Remediación de Flushing: La Carta Magna Religiosa del Nuevo Mundo

Un gobernador exigió la persecución religiosa de los cuáqueros, a lo que los ciudadanos de Flushing se negaron.
Por LAWRENCE W. REED
08 de Enero de 2021 12:31 PM Actualizado: 08 de Enero de 2021 12:31 PM

“Al honorable Gobernador de Nueva Holanda Peter Stuyvesant:

Se ha complacido en enviarnos una cierta prohibición u orden de no recibir ni atender a ninguna de esas personas llamadas Cuáqueros porque se supone que son, por algunos, seductores del pueblo. Por nuestra parte no podemos condenarlos en este caso, ni podemos extender nuestras manos contra ellos… Deseamos por lo tanto en este caso no juzgar para no ser juzgados, ni condenar para no ser condenados, sino más bien dejar que cada hombre se levante o caiga ante su propio Amo. Estamos obligados por la ley a hacer el bien a todos los hombres, especialmente a los de la casa de la fe”.

Con esas palabras, Edward Hart, secretario de la ciudad de lo que ahora es el barrio de Queens en Flushing, Nueva York, comenzó un poderoso documento de 650 palabras conocido como la Remediación de Flushing. Era el 27 de diciembre de 1657. Hart escribió en nombre de los 30 habitantes del pueblo que también firmaron valientemente con su nombre debajo del suyo.

Este fue un disparo desafiante a través de la proa del estado, personificado por el Gobernador Stuyvesant. Fue un acto de resistencia y una temprana declaración a favor de la libertad del culto pacífico. Además, no era una postura egoísta a favor de la libertad de quienes la firmaron (ninguno de ellos era cuáquero), sino más bien una defensa de la libertad de los otros.

Una pintura del puerto de Nueva Ámsterdam, alrededor de 1660, donde los holandeses enviaron colonos a establecerse desde 1624. (MPI/Getty Images)

Analícenlo en estos términos: En contraposición a la práctica de la tolerancia en la madre patria de los Países Bajos, el gobernador Stuyvesant promulgó una política de intolerancia en los asentamientos holandeses de Nueva York. Su objetivo era perseguir a los que no se adherían a la Iglesia Reformada Holandesa, y los cuáqueros inconformes eran su principal objetivo. En esta respuesta, los ciudadanos de Flushing declararon esencialmente, “Nos ordenan que persigamos a los cuáqueros. No lo haremos. Así que tomen su intolerancia y métanla donde no brille el sol”.

Si se inclinan a dejar de leer porque la libertad de culto pacífico no es importante para ustedes —quizás no tienen ninguna fe o creen que su fe no está amenazada— piénsenselo de nuevo. La libertad en un sentido es indivisible; un ataque exitoso a uno de sus elementos invita a asaltar a otros. Permita que el estado rompa un muro de la fortaleza de la libertad y lo ha invitado a entrar, donde sus agentes trabajarán para derribar los muros restantes.

Un gobierno que puede decirle qué pensar y decir y castigarlo por pensar y decir lo que desaprueba, no autolimitará su despotismo allí. Esto es probablemente lo que Voltaire tenía en mente cuando supuestamente afirmó, “No estoy de acuerdo con lo que dice pero lucharé hasta la muerte por su derecho a decirlo”. Las tímidas multitudes se quedan de brazos cruzados mientras se aplasta la libertad, sin hacer nada a menos que el peligro aparezca en su propia puerta. Los pocos valientes se levantarán mucho antes, y es a ellos, a quienes todos los que amamos la libertad, les debemos una especial gratitud.

Un sello postal de EE. UU. conmemora la libertad religiosa y la protesta de Flushing. (Dominio público)

La política de persecución del gobernador Stuyvesant comenzó en 1656 con una ordenanza que prohibía las reuniones religiosas no autorizadas. Los predicadores cuáqueros fueron acosados, arrestados, encarcelados y multados. En el mismo Flushing, un pastor bautista fue encarcelado y luego exiliado por el “crimen” de bautizar sin licencia de la oficialidad reformada holandesa.

La Remediación de Flushing remueve mi sangre con una apreciación permanente por el valor de los principios. ¡Qué apropiado que un documento tan ilustrado aparezca dos días después de Navidad! Inspiradas por las enseñanzas de Jesús, las valientes almas de Flushing estaban llenas de esperanza por el bien que la paz y la tolerancia podrían traer en el Año Nuevo. Concluyeron su declaración así:

“La ley del amor, la paz y la libertad (…) rechaza el odio, la guerra y la esclavitud (…) deseando hacer a todos los hombres lo que queremos que todos los hombres nos hagan a nosotros. (….) Por lo tanto, si alguna de estas personas vienen a nosotros por amor, no podemos en conciencia ponerles las manos violentas, sino darles libre salida y regreso a nuestra ciudad y casas, como Dios convencería a nuestras conciencias. (….)”.

Stuyvesant reaccionó con ira. Decidido a aplastar el espíritu de la “Resistencia”, disolvió el gobierno de la ciudad de Flushing y puso a sus propios hombres a cargo. Arrestó a cuatro de los firmantes de la “Resistencia”, incluyendo a Edward Hart. Con honor, el anciano Hart fue a la cárcel pero nunca se retractó.

El alivio del duro gobierno de Stuyvesant llegó finalmente en 1663, pero no por la mano de ningún gobierno. La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, patrocinadora e inversora en las colonias holandesas de Norteamérica, envió una carta a Stuyvesant ordenándole que cesara la persecución religiosa. Thomas Jefferson más tarde se deleitó más tarde con el espíritu del lema inspirado en Flushing: “La rebelión a los tiranos es la obediencia a Dios”, que insertó en su sello personal.

Hoy en día, la Remediación de Flushing se conoce como “la Carta Magna religiosa del Nuevo Mundo“. Esta demostró ser una gran influencia para los Fundadores de América, el consagrar la libertad de culto en la Carta de Derechos, más de un siglo después de que los ciudadanos de Flushing desafiaran a un gobernador.

Dios bendiga a América.

Para información adicional, vea:

Lawrence W. Reed es el presidente emérito de la FEE, miembro superior de la Familia Humphreys y embajador mundial de la Libertad Ron Manners, trabajó durante casi 11 años como presidente de la FEE (2008-2019). Es autor del libro de 2020, “¿Jesús era socialista?” así como de “Héroes reales: Increíbles historias verdaderas de coraje, carácter y convicción” y “Disculpe, Profesor: Desafiando los mitos del progresismo“. Sigan en LinkedInTwitter y como su página de figura pública en Facebook. Su sitio web es LawrenceWReed.com.
Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los “Made in China”

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.