Régimen chino quiere ‘reparar’ en secreto los abusos cometidos contra Falun Gong

06 de Septiembre de 2016 Actualizado: 24 de Diciembre de 2016

En un documento interno según informes emitidos por la Oficina General del Partido Comunista Chino, el régimen admitió en algunos casos el abuso en los 17 años de persecución de la práctica espiritual Falun Gong.

La existencia y el contenido del documento descrito por una fuente interna en contacto con el sitio web de Falun Gong Minghui.org, dice que debido a la persecución, los practicantes de Falun Gong y sus familias sufrieron injusticia en el empleo y en la educación, y pide que la represión sea “reparada” gradualmente.

Pero aparte de una matizada admisión del delito, el documento no propone ningún cambio significativo de las políticas del Partido, ya que en el pasado, “reparación” todavía estaba basado en si el practicante renunciaba o no a su creencia en Falun Gong.

De acuerdo con la fuente de Minghui, el documento fue entregado durante una reunión en agosto 30 convocada por el Comité Municipal de Asuntos Políticos y Legales de una ciudad sin nombrar. Se requirió que todos los lugares que emplearon a practicantes de Falun Gong enviaran a sus representantes.

Los ejemplos de “trato injusto” a manos de las autoridades indicadas en el documento incluyen a los practicantes y a sus familiares que fueron excluidos de servir en las fuerzas armadas, de recibir promociones de trabajo, o de haber tenido su educación interrumpida. Abusos más grandes como el trabajo en campos de prisión, tortura, muerte y la sustracción forzada de órganos en los hospitales militares en toda China no fueron mencionados.

Falun Gong es una práctica espiritual china que enseña verdad, benevolencia y tolerancia, y tiene una serie de ejercicios de meditación. En julio de 1999, Jiang Zemin, en ese momento jefe del Partido Comunista, indujo al régimen a una supresión por todo el país de quienes la practicaban.

Más de 500 practicantes realizan el ejercicio en posición parada en frente de la Plaza de Geología de Changchun, provincia de Jilin, China en mayo de 1998, antes de que comenzara la persecución el 20 de julio de 1999. (Minghui.org)
Más de 500 practicantes realizan el ejercicio en posición parada en frente de la Plaza de Geología de Changchun, provincia de Jilin, China en mayo de 1998, antes de que comenzara la persecución el 20 de julio de 1999. (Minghui.org)

Pero en vez de desintegrarse rápidamente, los practicantes de Falun Gong en China y en el exterior han mantenido una campaña de desobediencia civil. Falun Gong también ha sobrevivido a la influencia personal de Jiang en la política del Partido, este poder de Jiang ha recibido severos golpes debido a los movimientos de la actual administración para consolidar el poder.

El columnista político de La Gran Época en idioma chino Xia Xiaoqiang cree que el reconocimiento del documento de “trato injusto” contra los practicantes de Falun Gong es un golpe a una política hablada que Jiang entregó en una reunión de 3.000 funcionarios en Beijing poco después de que comenzara la persecución.

“Arruinen su reputación, llévenlos a la bancarrota financiera, y destrúyanlos físicamente”, ordenó Jiang.

Esta declaración fue transmitida a los presentes en la reunión por un funcionario de alto rango, dijo Li Baigen, en ese entonces, un funcionario de planificación urbana de Beijing, en una conversación con el personal de Minghui.

El documento que, Xia Xiaoqiang escribió, “de hecho, reconoce que hubo un” error”.

De acuerdo a la fuente de Minghui, un funcionario al comentar sobre el documento interno dijo que a pesar de que la supresión de Falun Gong se ha vuelto insostenible, el régimen “no quiere restaurar completamente la reputación de Falun Gong, porque sería una bofetada en su propia cara”.

El funcionario también señaló que las condiciones de la “reparación” era prácticamente sin sentido. “La presión sobre ellos no será menor si se niegan … a renunciar a Falun Gong”, dijo.

Para los practicantes de Falun Gong encarcelados en China, la condición para la liberación ha sido por lo general firmar un “documento de arrepentimiento” en el que condenan su fe.

Otro funcionario en la reunión dijo que “desde que Jiang y su banda están en esta situación [política], nadie, incluso los miembros de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos, sabe cómo llevar a cabo la norma en el documento. Tenemos que esperar a posteriores notificaciones por parte de las autoridades”.

Firmas en una petición para la liberación de los practicantes de Falun Gong detenidos. (Minghui)
Firmas en una petición para la liberación de los practicantes de Falun Gong detenidos. (Minghui)

El reconocimiento tácito por parte de las autoridades de que Falun Gong ha sido perseguido injustamente puede no ser nueva. Desde el 2013, cuando el líder chino, Xi Jinping, asumió el poder, Minghui ha reportado muchos casos de practicantes quienes han recibido consecuencias más indulgentes por difundir materiales de Falun Gong, hacer los ejercicios en público, o incluso presentar demandas criminales contra Jiang al poder judicial nacional.

Y en la muy publicitada campaña contra la corrupción de Xi, varios de los más cercanos aliados de Jiang han sido retirados de posiciones importantes del Partido, de cargos militares y de industrias estatales, paralizando efectivamente los sitios no oficiales de poder de Jiang.

Sin embargo, ningún cambio oficial se ha hecho en la posición del régimen contra Falun Gong, la cual es de ser un enemigo político e ideológico.

Al mismo tiempo, tanto Xia Xiaoqiang como el informe de Minghui están de acuerdo en que el Partido Comunista tiene un historial de manipular y rehabilitar indirectamente a las antiguas víctimas de sus campañas políticas sin corregir la estructura de poder e ideología que conducen a la injusticia.

“La única manera para las autoridades actuales … de que se liberen a sí mismas es detener inmediatamente a las agencias que llevan a cabo la persecución a Falun Gong, hagan público los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la facción de Jiang, y lo arresten públicamente como el villano que perpetró la persecución a Falun Gong”, escribió Xia .

TE RECOMENDAMOS