Régimen de izquierda en Nicaragua reprime la libertad de prensa y su policía golpea a los periodistas

Por Jesús de León – La Gran Época
16 de Diciembre de 2018 Actualizado: 16 de Diciembre de 2018

La policía nicaragüense golpeó con porras este sábado 15 de diciembre a por lo menos 7 periodistas,  incluyendo a uno de los editores más conocidos del país, en una escalada de represión contra la prensa libre de ese país.

Las golpizas se producen como consecuencia de las olas de protestas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su régimen izquierdista.

A principios de esta semana, la policía ocupó por la fuerza las oficinas del destacado editor Carlos Fernando Chamorro, donde funcionan las revistas digitales Confidencial y Niú, y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche.

“APN condena enérgicamente la acción confiscatoria de los bienes de Esta Semana, Esta Noche y Confidencial, de propiedad privada y dirigidos por el periodista Carlos Fernando Chamorro”, señaló la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN), según EFE.

“Estas acciones son la verdadera cara del proyecto socialista Orteguista que tratan de someter los derechos ciudadanos al capricho de la nueva dictadura paramilitar”, agregó.

Chamorro, es hijo de la expresidenta Violeta Barrios (1990-1997), que encabezó una alianza contra la hegemonía sandinista de izquierda en ese país, y la venció en las elecciones de 1990.

Chamorro, reclamó este sábado a las autoridades por el allanamiento de sus empresas, y calificó la ocupación del edificio como una “confiscación”.

Carlos Fernando Chamorro (D) habla con un policía en la estación de policía ‘Plaza El Sol’ mientras intentaba comunicarse con el Alto Comisionado de la Policía Nacional para quejarse por la ocupación de la sede del Confidencial y de organizaciones de derechos humanos y civiles. (Foto de INTI OCON/AFP/Getty Images)

Su reclamo lo llevó hasta la sede de la policía para obtener información sobre lo que él llamó la redada ilegal en sus oficinas, en la que los agentes confiscaron equipo y documentos.

Luego de ello, emergieron del cuartel policías antidisturbios, que con porras y patadas agredieron a Chamorro, a sus colegas, y también a los reporteros que se encontraban en la escena para cubrir el evento.

Un testigo de Reuters contó al menos a 7 periodistas de medios internacionales y nacionales, entre ellos Chamorro, que fueron agarrados y pateados por la policía.

“Tres oficiales me golpearon”, dijo Néstor Arce, periodista del semanario Confidencial de Chamorro. “Me patearon la pierna tratando de derribarme”.

Policías antidisturbios sacan por la fuerza a los periodistas de los alrededores de la estación de policía ‘Plaza El Sol’. (Foto de INTI OCON/AFP/Getty Images)

“Llamamos al periodismo digno y valiente a cerrar filas contra todos estos atropellos a la libertad de expresión y unirnos en el pensamiento del mártir de las libertas públicas, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal”, abogó APN.

Ese organismo gremial también condenó el despojo de la personería jurídica y “asalto” contra nueve organismos de la sociedad civil, a los que el Parlamento, controlado por el oficialismo, ilegalizó.

Crisis del régimen comunista de Ortega

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario y de oposición a su modelo socialista.

El gobierno de Ortega reaccionó contra estas manifestaciones dejando un saldo de entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

EFE/Archivo

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabilizaron al gobierno de Ortega por “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Mientras, las protestas no se detienen, y este domingo la organización Unidad Nacional Azul y Blanco de Nicaragua, convocó a un paro nacional para el próximo jueves, para exigir la salida del poder del presidente Daniel Ortega y de su régimen.

“Llamamos a todos los sectores empresariales, comercios formales y ciudadanía en general a parar el país este 20 de diciembre, y exigir la salida del régimen”, dijo en una declaración pública este domingo la organización.

La huelga ciudadana del próximo jueves es también para exigir la libertad de los “presos políticos y justicia para nuestros hermanos nicaragüenses asesinados por la dictadura”, explicaron.

Organismos humanitarios locales calculan en 674 los detenidos en el marco de las manifestaciones antigubernamentales iniciadas desde abril pasado.

Cientos de nicaragüenses, en su mayoría refugiados, se unen a una caravana de 20 buses que se dirige hacia la frontera con Nicaragua, para protestar contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega, este domingo 16 de diciembre, en San José, Costa Rica. EFE

Nicaragua, troika de la tiranía junto a Cuba y Venezuela

El 1 de noviembre, Estados Unidos lanzó una nueva política contra los regímenes socialistas y comunistas en Sudamérica, al tiempo que impuso nuevas sanciones a Venezuela y Cuba, y prometiendo castigar a Nicaragua.

En un discurso en Miami, el asesor de seguridad nacional John Bolton condenó a los gobiernos comunistas y socialistas de Venezuela, Cuba y Nicaragua, llamándolos por lo que son, regímenes tiránicos.

“Esta troika de la tiranía, este triángulo de terror que se extiende desde La Habana hasta Caracas y Managua, es la causa de un inmenso sufrimiento humano, el impulso de una enorme inestabilidad regional y la génesis de una sórdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental”, dijo Bolton.

Ortega gobernó Nicaragua como dictador comunista durante más de una década antes de ser expulsado en 1990 por Violeta Chamorro.

Pero Ortega volvió al poder después de ganar unas elecciones en 2006. Chávez, el líder socialista venezolano de la época, financió la campaña de Ortega.

La familia de Ortega estableció un sistema centralizado en el que el gobierno entrega contratos lucrativos a sus compinches. Ignorando las protestas masivas, la familia se aferra al poder.

“Se deben celebrar elecciones libres, justas y anticipadas en Nicaragua, y la democracia debe ser restaurada para el pueblo nicaragüense”, dijo Bolton. “Hasta entonces, el régimen nicaragüense, como los de Venezuela y Cuba, sentirá todo el peso del robusto régimen de sanciones de Estados Unidos”.

A continuación:

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS