El congresista Ted Budd está listo para el desafío de vencer el despilfarro y fraude del gobierno

Por Mark Tapscott
06 de Marzo de 2020
Actualizado: 06 de Marzo de 2020

WASHINGTON—El representante republicano de Carolina del Norte, Ted Budd, es un hombre en una misión para resolver lo que él llama un problema “solucionable” que causa la pérdida de cientos de miles de millones de dólares en impuestos cada año.

Cuando se le pregunta por qué está asumiendo un desafío que ha derrotado a demócratas y republicanos en la capital de la nación durante décadas, Budd no duda en poner en perspectiva el problema del despilfarro, el fraude y la corrupción.

“Parece tan factible, y es intrigante porque es un problema y es una marca que tiene el gobierno”, dijo Budd a The Epoch Times el jueves. “Parece tan solucionable. Esa es la respuesta corta”.

Los ejemplos que ilustran el problema son fáciles de entender para Budd, quien fue elegido por primera vez a la Cámara de Representantes del distrito 13 del Congreso del Estado Tarheel en 2016.

“¿Qué haces cuando tienes probablemente USD 170,000 millones solo en pagos indebidos al año y eso es solo una cosa”, dijo. “Ves sistemas de software de 50 años [de antigüedad], es decir, simplemente sigue y sigue y sigue”.

Budd se refería a un análisis reciente de la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO) que estimó que el gobierno envió USD 175.000 millones a los destinatarios equivocados o que no lo merecían en 2019, principalmente en forma de pagos del Seguro Social y Medicare.

“Algo está mal en nuestra estructura aquí que no podemos resolver problemas visibles que no son partidistas”, explicó Budd. Él piensa que fue elegido en un momento oportuno para abordar tales problemas.

“No dije que soy optimista. Mi intención aquí es que sé con certeza que no tendré éxito si no lo intento. Pero el momento puede ser el correcto. Podría estar en el lugar correcto cuando caiga el rayo, cuando el estado de ánimo en ambos partidos, en ambas cámaras del Congreso, en la administración, se alineen”, dijo.

El tema de las agencias gubernamentales que dependen de tecnología informática obsoleta es el centro de atención de Budd, quien en una reciente declaración de la serie “Budd’s Budget Busters” señaló que la GAO estima que el 75 por ciento del gasto anual en tecnología de la información del gobierno se destina a apoyar programas de software heredados obsoletos.

“El Departamento de Justicia y la Administración de la Seguridad Social todavía operan un código de programación de los años cincuenta y sesenta. El Departamento del Tesoro todavía usa un par de sistemas de casi 60 años de antigüedad”, dijo en el comunicado.

“El Departamento de Asuntos de Veteranos mantiene los beneficios de veteranos en un sistema de más de 50 años. Lo más increíble es que el Departamento de Defensa utiliza un sistema de disquetes de 8 pulgadas de más de 50 años en la operación del arsenal nuclear de nuestro país”, agregó, incrédulo.

“A medida que la revolución tecnológica continúa afectando todos los aspectos de nuestras vidas, tenemos que asegurarnos de que nuestro gobierno no se quede atrás. El sector privado puede ser un recurso vital para demostrar cómo modernizarse de manera efectiva utilizando herramientas de vanguardia como la tecnología en la nube”, dijo Budd.

“Es por eso que el Congreso debe realizar una supervisión mejorada en forma de audiencias y testimonios y promulgar una nueva legislación donde sea necesario. Las agencias y departamentos deben rendir cuentas por el ritmo glacial del cambio tecnológico en la burocracia federal”.

En otro ejemplo, Budd dijo que el gobierno federal paga por más de 10,000 edificios que están parcial o completamente sin usar y estimó que venderlos podría ahorrar a los contribuyentes al menos USD 15.000 millones en cinco años.

“Nada debería ser más frustrante para un contribuyente que ver sus dólares ganados con tanto esfuerzo pagando por arrendar edificios vacantes que el gobierno federal no tiene intención de usar”, dijo Budd en un comunicado.

“Este es un excelente ejemplo de lo que sucede cuando las agencias federales no se hacen responsables al fallar en usar las mejores prácticas básicas del sector privado. Es por eso que estoy planeando presentar una legislación para obligar a las agencias a usar sus propiedades o dejar libres de impuestos a los contribuyentes”.

Budd, de 47 años, sabe algo sobre cómo hacer el mejor uso de las propiedades comerciales. Él proviene de una familia que ha construido un negocio de gran éxito: The Budd Group, con sede en Winston-Salem, Carolina del Norte, que se especializa en proporcionar servicios de administración de instalaciones a empresas en todo el sureste de los Estados Unidos, más Indiana.

De joven, Budd trabajó en las divisiones de limpieza y paisajismo de la compañía, donde dice que “aprendió la importancia de la ética del trabajo y la toma de decisiones con sentido común”.

Budd Group se describe como una empresa que “se esfuerza por ser una compañía de excelencia que honre a Dios”. Esa fe es algo familiar para los Budd también se ve en el hecho de que el congresista obtuvo una Maestría en liderazgo educativo y vida familiar del Dallas Theological Seminary en 1998.

También es un miembro entusiasta del Caucus de Rendimiento Automotriz y Automovilismo del Congreso y miembro del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, donde forma parte del Grupo de trabajo sobre Inteligencia Artificial del panel.

Y Budd está realmente enfocado como un láser en el problema del desperdicio, diciéndole a The Epoch Times que “Estoy aquí por la oportunidad, sé lo que necesito hacer, y tomaré impulso y estaré listo cuando las cosas se alineen”.

Póngase en contacto con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS