Reportan más reacciones adversas tras vacunación COVID-19 en personas con infección previa: estudio

Por MEILING LEE
01 de Mayo de 2021
Actualizado: 01 de Mayo de 2021

Los trabajadores sanitarios que se han recuperado de COVID-19, excepto los que tienen Long-COVID, informaron de reacciones adversas tras su primera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech con más frecuencia que los que no habían sido infectados, según un estudio reciente.

Los investigadores del Reino Unido encuestaron a más de 900 trabajadores sanitarios de tres hospitales en un estudio observacional longitudinal, y unos 265 de los participantes (30 con Long-COVID) estuvieron infectados con el virus del PCCh antes de recibir la vacuna de Pfizer/BioNTech.

Las personas con Long-COVID, o personas de “largo recorrido”, son personas que siguen experimentando síntomas de COVID-19 meses después de haberse infectado por primera vez con el virus del PCCh.

El estudio (pdf), que aún está pendiente de revisión por pares, descubrió que los participantes con una infección previa informaron de “al menos un síntoma de moderado a grave” que se produjo en 24 horas en una proporción mayor que los que no tenían antecedentes de COVID-19, una enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como SARS-CoV-2.

Los efectos secundarios de inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, dolor muscular y articular, y fatiga se correlacionaron significativamente con la existencia previa de COVID-19, dijeron los autores.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron que las personas pueden experimentar reacciones sistémicas como dolor muscular, cansancio y fiebre uno o dos días después de recibir la vacuna de Pfizer/BioNTech, pero no incluyeron la inflamación de los ganglios linfáticos como una posible reacción adversa.

La inflamación de los ganglios linfáticos se considera un acontecimiento adverso grave y se observó en el 0.3 por ciento de los 38,000 participantes en el ensayo de fase 3 de Pfizer/BioNTech en curso. La tasa de ganglios linfáticos inflamados fue mayor en el grupo de la vacuna en 64 participantes, en comparación con los seis del grupo del placebo, según la Dra. Sara Oliver, del Grupo de Trabajo del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización.

En el estudio del Reino Unido, alrededor del 4 por ciento de los que tenían una infección previa informaron de la inflamación de los ganglios linfáticos, en comparación con el menos del 1 por ciento de los que no tenían antecedentes de COVID-19.

Además, las mujeres y las personas más jóvenes eran más propensas a experimentar efectos secundarios relacionados con la vacuna.

“Nuestros hallazgos se suman a otros informes que apoyan una mayor comprensión de los EA [eventos adversos] después de la vacunación con COVID-19”, declararon los autores, y añadieron que sus “hallazgos pueden ayudar a informar a los que han recibido previamente COVID-19, incluyendo Long-COVID, de la mayor susceptibilidad a ciertos EA”.

“Nuestro estudio también añade peso a la cuestión de si es necesaria una segunda dosis de la vacuna de ARNm en aquellos con COVID-19 previa, asumiendo que se establece una inmunidad efectiva después de la primera dosis”, añadieron los autores.

Pfizer/BioNTech no respondió a una solicitud de comentarios.

Un vial de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech. (Ahmad Gharabli/AFP vía Getty Images)

Otro estudio más amplio publicado en MDPI, o Multidisciplinary Digital Publishing Institute, en marzo de 2021 encontró que “una infección previa de COVID-19 se asoció con un mayor riesgo de cualquier efecto secundario”, así como “un mayor riesgo de efectos secundarios graves que conducen a la atención hospitalaria”.

Los autores también señalaron que “aunque las vacunas de ARNm se asociaron con una mayor incidencia de cualquier efecto secundario”, en su mayoría fueron reacciones locales más leves en comparación con las vacunas basadas en vectores virales.

El estudio incluyó una encuesta a 2002 personas que habían recibido una de las vacunas autorizadas en el Reino Unido —Pfizer/BioNTech o la de AstraZeneca. De los 2002 participantes, 532 informaron de haber padecido previamente la enfermedad COVID-19, pero solo 366 lo confirmaron mediante una prueba de antígenos y/o PCR.

Aquellos con infecciones previas y que habían experimentado efectos secundarios después de la primera dosis también tuvieron una mayor tasa y gravedad de reacciones adversas después de la segunda dosis.

“De forma consistente, en comparación con la primera dosis de la vacuna, encontramos una mayor incidencia y gravedad de los efectos secundarios notificados por los propios receptores después de la segunda dosis cuando habían estado expuestos previamente al antígeno viral, probablemente porque ya habían desarrollado una inmunidad contra los antígenos”, dijeron los autores.

Ya en febrero de este año, algunos científicos cuestionaron la necesidad de dos dosis de las vacunas si un individuo ya había tenido COVID-19 en medio de los informes sobre la escasez de vacunas que se está produciendo en todo el mundo.

Los investigadores de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí dijeron que las personas que se habían recuperado de COVID-19 experimentaron reacciones más graves en todo el cuerpo después de la primera inyección y efectos secundarios más fuertes después de la segunda. Sugirieron que las personas con una infección previa solo deberían recibir una inyección de la vacuna de ARNm.

Los CDC dijeron a The Epoch Times en febrero que las personas deberían vacunarse tanto si han tenido COVID-19 como si no.

“Debido a los graves riesgos para la salud asociados a COVID-19 y al hecho de que la reinfección es posible, los CDC recomiendan vacunarse independientemente de si ya se ha tenido la infección por COVID-19”, dijo un portavoz de los CDC a The Epoch Times por correo electrónico. “Los expertos aún no saben cuánto tiempo está protegida una persona de volver a enfermar después de recuperarse de COVID-19”.

Otros científicos y médicos se preguntan por qué las personas con una infección anterior y que tienen cierto grado de inmunidad contra el virus del PCCh siguen necesitando recibir la vacuna cuando la posibilidad de reinfección es rara.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) afirmaron que el sistema inmunitario de la gran mayoría de las personas desarrolló una memoria duradera del virus del PCCh después de haberse recuperado de COVID-19, protegiéndolas contra la enfermedad y reduciendo su gravedad.

“Los investigadores encontraron respuestas inmunitarias duraderas en la mayoría de las personas estudiadas”, dijeron los NIH en un comunicado de prensa. “Los anticuerpos contra la proteína pico del SARS-CoV-2, que el virus utiliza para entrar en las células, se encontraron en el 98 [por ciento] de los participantes un mes después de la aparición de los síntomas”.

“Como se ha visto en estudios anteriores, el número de anticuerpos variaba mucho entre los individuos. Pero, de forma prometedora, sus niveles se mantuvieron bastante estables en el tiempo, disminuyendo solo modestamente entre 6 y 8 meses después de la infección”, añadió la agencia sanitaria.

Tanto los linfocitos B de memoria como los linfocitos T, es decir, los glóbulos blancos que desempeñan un papel clave en el sistema inmunitario para proteger al organismo de las infecciones, también aumentaron con el tiempo, y duraron mucho más de lo que los funcionarios de salud pública habían previsto durante la pandemia.

“Aunque el número de estas células [células B] pareció alcanzar una meseta después de unos meses, los niveles no disminuyeron durante el periodo estudiado”, dijeron los NIH.

En cuanto a las células T, seis meses después de la aparición de los síntomas de COVID-19, el 92 por ciento de los participantes tenía ciertas células T que reconocían el virus, y aproximadamente la mitad tenía células T que “eliminan las células infectadas por el virus”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS