Régimen chino demuele estatua budista gigante esculpida en un acantilado

Por Shen Xinran - Bitter Winter
26 de Marzo de 2019 Actualizado: 26 de Marzo de 2019

Otro ícono cultural chino quedó reducido a escombros luego de que el 2 de febrero de 2019, funcionarios gubernamentales del condado de Pingshan, bajo la jurisdicción de la ciudad de Shijiazhuang, en la provincia norteña de Hebei, detonaran y destruyeran una estatua de Guan Yin, la cual se hallaba esculpida en un acantilado y medía 57,9 metros de altura.

Esta estatua de Guan Yin, conocida como “Guan Yin derramando gotas de agua”, era la estatua de la “diosa de la misericordia y la compasión” de pie más alta del mundo entre las talladas en un acantilado.

La estatua se hallaba situada en el Área Escénica Ecológica de Wuwushui, donde se encuentra emplazado el Templo de Huang’an, siendo la misma un área escénica nacional de nivel 4A y un importante sitio histórico y cultural protegido por la provincia de Hebei.

Pero desde el año pasado, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha utilizado el pretexto de lidiar con la comercialización del budismo para reprimir vigorosamente los lugares religiosos y las estatuas religiosas situadas al aire libre a lo largo de todo el país. En todas las regiones, famosas estatuas situadas al aire libre han sido cubiertas o demolidas.

La represión llevada a cabo contra grandes estatuas religiosas situadas en áreas escénicas es la más severa.

El 30 de enero, con el objetivo de demoler la estatua de Guan Yin derramando gotas de agua, más de 20 funcionarios, entre los que se incluían líderes gubernamentales provinciales, municipales y de condados, además de oficiales de seguridad pública locales, impartían órdenes en el lugar. Los mismos exigieron que toda el área escénica del Templo de Huang’an fuera acordonada, prohibiéndoles a las personas ingresar o salir de la misma, así como también tomar fotos, y a su vez emitieron una advertencia que decía: la persona que interfiera con las tareas de demolición será arrestada.

Según un trabajador que participó en la demolición, el Gobierno le solicitó a personal especializado en demoliciones que diseñara un plan, y les ordenó a los trabajadores que utilizaran excavadoras para remover la base de la estatua de Guan Yin. Luego de ello, los trabajadores perforaron un agujero de aproximadamente 20 metros de profundidad en la montaña situada detrás de la estatua de Guan Yin. El personal especializado pasó dos días preparando el trabajo de detonación. El 2 de febrero, luego de un tremendo rugido, la mitad superior de la estatua de Guan Yin se hizo añicos en segundos. Al final, esta estatua de Guan Yin que medía casi 60 metros de altura fue destruida, quedando irreconocible y dejando solo un montón de escombros en su lugar.

Unos días más tarde, para evitar que la estatua de Guan Yin fuera reconstruida o que alguien pudiera rescatar fragmentos de la misma, los funcionarios gubernamentales le ordenaron al equipo de construcción que detonara y destruyera completamente la mitad inferior de la estatua de Guan Yin que aún quedaba en pie.

Excavadoras están removiendo la base de la estatua de Kwan Yin. (Bitter Winter)

La utilización de explosivos para demoler la estatua de Guan Yin fue, según una fuente, una orden directa emitida por el Comité Central del PCCh.

“A lo largo de todo el país, a las personas se les ha prohibido adorar o realizar ofrendas a las estatuas de Buda”, le dijo la fuente a Bitter Winter.

La estatua de Guan Yin derramando gotas de agua se desmoronó en pocos minutos, pero su construcción llevó casi cinco años, a un costo de aproximadamente 17 millones de yuan (aproximadamente 2,54 millones dólares). La estatua atrajo a una gran cantidad de turistas que viajaban hasta el lugar para realizar excursiones o rendir culto. La misma solo duró dos años antes de ser destruida, llevándose consigo enormes beneficios para el área escénica y la economía local.

Según un aldeano local, durante cada festival o día festivo, más de 10.000 personas llegaban cada día al lugar para rendir culto o redimir sus votos. Esto es algo que el PCCh no puede tolerar.

“La gente común adora y alaba a Buda, pero no alaba al Partido Comunista. ¿Cómo puede el Partido Comunista sentirse contento con eso?”, afirmó un aldeano local. “Ya que no crees en el Partido Comunista, el Partido Comunista derribará tu estatua de Buda”.

Información de Shen Xinran para Bitter Winter

***

Video relacionado

En la cárcel, sufrió las formas más brutales de tortura a manos del régimen chino. Esta es la historia de un monje tibetano perseguido y su fe inquebrantable.

TE RECOMENDAMOS