Representante de Comercio de EE.UU. considera investigar las prácticas laborales de China y aplicar sanciones

Por Annie Wu - La Gran Época
14 de Noviembre de 2018 Actualizado: 14 de Noviembre de 2018

La Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) está considerando lanzar una nueva investigación sobre las prácticas laborales en China como una forma de sancionar al régimen chino en materia de comercio, según un informe del 8 de noviembre de Inside U.S. Trade, un servicio de noticias en línea que cubre la industria del comercio.

El USTR utilizó previamente el estatuto de la Sección 301 para investigar las prácticas de robo de propiedad intelectual de China, lo que llevó a la administración Trump a imponer aranceles punitivos sobre un total de 250.000 millones de dólares en importaciones chinas a principios de este año.

Ahora el USTR, dirigido por Robert Lighthizer, está considerando una investigación de la Sección 301 sobre las prácticas laborales Chinas.

“Vas a ver a Bob Lighthizer, que es un político muy hábil, buscando cosas progresistas que pueda hacer para obtener apoyo en el comercio ahora que la Cámara cambió”, señaló una fuente del sector privado a Inside U.S. Trade, refiriéndose a los resultados de las elecciones de mitad de período, en las que los demócratas obtuvieron la mayoría de los escaños en la Cámara de Representantes.

La oficina del USTR no respondió a una solicitud de comentarios dentro del plazo de publicación de este artículo.

En 2004 y 2006, la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO por sus siglas en inglés), el consorcio de sindicatos más grande del país, había presentado peticiones de la Sección 301 solicitando a la oficina del USTR que investigara si China obtuvo ventajas comerciales injustas al violar los derechos de los trabajadores. Pero la oficina del USTR negó las peticiones.

Centrarse en las prácticas laborales sería similar al reciente acuerdo comercial de Estados Unidos con Canadá y México, llamado simplemente el Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá, o AMEC.

El acuerdo requiere que el 40 por ciento de un vehículo manufacturado admisible para la importación libre de impuestos debe ser realizado por trabajadores que ganen un mínimo de 16 dólares la hora.

El acuerdo fue visto como una nueva táctica de la administración de Estados Unidos para combatir las prácticas comerciales injustas de China, ya que el AMEC también especifica que si uno de los actuales socios del TLCAN entra en un acuerdo de libre comercio con un país “no de mercado” como China, los otros dos pueden renunciar en seis meses y formar su propio pacto comercial bilateral entre ellos.

En una entrevista con Reuters, Derek Scissors, un académico chino del American Enterprise Institute en Washington, comentó que la disposición le dio a la administración Trump un veto efectivo sobre cualquier acuerdo comercial con China por parte de Canadá o México.

Además, si se repite en otras negociaciones de Estados Unidos con la Unión Europea y Japón, ello podría aislar a Beijing del sistema de comercio mundial.

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS