Republicanos de Comisión de Inteligencia señalan laboratorio en Wuhan como origen de virus del PCCh

Por Frank Fang
20 de Mayo de 2021
Actualizado: 20 de Mayo de 2021

Los legisladores republicanos de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes afirmaron que es más probable que el virus del PCCh se originara de un laboratorio chino que de un animal, según su informe provisional publicado el miércoles.

“Hay una abrumadora evidencia circunstancial (…) para apoyar una fuga de laboratorio como el origen del COVID-19”, declaró el informe, que fue liderado por el representante Devin Nunes (R-Calif.), el miembro de mayor rango en la comisión.

“Por el contrario, han surgido pocas pruebas circunstanciales que apoyen la afirmación de la RPC [República Popular China] de que el COVID-19 fue un incidente natural, habiendo saltado de alguna otra especie a los humanos”, añadía el informe.

El COVID-19, una enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), apareció por primera vez en la ciudad central china de Wuhan a finales de 2019, cuando un grupo de casos se relacionó con un mercado húmedo local. Más de un año después, los orígenes del virus siguen siendo desconocidos; y sin embargo, el foco de atención se ha centrado ahora en la teoría de que el virus se fugó de un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés) de China.

El WIV alberga el único laboratorio P4 de China, el nivel más alto de bioseguridad, y está situado no muy lejos del mercado húmedo. Una hoja informativa del Departamento de Estado publicada en enero afirmaba que el WIV había estado realizando experimentos con coronavirus de murciélagos desde al menos 2016. El instituto también llevó a cabo “experimentos con animales de laboratorio” para el ejército chino desde al menos 2017.

Más importante aún, el departamento dijo que tenía razones para creer que “varios investigadores dentro del WIV se enfermaron en el otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas consistentes tanto con el COVID-19 como con las enfermedades estacionales comunes”.

El régimen chino ha negado categóricamente que el origen del virus esté relacionado con el WIV y ha respaldado firmemente una hipótesis de zoonosis natural: que el virus se transmitió a los humanos desde un huésped animal. Sin embargo, Beijing no ha identificado hasta ahora la especie animal original que supuestamente transmitió el virus a las personas.

Un empleada con una careta camina por una estación de autobuses en Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 30 de abril de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Según el informe, Beijing analizó más de 80,000 animales y aún no pudo identificar la especie de origen.

El informe citó varios hallazgos de la hoja informativa del Departamento de Estado como evidencia circunstancial, incluyendo la investigación existente del WIV sobre los coronavirus y cómo los investigadores ahí se enfermaron con síntomas similares a los del COVID-19 en el otoño de 2019.

Además, el informe también apuntaba a anteriores fugas de laboratorios en China, incluida una en la capital, Beijing, en 2004.

La filtración de 2004 afectó al Instituto Nacional de Virología de China, donde los investigadores realizaban experimentos con el coronavirus del SARS. El incidente se produjo tras la epidemia de SARS de 2002, que infectó a 2769 personas y mató a 425 fuera de China continental, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los expertos afirman que es probable que las cifras dentro de China sean mucho más elevadas que las comunicadas oficialmente.

También existían dudas sobre la seguridad del WIV. Según el informe, expertos en salud y ciencias de la Embajada de Estados Unidos en Beijing advirtieron a Washington sobre una posible “nueva pandemia similar al SARS”, después de múltiples visitas al WIV entre finales de 2017 y marzo de 2018. Los expertos identificaron “graves problemas de seguridad” asociados a las prácticas del WIV que podrían provocar fugas accidentales.

Las decisiones de Beijing para encubrir el brote también sirvieron como evidencia circunstancial a la teoría de la fuga del laboratorio. Según el informe, entre estas medidas se incluyen el no reconocer que el virus del PCCh era contagioso hasta el 20 de enero de 2020, y la decisión de cerrar una base de datos de virus del WIV.

Beijing también silenció a los médicos denunciantes a finales de diciembre del año pasado cuando intentaron advertir al público de un brote de “neumonía desconocida” en Wuhan.

Los miembros del equipo de la OMS Peter Daszak (derecha) y Marion Koopmans (izquierda) están acompañados por Peter Ben Embarek (centro) mientras salen de su hotel en Wuhan, una ciudad de la provincia central china de Hubei, el 10 de febrero de 2021. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

“El WIV y el gobierno chino obstaculizaron y manipularon la revisión de 28 días de la Organización Mundial de la Salud sobre los orígenes del COVID-19”, señaló el informe como otro ejemplo del encubrimiento de China.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dirigió una misión a Wuhan a principios de este año en un esfuerzo por rastrear los orígenes del virus. Sus resultados, presentados en un informe publicado a finales de marzo, concluyeron que la teoría de la fuga en el laboratorio era “extremadamente improbable”, mientras que la hipótesis zoonótica era una “vía entre posible y probable”.

Los críticos han acusado a la investigación de la OMS de falta de independencia. A principios de este mes, 18 expertos médicos especializados en virología, biología, inmunología y epidemiología firmaron una carta conjunta en la que pedían una “investigación adecuada” sobre los orígenes del virus, que incluyera un análisis de la teoría de la fuga del laboratorio.

“Para proteger a los ciudadanos estadounidenses de futuras pandemias, el gobierno de EE. UU. debe presionar más a China para que permita una investigación completa y creíble sobre el origen de la pandemia del COVID-19 y para que permita investigar la probabilidad de que haya sido resultado de una fuga de laboratorio”, concluye el informe.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS