Renacuajo gigante más grande que una lata de Coca-Cola deja absortos a los científicos

Por Michael Wing - La Gran Época
22 de Mayo de 2019 Actualizado: 22 de Mayo de 2019

Piensa en la clase de biología de la escuela primaria y tal vez recuerdes cómo los renacuajos, esos pequeños habitantes de los pantanos con cola, se transformaban en ranas.

Primero, pierden sus colas, luego les salen patas, todo en un proceso llamado metamorfosis.

Bueno, en un estanque en las montañas Chiricahua de Arizona, los científicos encontraron un renacuajo gigante muchas veces más grande que el renacuajo típico. Sin haber perdido nunca su cola, sin haber brotado nunca las patas, ni haberse convertido en rana, siguió creciendo, creciendo y creciendo.

El enorme renacuajo batió todos los récords de tamaño de su especie de rana toro. De punta a punta, el espécimen del monstruo mide 30 cm de largo y su circunferencia es más grande que una lata de Coca Cola. Con todas estas características, le dieron al renacuajo un nombre apropiado: Goliat.

El grupo de biólogos estaba drenando el pantano artificial como parte de un proyecto de restauración del hábitat de la amenazada rana leopardo chiricahua.

Cuando la voluntaria interna Alina Downer, de la Estación de Investigación del Suroeste de Historia Natural (SWRS) estaba caminando por el lodo hasta las rodillas de una consistencia de “sopa de chocolate”, sintió que algo grande chocó contra su pierna. Si bien estaban evaluando qué organismos quedaban en ese hábitat, nunca pensó dar con este inesperado hallazgo.

“Al principio pensé que era un bagre gigante”, dijo Alina a American Scientist. “Sea lo que sea, sabía que tenía que agarrarlo”.

“Sintió algo grande, suave y retorcido”. Era tan grande que tuvo que arrearlas en aguas menos profundas y usar ambas manos para sostener el enorme renacuajo de rana toro.

No está claro qué edad tiene el renacuajo Goliat, la mayoría de los renacuajos viven alrededor de dos o tres años antes de convertirse en ranas adultas. Goliat mantuvo su cola y no le salieron patas, su boca de pez no se parece a la boca de una rana. Los investigadores especularon que ciertas hormonas del desarrollo podrían estar “desactivadas”. No está claro si el crecimiento de Goliat superó a sus compañeros o si fue dejado atrás como renacuajo después que se metamorfosearon.

“Supongo que este chico nunca se transformará en una rana”, dijo David Pfennig de la Universidad de Carolina del Norte.

Goliat inspiró mucho interés en la emisora. “Tengo curiosidad por saber si va a seguir creciendo y cómo va a ser la vida”, señaló Alina. El crecimiento de Goliat se desaceleró desde que fue capturado, señalaron. Ahora, planean tomar muestras de tejido y estudiar su historia y genética. Siguen alimentando al gigante con sus algas favoritas y monitoreando su desarrollo.

Mientras tanto, hay muchas oportunidades para que los investigadores se deleiten con el renacuajo.

Mira el video a continuación:

 

Mira estas extrañas formas de pescar

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS