“Régimen global de terror”: Beijing regresó por la fuerza a 10,000 ciudadanos del extranjero desde 2014

Por Dorothy Li
21 de Enero de 2022 12:49 PM Actualizado: 21 de Enero de 2022 12:49 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha capturado a casi 10,000 “fugitivos” del extranjero desde 2014, en una campaña que emplea métodos que van desde el secuestro hasta la intimidación de las familias, según un nuevo informe.

Bajo el pretexto de una campaña anticorrupción, el régimen chino lanzó la Operación Fox Hunt en 2014, seguida de una Operación Sky Net más amplia en 2015, cuyo objetivo era repatriar a los funcionarios con mala conducta y otros delincuentes económicos.

El grupo de derechos humanos Safeguard Defenders, en un informe del 18 de enero, describió la campaña de repatriación de Beijing como la creación de un “régimen global de terror político”.

El informe señalaba los continuos esfuerzos del PCCh para perseguir a los objetivos en el extranjero durante la pandemia, a pesar de los cierres y las restricciones de viaje en todo el mundo. El régimen chino trajo de vuelta a 1421 individuos en 2020, y a 1114 en los primeros 11 meses de 2021, según el informe.

“Esto es solo la punta del iceberg”, dijo Laura Heath, directora de Safeguard Defender, al programa “China Insider” de EpochTV. Señaló que muchas otras víctimas podrían verse acobardadas y guardar silencio.

“Creo que muchos países no son conscientes de que esto está ocurriendo”, dijo Heath. “Creo que todavía hay mucha ingenuidad en lo que respecta a las operaciones dirigidas por el Partido Comunista Chino”.

Aunque oficialmente las operaciones Fox Hunt y Sky Net se dirigen a quienes supuestamente han cometido delitos económicos o relacionados con sus funciones oficiales, Safeguard Defenders descubrió muchos casos que iban más allá de este ámbito. Los disidentes, los uigures, los hongkoneses y los practicantes de Falun Gong son algunos de los objetivos perseguidos por el PCCh en el extranjero.

Carteles con la imagen del librero desaparecido Gui Minhai (R) son dejados por miembros del Partido Cívico frente a la oficina de enlace con China en Hong Kong el 19 de enero de 2016. (Philippe Lopez/AFP vía Getty Images)

Gui Minhai, librero sueco de origen chino, desapareció de su casa de vacaciones en Tailandia en 2015. Gui reapareció después bajo custodia en China. En 2020, un tribunal de la ciudad de Ningbo dijo en un comunicado que Gui fue condenado a 10 años de cárcel por “proporcionar información” a extranjeros. Gui era uno de los accionistas de una librería con sede en Hong Kong especializada en la venta de libros críticos con el PCCh.

El informe, de 62 páginas, explora los tres métodos, distintos de los procesos formales de extradición, que emplea el PCCh para obligar a sus objetivos a regresar: amenazar a sus familias en China, enviar agentes al extranjero para intimidarlos directamente e incluso secuestrarlos.

Con estas operaciones, el mensaje del PCCh es que “ningún lugar es seguro”, según el informe.

La mayoría de estas personas traídas de vuelta por el PCCh serán “procesadas en uno de estos juicios simulados y acabarán en la cárcel”, según Heath.

En 2020 y 2021, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a nueve personas por su presunta participación en un plan para intimidar a un residente de Nueva Jersey para que regresara a China, como parte de la Operación Fox Hunt.

Las operaciones globales del régimen van a continuar, dijo Harth. Instó a los gobiernos a investigar la realización de estas operaciones en su territorio.

Entre 2012 y 2020, el número de chinos solicitantes de asilo aumentó un 700 por ciento, según el informe, que cita datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. La cifra no incluye unas 88,000 solicitudes presentadas por hongkoneses en el marco del nuevo plan de inmigración del Reino Unido.

Con la colaboración de David Zhang.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.