Relacionan el paracetamol durante el embarazo con retrasos en el desarrollo de los niños

Por ARMEN NIKOGOSIAN - SOUTHWEST FUNCTIONAL MEDICINE
09 de Diciembre de 2019 Actualizado: 09 de Diciembre de 2019

El acetaminofén es un medicamento común de venta libre, utilizado por aproximadamente el 65 por ciento de las mujeres embarazadas según la revista clínica American Family Physician. El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y el trastorno del espectro autista (TEA) son trastornos generalizados del desarrollo que, cuando se combinan, comprenden más del 12 por ciento de la población de Estados Unidos, o cerca de 40 millones de estadounidenses afectados. ¿Hay una conexión entre los dos?

El acetaminofén, también conocido como paracetamol o Tylenol, está ampliamente disponible sin receta médica y se usa principalmente para aliviar el dolor y reducir la fiebre. También es un componente de muchos otros medicamentos, como los que se usan para tratar los síntomas del resfriado común, la gripe, las alergias y los problemas para dormir. Durante décadas, se asegura a las mujeres que este medicamento es totalmente seguro cuando es usado durante el embarazo.

Recientemente, los investigadores publicaron un estudio en JAMA Psychiatry que relaciona el uso de acetaminofén durante el embarazo con un mayor riesgo de TDAH y TEA en sus hijos. Se inscribieron en el estudio unos 996 conjuntos de madres e hijos y se midieron diversos grados de productos en descomposición del paracetamol en todas las muestras de sangre del cordón umbilical. El hallazgo más sorprendente en este grupo fue el hecho de que solo el 33 por ciento de los niños eran considerados neurotípicos, o libres de un retraso en el desarrollo, a la edad de 10 años.

En el pasado he escrito sobre los rápidos aumentos en la prevalencia de TEA y TDAH en nuestros niños, pero la mayoría de los niños todavía son neurotípicos en la actualidad. En este grupo de estudio, los niños neurotípicos parecen ser la minoría.

En el pasado se han publicado estudios que intentan vincular los retrasos en el desarrollo, como el TDAH y el TEA, con acetaminofén, pero todos se basaron en la autoevaluación por parte de las madres. Este estudio más reciente se basó en datos objetivos de sangre del cordón umbilical sin ninguno de los prejuicios inherentes a una autoevaluación. Los niños fueron asignados a uno de tres grupos en función de la cantidad de metabolitos de acetaminofeno que se encuentran en la sangre del cordón umbilical. Estos productos de degradación reflejan la dosis de acetaminofeno que la madre tomó durante el embarazo. Cuanto mayores sean los productos de descomposición, mayor será la dosis de acetaminofén y mayor será el riesgo de TDAH y TEA.

Los investigadores corrigieron la posible interferencia en el estudio, como problemas de salud materna, uso de sustancias, parto prematuro, edad del niño y sexo. Su conclusión final fue que los niños tenían entre 2.5 y 3.5 veces más probabilidades de desarrollar TDAH y entre 1.5 y 4 veces más probabilidades de desarrollar TEA que los niños cuyas madres no usaron acetaminofén.

Algunas posibles vías afectadas por el acetaminofeno son las vías serotoninérgicas, la inhibición de la COX-2 y el agotamiento del glutatión. Todos los objetivos potenciales para retrasar el desarrollo neurológico.

Este medicamento tiene 115 años, pero estos hallazgos son recientes y revelan cuánto tiempo pueden tomarse para investigar los efectos secundarios de los medicamentos “seguros” más comunes. ¿Qué pasa con los cientos de otros medicamentos “antiguos y seguros” que tienen datos de seguridad que datan de antes del advenimiento de las técnicas modernas de análisis molecular? Puede ser el momento de reconsiderar también su historial de seguridad.

Creo que vale la pena mencionar que, aunque los investigadores corrigieron los problemas de salud materna diagnosticados, eso no significa que las madres estuvieran bien. ¿Por qué una madre embarazada necesitaría usar algún medicamento, excepto para suprimir los síntomas indeseables?

Una posibilidad es que estas madres ya tenían algún tipo de trastorno inflamatorio activado no diagnosticado dentro de ellas y usaban acetaminofén debido a la relativa falta de medicamentos disponibles para las mujeres embarazadas. ¿Fue el acetaminofén o un problema subyacente no diagnosticado que condujo al uso crónico de acetaminofén lo que causó el aumento del TDAH y el TEA?

Un mensaje más preocupante de este estudio es la continua desensibilización al uso de medicamentos en nuestra sociedad. En el lapso de cincuenta años, de alguna manera hemos pasado de una sociedad que evitó los medicamentos a menos que fuera absolutamente necesario, hacia la era de los medicamentos de “estilo de vida”. Hemos pasado de un escepticismo saludable hacia la seguridad de los medicamentos, a una fe ciega en estos. Este cambio en el punto de vista, ha abierto la puerta a tomar una píldora para una enfermedad donde esta solía significar una enfermedad grave y ahora parece significar incluso molestias menores. Si ese escepticismo saludable regresara, todos podríamos pensar dos veces antes de tomar esa píldora para el dolor en las articulaciones rígidas o el estómago e incluso poder evitar que algunos de nuestros hijos tengan efectos del TDAH o TEA.

Armen Nikogosian, MD, practica medicina funcional e integradora en Southwest Functional Medicine  en Henderson, Nevada. Está certificado en medicina interna y es miembro del Instituto de Medicina Funcional y de la Academia Médica de Necesidades Especiales Pediátricas. Su práctica se centra en el tratamiento de afecciones médicas complejas con un énfasis especial en el trastorno del espectro autista en niños, así como en problemas intestinales crónicos y afecciones autoinmunes en adultos.

Te puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS