Regreso del poderío militar de EE. UU. al Indo-Pacífico envía un mensaje a Beijing, según expertos

Por Luo Ya y Long Tengyun
13 de Septiembre de 2021
Actualizado: 13 de Septiembre de 2021

Análisis

Desde agosto, tanto China como Estados Unidos y sus aliados aumentaron la presencia militar alrededor de Taiwán, lo que elevó las especulaciones sobre si el Partido Comunista Chino (PCCh) se arriesgaría a atacar la isla autónoma.

Steven Xia, un antiguo funcionario chino dedicado al desarrollo de tecnología armamentística, dijo que el aumento de la actividad militar de Occidente se produce mientras el PCCh despliega agresivamente sus músculos en la región.

Xia describió las recientes acciones de Occidente, incluida la de Reino Unido.

“Este año, en mayo, el HMS Queen Elizabeth dejó el Reino Unido y se unió al portaaviones USS Carl Vinson en el Pacífico Occidental”, dijo Xia.

Durante las últimas semanas, el Grupo de Ataque del Portaaviones Carl Vinson y otros buques de la Armada de Estados Unidos junto con una serie de buques de otras naciones han estado operando en aguas cercanas a Taiwán y en el mar de China Meridional.

Del 22 al 24 de agosto, el grupo de ataque del portaaviones HMS Queen Elizabeth y el USS America LHA-6, un portaaviones ligero, y su grupo de ataque, realizaron un ejercicio militar conjunto en el mar de Filipinas, adyacente al mar de China Meridional. También participaron en este ejercicio a gran escala los buques militares de Japón y Holanda.

Xia dijo que el poder militar que representaban los portaaviones era inmenso.

“Estos tres portaaviones forman un poder de ataque mayor que el de todo el ejército de muchos países. Llevan casi 80 cazas en total”, dijo.

“Cada destructor [de los grupos de ataque] tiene cientos de misiles aire-superficie y los submarinos nucleares también llevan misiles de crucero intercontinentales. En consecuencia, toda la acción es enorme”, indicó a continuación.

“Una reunión tan grande de fuerzas militares en el Pacífico Occidental tiene como objetivo decirle al PCCh que se comporte. El PCCh no es capaz de soportar el poder de ataque de Estados Unidos y sus aliados”, agregó.

El 28 de agosto, después de un intervalo de 18 años, el USS Carl Vinson (CVN-70) atracó durante varios días en la base japonesa de Yokosuka.

Como parte de su despliegue de 28 semanas, el HMS Queen Elizabeth también visitó Yokosuka días después.

El 10 de septiembre, un comunicado de prensa de la Armada de Estados Unidos indicó que el Grupo de Ataque de Portaaviones Carl Vinson estaba operando en el mar de China Meridional para “mantener el uso libre y abierto de las aguas del Indo-Pacífico en apoyo de la seguridad y estabilidad en la región”.

Lee Cheng-hsiu, experto militar de la Fundación de Política Nacional de Taiwán, también cree que la actividad militar en el Indo-Pacífico por parte de Estados Unidos y sus aliados, especialmente cerca del Estrecho de Taiwán, pretende ser disuasoria.

Como parte de ello, la visita del USS Carl Vinson a Japón es una señal importante, según Lee.

“Las estrategias militares y diplomáticas de la administración Biden están ahora claras y estas consisten en transferir su poder militar a la región del Indo-Pacífico”, añadió.

La administración Biden siempre ha evitado calificar al PCCh de enemigo, pero lo considera su mayor competidor.

“Pero todo el mundo sabe que la declaración implícita de Biden quería decir algo más. El regreso del USS Carl Vinson a la base japonesa está básicamente dirigido al PCCh”, dijo Lee.

Según el experto, solo Japón puede considerarse un aliado fiable para Washington en Asia. Aunque Corea del Sur ha firmado un tratado de alianza militar con Estados Unidos, no puede proporcionar suficiente ayuda contra el PCCh.

Por su parte la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) no quiere verse involucrada en una posible confrontación entre Estados Unidos y China. En consecuencia, Washington debe aumentar su propio poder militar en la región del Indo-Pacífico para disuadir al PCCh.

“Biden espera que Europa, incluyendo Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros aliados de la OTAN, puedan asumir más tareas defensivas para que Estados Unidos pueda cambiar su enfoque hacia la región del Indo-Pacífico”, dijo Lee.

El portaaviones HMS Queen Elizabeth, que se dirige a la región Indo-Pacífica para su primer despliegue operativo, sale de la base naval de Portsmouth, en la costa sur de Inglaterra, el 1 de mayo de 2021, (Adrian Dennis/AFP vía Getty Images)

Mientras que Estados Unidos y sus aliados realizaron dos ejercicios militares a gran escala en las aguas del Indo-Pacífico desde agosto, el PCCh también realizó varios ejercicios militares en el mar de China Oriental, el mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán.

Los ejercicios simularon la toma de islas y operaciones conjuntas de múltiples propósitos, pero Lee dijo que pensaba que el PCCh no se atrevería a atacar a Taiwán.

El ejército estadounidense es más avanzado y más experimentado que el chino, indicó. Hay una gran diferencia en el poder de combate entre los dos países, añadió.

Sin embargo, el PCCh tiene una ventaja geográfica y puede dedicar todos sus recursos a una guerra, señaló a continuación.

“Dicho esto, el PCCh no confía en que su conveniencia geográfica pueda complementar su desventaja en materia de armamento”, dijo Lee. “Por eso el PCCh ha estado utilizando ejercicios militares para lucirse, pero no se atreve a cruzar la línea roja, porque es consciente de su debilidad militar”.

Según Lee, el PCCh teme que un ataque a Taiwán pueda provocar también el colapso del régimen.

“Lo que más le preocupa al PCCh es la estabilidad de su régimen. Él cree que el pueblo chino no se levantará contra el régimen ni exigirá la democratización política mientras la economía china vaya bien”, añadió.

“Si estalla una guerra contra Estados Unidos, al PCCh le preocupará que, si pierde la guerra, el líder deba dimitir y el régimen se desmorone. Por eso el PCCh utiliza la llamada intimidación y los ejercicios militares para enfrentarse y competir con Estados Unidos, pero no atacará realmente a Taiwán”, dijo a continuación.

Xia tiene una opinión diferente, y cree que hay que tratar al PCCh con cautela. En el pasado, la comunidad internacional pensaba que el PCCh solo ejercía cierta presión sobre Taiwán para contener a Estados Unidos.

“Pero las recientes acciones militares del PCCh ahora hacen pensar que existe la posibilidad de que ataquen a Taiwán”, indicó.

Epoch Times Photo
Una formación de la armada china, incluyendo el portaaviones Liaoning (C), durante ejercicios militares en el mar de China Meridional, el 2 de enero de 2017. (STR/AFP vía Getty Images)

Xia señaló que el PCCh requisó recientemente un transbordador civil roll-on/roll-off (ro-ro) de 16,000 toneladas que puede transportar vehículos militares para aterrizar en Taiwán y que esto podría ser una señal de que el PCCh está a punto de pasar a la acción.

Hay 63 buques ro-ro en China que pueden transformarse para ser utilizados en el transporte de unidades militares, según un informe publicado en julio por la Fundación Jamestown, un grupo de expertos estadounidenses.

“Se trata de embarcaciones equipadas con rampas incorporadas que permiten cargar y descargar cargas con ruedas y orugas por sus propios medios”, escribió Conor Kennedy, investigador asociado del Instituto de Estudios Marítimos de China de la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos.

Según Xia, las fuerzas militares que Beijing ha utilizado en los últimos ejercicios costeros son de una escala nunca vista antes.

“Estas acciones preocupan mucho a Estados Unidos y por eso se ha desplegado como lo ha hecho en el Pacífico occidental, a las puertas del PCCh”, dijo.

“Estados Unidos fue vago en su estrategia hacia Taiwán. No quiso decir explícitamente si intervendría en caso de que el PCCh atacara a Taiwán. Pero por su reciente despliegue militar, se puede ver que Estados Unidos intervendrá definitivamente”, dijo Xia.

Con información de Terry Zhuo


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS