Representantes demócratas rechazan intentos del GOP de eliminar nuevo impuesto sobre gas natural de Biden

Por Mark Tapscott
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

El lunes, los demócratas del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes rechazaron múltiples enmiendas republicanas durante el primer día de revisión del programa de gasto “Reconstruir Mejor” (Build Back Better), de 3.5 billones de dólares, del presidente Joe Biden, que es el paquete de reformas más grande en el gobierno y la sociedad estadounidenses desde el Nuevo Trato.

El presidente del comité, Frank Pallone (D-N.J.), calificó el programa de “transformador” y dijo que “la Ley Reconstruir Mejor creará un futuro de energía limpia que producirá millones de empleos bien remunerados aquí mismo”.

La mayoría de las enmiendas republicanas en el primero de los que podrían ser tres días de trabajo para el panel se centraron en eliminar o al menos limitar el impacto económico del nuevo impuesto sobre el gas natural del programa Biden.

La legislación que se está revisando —es decir, la redacción de la versión final del proyecto de ley que irá al pleno de la Cámara para el debate final y la votación— tendrá miles de páginas cuando esté terminada.

Las disposiciones cubren todo, desde el precio de los medicamentos, las estaciones de carga para vehículos eléctricos (EV), las subvenciones de “Justicia Climática”, la ampliación de los servicios telefónicos de emergencia 9-1-1, la protección de la privacidad del consumidor hasta las reformas de Medicare y Medicaid.

Con un precio de 3.5 billones de dólares, el proyecto de ley será probablemente el más caro jamás considerado por el Congreso. Y dado el enorme número de subvenciones, nuevos programas e impuestos, ampliaciones de programas existentes y garantías de préstamos, prácticamente todos los sectores de la vida cotidiana estadounidense se verán afectados si la propuesta se convierte en ley.

Pero la aprobación de la propuesta está todavía en el aire. El panel de energía y comercio no es el único comité de la Cámara que participa en el proceso de revisión general, ya que otros comités se ocupan de programas y propuestas específicas de su jurisdicción. Pero los miembros de Energía y Comercio tienen que ocuparse de la mayor parte.

El alcance extraordinariamente amplio de la propuesta dificulta que los colegas moderados voten en contra, de forma muy parecida a lo que ocurre con las Resoluciones de Continuidad de fin de año para mantener el gobierno abierto mientras el Congreso negocia nuevos niveles de gasto.

Estas medidas de fin de año financian a todo el gobierno, por lo que es casi imposible que los senadores y representantes se opongan a ellas porque al hacerlo se exponen a las críticas de los defensores de todos los programas que podrían sufrir si la resolución fracasa y el gobierno se ve obligado a cerrar.

Los miembros de la Cámara de Representantes se enfrentan a un problema muy parecido con el plan de gasto de Biden, según Brian Darling, exasesor jurídico del senador Rand Paul (R-Ky.) y estratega legislativo veterano.

“Los parámetros del llamado plan ‘Reconstruir mejor’ parecen una lista de artículos que pretenden intimidar a los demócratas moderados para que apoyen el enorme paquete”, dijo Darling a The Epoch Times. “Los demócratas moderados van a afirmar que se oponen a los elementos más radicales de este paquete, pero luego votarán a favor por miedo a echar abajo todo el paquete”.

“Este es un caso clásico donde el liderazgo presenta un paquete controvertido y desafía a los miembros disidentes de su propio caucus a votar en contra”, añadió.

Los republicanos de la comisión presentaron una serie de enmiendas para eliminar o revisar sustancialmente el nuevo impuesto de la propuesta, que se calcularía mediante una complicada fórmula basada en las clasificaciones de gases de efecto invernadero de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

“El impuesto sobre el gas natural afectará a toda nuestra economía, ya que encarecerá la calefacción de los hogares, así como el cocinar, el comer y la fabricación de miles de productos, desde los equipos de protección individual (EPI) hasta las medicinas o los paneles solares”, dijo la principal representante de la minoría, Cathy McMorris-Rodgers (R-Wash.), al presentar su enmienda para eliminar el nuevo gravamen del proyecto de ley.

“Este nuevo impuesto sobre el gas natural es un impuesto punitivo diseñado para elevar artificialmente el precio del gas natural con el fin de desalentar las inversiones en combustibles fósiles que crean empleo y forzar una transformación radical de la vida estadounidense”, dijo McMorris-Rodgers.

La nueva tasa “generará costos significativos para todos los hogares estadounidenses y eliminará un número considerable de puestos de trabajo en toda nuestra economía”, añadió. “Según un análisis de toda la economía, el impuesto sobre el gas natural podría reducir el Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos en 9000 millones de dólares y provocar la pérdida de 90,000 puestos de trabajo”.

Los demócratas argumentaron que el nuevo gravamen es modesto, se aplicaría únicamente a los productores de energía y solo a las fugas de metano, que se producen en todas las etapas de la producción energética.

“Todos nos enfrentamos a las devastadoras consecuencias de un planeta que se calienta rápidamente”, dijo la representante Kathy Castor (D-Fla.). “El metano, a lo largo de 20 años, atrapa más de 80 veces más calor que el dióxido de carbono (CO2). Es uno de los principales contribuyentes a la crisis climática porque el metano se escapa en cada punto de la producción de petróleo y gas”.

Castor dijo que “estas fugas debilitan cualquier beneficio que tenga el gas natural obtenido por fracturación, en comparación con el carbón. La contaminación por metano en 2020 representó el mayor aumento anual registrado desde que comenzaron las mediciones sistémicas en 1983”.

Los analistas de la industria energética sostienen que las fugas de metano ya están siendo eliminadas por los productores de petróleo y gas.

“La tasa de fuga actual de los sistemas de petróleo y gas natural se estima en alrededor del 1.2%, según la EPA de Estados Unidos”, afirma en su página web Energy in Depth, un proyecto de investigación de Independent Petroleum Producers of America. “De 1990 a 2017, las emisiones de metano de los sistemas de petróleo y gas natural se redujeron en el equivalente a 31.9 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2), es decir, un 14 por ciento. Durante ese mismo período, la producción de gas natural aumentó un 51 por ciento, mientras que la producción de petróleo aumentó un 80 por ciento”.

Dan Kish, vicepresidente de Energy Institute for Research, declaró el lunes a The Epoch Times que la propuesta de Biden “no es más que un impuesto sobre el gas natural, cuyo precio ya se ha duplicado desde principios de este año. Los estadounidenses que usan la calefacción, cocinan o utilizan cualquier cosa hecha de plástico o consumen alimentos hechos con fertilizantes sentirán el peso de este impuesto en sus vidas. Y a pesar de las afirmaciones de que cualquier aumento de impuestos no afectaría a los estadounidenses con menores ingresos, esto les afectará más. Es un impuesto, y es un impuesto cruel”.

La enmienda McMorris-Rodgers fue rechazada en una votación partidista de 32 demócratas en contra y 26 republicanos a favor. Otras enmiendas republicanas fueron rechazadas en votaciones similares, incluyendo una que habría especificado que el nuevo impuesto no se aplique a las emisiones de metano de los animales de granja.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS