Reguladores financieros de EE. UU. se mueven “muy rápido” para enfrentar el cambio climático

Por Emel Akan
06 de Mayo de 2021
Actualizado: 06 de Mayo de 2021

WASHINGTON—Los reguladores financieros de todo el mundo se están apresurando en implementar modelos para medir el riesgo financiero que surge del cambio climático. Los bancos centrales, incluida la Reserva Federal, pronto comenzarán a implementar prueba de resistencia climática de los bancos, lo cual podría limitar el financiamiento para industrias como la minería, el petróleo, y el gas.

Los bancos centrales más grandes del mundo están reflexionando sobre cómo promover el financiamiento ecológico, ya que buscan introducir marcos regulatorios para “movilizar” más dinero para inversiones ecológicas y bajas en carbono.

Los críticos, sin embargo, argumentan que las propuestas para introducir prueba de resistencia climática tienen como objetivo “desfinanciar la industria de los combustibles fósiles” y dirigir los fondos a “inversiones de moda pero no rentables”.

Las pruebas de resistencia, desarrolladas después de la Gran Recesión, son un proceso mediante el cual los bancos centrales determinan si una institución financiera tiene suficiente capital para hacer frente a diversos riesgos económicos.

El Banco Central Europeo (BCE) es uno de los pioneros en investigar y desplegar planes concretos para abordar el riesgo climático. Actualmente, el banco está poniendo a prueba un marco para las prueba de resistencia climática que involucra a 2000 bancos en la zona del euro y tiene previsto publicar el resultado de su ejercicio en julio.

En un seminario web organizado por la firma de calificación Moody’s el 6 de mayo, Carmelo Salleo, jefe de la división de modelos de prueba de resistencia en el BCE, dijo que la elaboración de modelos de riesgo financiero derivado del riesgo climático todavía está “en su infancia” y hay una falta de consenso entre expertos en cómo desarrollar el modelo.

Por lo tanto, los científicos del BCE “tuvieron que empezar de cero” y hacer todos los pasos desde encontrar los datos relevantes hasta pensar en diferentes formas de modelarlos, dijo.

Un letrero de la firma de calificación Moody’s se encuentra frente a la sede de la compañía en Nueva York en esta foto de archivo. (EMMANUEL DUNAND/AFP a través de Getty Images)

“Pero la buena noticia es que se puede hacer con alguna inversión”, dijo.

El propósito del modelo de prueba de resistencia es identificar los factores de riesgo físicos y de transición relacionados con el clima que enfrentan los bancos y las empresas.

El riesgo físico se refiere a los costos que surgen de eventos climáticos extremos como inundaciones e incendios forestales. Y el riesgo de transición se define como el riesgo financiero que surge de los cambios de política en el proceso de avanzar hacia una economía baja en carbono.

Según Salleo, aumentar los impuestos al carbono, por ejemplo, afectaría de manera desproporcionada a algunas empresas y eso genera riesgo financiero para estas firmas.

El Banco de Inglaterra anunció el año pasado que implementaría su primera prueba de resistencia climática en las instituciones financieras en junio. La prueba requerirá que los bancos y las compañías de seguros determinen si tienen suficientes niveles de capital para mitigar las pérdidas potenciales del cambio climático.

Los acontecimientos en Europa han alentado a los reguladores estadounidenses a explorar formas de mitigar los riesgos relacionados con el clima que enfrenta el sistema financiero estadounidense.

Tras las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, la Reserva Federal declaró el cambio climático como una amenaza potencial para la estabilidad financiera y se unió formalmente a la Red de Bancos Centrales y Supervisores para Ecologizar el Sistema Financiero. La red, establecida hace tres años, promueve las finanzas ecológicas y tiene como objetivo desarrollar recomendaciones para que los bancos centrales “administren riesgos y movilicen capital para inversiones ecológicas y bajas en carbono”, según su sitio web.

El grupo tiene más de 100 miembros y observadores, incluido el Banco Popular de China, el BCE, y el Fondo Monetario Internacional.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y los funcionarios de la Fed han afirmado repetidamente el compromiso del gobierno de abordar los riesgos relacionados con el clima para la estabilidad financiera.

En el seminario web, Emilie Mazzacurati, directora global de soluciones climáticas de Moody’s, dijo que hay un impulso significativo en Estados Unidos para incorporar el riesgo del cambio climático en la supervisión bancaria.

“Hemos visto señales muy fuertes de la administración Biden, que el clima es una de las principales prioridades”, dijo Mazzacurati.

“También hemos visto muchas señales sólidas de las diferentes agencias de supervisión financiera, incluida la Fed. Así que espero que este sea un espacio que se moverá muy rápido en los EE. UU. en el futuro”.

La Fed aún no ha propuesto un marco para abordar el cambio climático, pero está en “las primeras etapas de considerar escenarios de resistencia”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en marzo.

En enero, el banco central de Estados Unidos creó un “Comité de Supervisión del Clima” para estudiar las posibles implicaciones del cambio climático para las instituciones y los mercados financieros.

Los críticos, sin embargo, temen que los reguladores financieros puedan “convertir en arma” su autoridad para obligar a los bancos y empresas privadas a retirar fondos a las industrias de combustibles fósiles.

Un grupo de legisladores republicanos envió una carta en diciembre a la Fed, expresando su preocupación sobre la posibilidad de que el banco central introduzca pruebas de resistencia relacionadas con el clima para los bancos.

“Les instamos a que no consideren la implementación de tales escenarios [relacionados con el clima] sin la debida consideración de sus deficiencias y desafíos metodológicos”, afirmó el grupo en la carta.

Ellos citaron las deficiencias de los marcos introducidos por algunos reguladores europeos e instaron a no reflejar los caminos que tomaron.

Según John Cochrane, economista de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford, la Fed y otros bancos centrales “se apresuran a enfrentar el cambio climático”.

“Sí, estamos descarbonizando la economía, pero transiciones similares de caballos a autos, de trenes a aviones, o de máquinas de escribir a computadoras no causaron ni un problema en el sistema financiero. Las empresas y las industrias van y vienen todo el tiempo”, escribió Cochrane en un artículo en City Journal.

“Entonces, ¿por qué hay presión para que las empresas financieras ‘revelen’ ‘riesgos climáticos’ absurdamente ficticios y cambien las inversiones para evitarlos? Claramente, estas propuestas apuntan a retirar fondos a la industria de los combustibles fósiles antes de que existan alternativas y dirigir los fondos a inversiones de moda pero no rentables mediante subterfugios regulatorios”.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS