados incrementales que convencieran a los antagonistas de que podían llegar a acuerdos mutuamente beneficiosos. Los diplomáticos de la administración Trump no buscaron titulares y entrevistas de CNN/BBC diseñadas para promover la carrera política de un narcisista.

¿Una gran crítica? Para conocer los antecedentes profundos sobre la diplomacia narcisista, aquí hay una cita de una columna que escribí en 2009: “Vivimos en una época en la que la farsa de la historia precede a la tragedia… e, incluso, algunos medios de comunicación de izquierda y élites académicas se dan cuenta de que darle al presidente Barack Obama el Premio Nobel de la Paz es una tontería absoluta”.

Sí, 2009. Ese es el año en que el entonces presidente, Barack Obama, recibió el Premio Nobel de la Paz por no hacer absolutamente nada más que aumentar el ego de los impostores en clubes de profesores, los cuales no hacen más que inventar hechos en sus cabezas, pero ignoran por completo el recuento de cadáveres que crean sus hechos falsos.

OK, Obama hizo algo. Ignoró la Revolución Verde de Irán durante unas 10 semanas críticas, más o menos.

En algún momento, me gustaría preguntarle a Obama por qué lo hizo, frente a una cámara honesta que registre todo lo que le pido y todo lo que responde.

Conclusión de 2009: Obama titubeó; los iraníes murieron; y ahora las víctimas del régimen del ayatolá de Irán continúan muriendo.

El Premio Nobel de Obama fue uno de los resultados más nocivos de la “larga marcha a través de las instituciones” de la izquierda estadounidense, una frase que resume la ruta que tomaron los radicales políticos de extrema izquierda de los años 60 (es decir, los comunistas) para hacerse con el control de las universidades, los medios de comunicación, las organizaciones religiosas, las asociaciones artísticas y literarias, y de las empresas para romper las cadenas de la hegemonía “burguesa” y provocar la “verdadera revolución”.

Un ejemplo actual de radicales políticos de extrema izquierda: los matones de Antifa en Portland son su encarnación del siglo XXI. De hecho, la supuesta corrupción electoral se conecta con la corrupción de la izquierda en la política, la sociedad, la cultura y la educación estadounidenses.

Los radicales de los medios de extrema izquierda trabajan en concierto con sus compinches. Un ejemplo fáctico absoluto: el silenciamiento de hechos absolutamente pertinentes que dicen que Hunter Biden participó en posibles actividades corruptas en Ucrania y en acuerdos con China. Christiane Amanpour, de CNN, juró que estos hechos eran desinformación rusa, su torcida indignación fue captada en vídeo.

Excepto en el periodo electoral, ahora se reconoce la acción sospechosa de Hunter Biden.

El no enfrentar la corrupción de Biden antes de las elecciones pone a la administración de Joe Biden en un peligro político y criminal a largo plazo. La corrupción de la presidencia pone a Estados Unidos en peligro y, en mi opinión, pone en peligro la libertad en todo el mundo.

Lo que nos devuelve a cuestiones ‘inmanejables’. La cuestión de los “dos Estados” palestinos era supuestamente un problema irresoluble. La administración Trump, una criatura que no pertenece a Beltway, no se tragó la narrativa.

La diplomacia transaccional de la administración Trump llevó a los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos a reconocer públicamente la paz con Israel. Esto fue en el interés individual de cada nación porque Irán era una amenaza regional y global para todos. Jordania y Egipto ya habían hecho acuerdos de paz.

La administración no creó el impulso político de Oriente Medio que llevó a estas naciones árabes musulmanas a buscar públicamente la paz con Israel. “Relaciones normalizadas” es el eufemismo diplomático, pero “llevarse bien” es el significado profundo.

En comparación, la administración Obama-Biden dio a los dictadores religiosos de Irán miles de millones de dólares a través del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), que colocaron en las guerras asesinas de Yemen, Siria, Líbano y Afganistán.

JCPOA: El ridículo nombre que le puso el club de profesores de la administración Obama-Biden para el apaciguamiento de la dictadura religiosa radical de Irán.

Austin Bay es un coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de Estados Unidos, autor, columnista y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas – Austin. Su último libro es “Cócteles del infierno: cinco guerras que dan forma al siglo XXI”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubre

Un día histórico para Estados Unidos

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS