Republicanos dicen que Trump define el futuro de su agenda tanto si se presenta en 2024 como si no

Por Mark Tapscott
06 de Diciembre de 2021
Actualizado: 06 de Diciembre de 2021

Análisis de noticias

Algunos republicanos eufóricos no pueden esperar a las elecciones de mitad de mandato de 2022, que esperan que restablezcan sus mayorías en el Congreso, y a la contienda presidencial de 2024 para volver a poner a uno de los suyos en el Despacho Oval.

Los índices de aprobación pública del presidente Joe Biden y del Congreso demócrata están tocando fondo gracias a la creciente inflación, el caos en la frontera sur, el fracaso a la hora de poner fin a la todavía mortal pandemia, la asombrosa recaída en la dependencia energética y la percepción de impotencia ante la creciente agresión china y rusa en el exterior.

Aun así, las entrevistas realizadas por The Epoch Times a cargos del Partido Republicano, defensores y estrategas de la campaña muestran que el optimismo se ve atenuado por los interrogantes sobre la mejor estrategia para llegar a la victoria, y por las preocupaciones sobre las divisiones potencialmente paralizantes sobre el papel adecuado del expresidente Donald Trump y la postura del partido en ciertas cuestiones sociales.

Pero primero, los republicanos tienen que recuperar las mayorías en el Congreso el próximo noviembre.

“Temas de mesa de cocina”

El presidente del Club for Growth, David McIntosh, un exrepresentante de Indiana, dijo que “la mejor lección que sale de la contienda de Virginia, donde ganamos la gobernación, es hablar de los temas de la mesa de la cocina que importan a los estadounidenses”.

“Los precios están subiendo, la gente no puede permitirse llenar sus depósitos de gasolina, las escuelas de sus hijos ya no funcionan y, cuando están abiertas, están enseñando a los niños toda esa teoría crítica de la raza racista. Es decir, hable con los estadounidenses sobre las cosas que les importan”.

McIntosh ve pocas posibilidades de que Biden pueda cambiar las cosas antes del próximo noviembre.

Un cliente compra carne en una tienda Safeway en San Francisco el 4 de octubre de 2021. (Justin Sullivan/Getty Images)

“Estábamos hablando de eso y de cómo, una vez que los números de aprobación de un político están en el tanque durante mucho tiempo, la gente pierde la fe en ellos y como que se asienta en que simplemente hay una incompetencia allí, y veo que eso está pasando con la Administración Biden”, dijo McIntosh.

El grupo de McIntosh está reclutando activamente a candidatos republicanos conservadores para que desafíen a los envejecidos titulares del Congreso.

“Es clave que se recluten candidatos realmente buenos, que es en lo que el Club for Growth está centrado ahora mismo. La otra cosa que veo es que hay muchos candidatos más jóvenes y los votantes lo encuentran muy atractivo”, dijo McIntosh. “Eso me dice que Estados Unidos está preparado para pasar el testigo a la siguiente generación”.

Confrontación o compromiso

El representante Chuck Fleishmann (R-Tenn.).

Cuando le preguntaron si una mayoría del Congreso del Partido Republicano recién asentada debe buscar enfrentamientos con Biden en 2023 sobre cuestiones políticas clave o buscar compromisos mientras se juega el reloj hacia 2024, el representante Chuck Fleishmann (R-Tenn.), miembro del poderoso Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, dijo que Biden se ha ido tan lejos hacia la izquierda que los republicanos deben enfrentarse a él.

“Esta administración se ha alejado tanto de donde creo que ha estado cualquier administración presidencial anterior en nuestra historia, son aberrantes, se equivocan sistemáticamente en sus políticas, y están literalmente, por desgracia, destruyendo este país”, dijo Fleischmann a The Epoch Times.

“Vamos a tener que enfrentarnos a ellos de todas las maneras, formas y maneras y mostrar nuestra unidad, y mostrar el desagrado del pueblo estadounidense con las políticas de Biden, tanto a nivel interno como externo. Nunca he visto que una administración en tan poco tiempo lleve al país tan lejos en la dirección equivocada”, dijo Fleishmann.

El republicano de Tennessee dijo que escucha las mismas preocupaciones en su país no solo entre los republicanos conservadores como él, sino también entre los independientes y los demócratas descontentos. Cree que es posible que Biden, si se enfrenta con la suficiente fuerza a un Partido Republicano unificado en 2023, quizás modere al menos algunas de sus políticas.

El representante de EE. UU. Jim Jordan llega a una reunión de la conferencia republicana en el Capitolio de EE. UU. el 7 de junio de 2018. (Alex Wong/Getty Images)

Otro influyente republicano de la Cámara de Representantes, el representante Jim Jordan, de Ohio, ve “una buena posibilidad de que ganemos, pero no nos confiamos, vamos a dejarnos la piel y a seguir luchando contra las locas políticas de la izquierda”.

Jordan, el miembro de mayor rango del Partido Republicano en el Comité de Justicia de la Cámara de Representantes, dijo que una mayoría republicana restaurada “debe elegir uno o dos temas clave y hacer de ellos las luchas en el proceso de apropiaciones porque inevitablemente llegaremos a septiembre de 2023 y será el momento de financiar el gobierno”.

En ese momento, afirmó Jordan, “tendremos que centrarnos en una o dos cosas clave en las que digamos ‘si vas a gastar esa cantidad de dinero que sabes que Biden querrá gastar, no vamos a estar de acuerdo con eso sin algunos cambios reales'”.

Jordan cree que esos cambios podrían ser en la política de inmigración y la seguridad fronteriza, “o podrían ser algunas de las cosas ridículas que el Departamento de Justicia está haciendo a los padres en este momento. Todas esas son buenas cuestiones”.

Pero Jordan también dijo que “quizá lo más importante que hagamos sea la supervisión. Hay montones de cosas que tenemos que mirar, todo lo del Dr. Fauci y la ganancia de función y la filtración del laboratorio, y cómo Fauci nos engañó durante un año y medio”.

“Tenemos que mirar al IRS, ¿cómo se hicieron públicas las declaraciones de impuestos de miles de estadounidenses? Tenemos que investigar la situación de Hunter Biden. ¿Cómo es posible que el Departamento de Justicia haya puesto una etiqueta de amenaza a los padres y haya perseguido a madres y padres que simplemente están cuidando a sus hijos en la escuela? Ese tiene que ser el enfoque cuando los demócratas están en la Casa Blanca y controlamos el Congreso”.

“Vuelta de prueba”

En el lado del Senado, el senador Kevin Cramer (R-N.D.) aconsejó a sus colegas en relación con Biden en 2023 que primero “lo lleven a dar una vuelta de prueba” para “comprobar lo transaccional que es Biden realmente” cuando tenga que lidiar con un Congreso republicano.

“[El líder de la minoría del Senado] Mitch McConnell describe a Biden perfectamente. Dice que Biden es ‘afable, es transaccional, es pragmático, pero no es moderado’. Ciertamente no ha sido moderado en su primer año de pleno poder”, dijo Cramer.

El senador Kevin Cramer (R-ND) habla con varios periodistas al salir de la Cámara del Senado el 6 de octubre de 2021. (Anna Moneymaker/Getty Images)

“Pero sí creo que al principio de un escenario de gobierno dividido, deberíamos ponerlo a prueba y ver en qué podemos ponernos de acuerdo, qué podemos hacer. Es importante para el país”, observó Cramer. Cree que el debate sobre cuestiones de seguridad nacional es un área en la que las relaciones entre Biden y el Congreso podrían ser mucho más productivas.

“Pero el asunto del personal se volverá mucho más serio (…) podríamos detener lo que yo llamo algunas de las nominaciones más radicales para que no sigan adelante. Esa parte de nuestro poder, si se quiere, en un Senado restablecido tendría un efecto bastante constructivo en las cosas que se hagan desde el punto de vista de la política”, añadió Cramer.

El senador republicano de Arkansas John Boozman espera que los republicanos recuperen el control de los comités del Congreso.

“A medida que recuperamos la mayoría, la verdadera ventaja que se tiene entonces es que se tiene el control de los comités en ese momento, por lo que se puede establecer la agenda y también se pueden hacer funciones de supervisión para ver lo que está pasando, tratando de reducir la atmósfera reguladora”, dijo Boozman.

“Estoy muy seguro de que vamos a tener la oportunidad y tenemos que seguir adelante con un plan para gobernar y realmente creo que tiene que estar centrado en esas cosas que son tan, tan importantes como la atmósfera reguladora, poniéndonos en una situación en la que podamos reducir los costes de la energía”, dijo.

El senador John Boozman (R-Ark.), junto con otros senadores republicanos, habla sobre una propuesta de plan fiscal demócrata en el Capitolio de Estados Unidos en Washington el 4 de agosto de 2021. (Kevin Dietsch/Getty Images)

Con “los costes de la calefacción de los hogares subiendo más del 35 por ciento”, dijo Boozman, “veremos que muchos estadounidenses se irán a la cama un poco más fríos este invierno que el pasado porque nuestras políticas energéticas están siendo muy mal gestionadas. Me temo que la única política energética que tenemos ahora mismo es declarar la guerra a la industria del petróleo y del gas”.

Sin embargo, existe un riesgo para los republicanos si se vuelven demasiado cautelosos tras recuperar el poder en el Congreso, dijo Brian Darling, antiguo asesor del senador Rank Paul (R-Ky.) y fundador de Liberty Government Affairs.

“La gran pregunta es si los republicanos se atrincherarán y lucharán contra los demócratas en materia de gasto como forma de mostrar las diferencias entre los partidos o no, dijo Darling. Espera que Biden “triangule” como lo hicieron los exjefes de gobierno Bill Clinton y Barack Obama tras las enormes ganancias del Partido Republicano a mitad de mandato.

“Todo depende de si los republicanos deciden luchar contra los demócratas en los temas o se cruzan de brazos y esperan que los demócratas implosionen. Si confían en una implosión demócrata, los republicanos tendrán una mayoría efímera”, continuó Darling.

Las políticas de Trump

La forma en que los republicanos recuperen la mayoría podría tener una influencia decisiva en la contienda presidencial de 2024, especialmente en lo que respecta a Trump, según el presidente de Americans for Tax Reform (ATR), Grover Norquist.

“Si los candidatos que él apoya por encima del mejor juicio de los partidos locales y de los funcionarios electos locales ganan, entonces él tiene derecho a decir ‘yo les traje estas victorias’, pero si insiste en entrometerse dentro de un estado y elegir un candidato al Senado porque está enojado con alguien por algo en el pasado, y esa persona pierde, entonces podría ser visto como el tipo que nos costó la Cámara o el Senado”, dijo Norquist.

El entonces presidente Donald Trump se dirige a una multitud en las instalaciones de Boeing en Carolina del Sur, en North Charleston, el 17 de febrero de 2017. (Sean Rayford/Getty Images)

Norquist dijo que “lo primero que harán” una vez que los republicanos vuelvan a controlar el Congreso y la Casa Blanca “es que restaurarán todo el progreso de Trump. Quiero decir que podría ser el mayor anti-Trump que puedas imaginar, pero lo primero que hará es traer de vuelta la desregulación de Trump, traer de vuelta las políticas energéticas de Trump, cosas así”.

Otros entrevistados por The Epoch Times compartieron la valoración de Norquist de que, con o sin el regreso de Trump a la Casa Blanca, los republicanos reinstaurarán sus políticas en cada oportunidad que se les presente.

“No he hablado directamente con él sobre esto, pero Trump es ciertamente una fuerza en la política republicana ahora”, dijo Boozman. “Sigue siendo muy, muy popular entre la base republicana”.

Boozman dijo que, sea quien sea el próximo presidente, confía en que será un republicano, y “eso es algo muy bueno”. Voté con el presidente el 94 por ciento de las veces y estoy realmente muy orgulloso de ello porque tuvimos la mejor economía que hemos tenido en 50 años, el presidente reconoció que necesitábamos ser duros con China y ahora mismo estamos viendo que fue la decisión correcta”.

La candidatura de Trump

Jordan tiene pocas dudas de que Trump volverá a presentarse en 2024 y cree que ganará otro mandato en la Casa Blanca.

“No tengo ninguna duda al respecto. No lo ha anunciado, no hay nada oficial, pero apostaría nuestra casa a que se presenta, lo que me parece estupendo, quiero que se presente”, dijo Jordan.

El aguerrido republicano de Ohio también descartó la posibilidad de una división impulsada por Trump en el partido debido a la continua popularidad del exjefe del Ejecutivo entre los votantes del Partido Republicano y porque la facción anti-Trump del partido liderada por la representante Liz Cheney (R-Wyo.) es casi impotente.

Trump ganó en 2016 y sigue siendo extremadamente popular entre millones de votantes porque “Donald Trump se enfrentó a la izquierda”, cree el presidente del Family Research Council (FRC), Tony Perkins. “La izquierda estaba acostumbrada a salirse con la suya. Lo que él hizo al enfrentarse a ellos es básicamente exponerlos, ya no se esconden detrás de una fachada de ser razonables y de un debate libre y justo”.

Simpatizantes del expresidente Donald Trump sostienen una bandera en la que se lee “Trump 2024” mientras presenta el combate de boxeo Holyfield contra Belford en vivo con comentarios en el Hard Rock Live de Hollywood (Florida) el 11 de septiembre de 2021. (CHANDAN KHANNA/AFP vía Getty Images)

Los votantes conservadores “buscan a alguien que luche por lo que creen”, añadió Perkins. “Sienten que los elitistas los desprecian y que quieren silenciarlos y dirigir sus vidas. Donald Trump se enfrentó a esa gente”.

Pero el jefe del FRC no está seguro de que Trump sea la mejor opción para los republicanos en 2024 porque su primer mandato “no terminó con una nota alta”.

Otros entrevistados por The Epoch Times expresaron opiniones similares. El presidente de Less Government, Seton Motley, dijo que prefiere que “alguien con la agenda política de Trump, que no sea Trump, se presente a la presidencia. Necesitamos a alguien con las políticas correctas, y las habilidades personales y políticas adecuadas para verlas implementadas de forma más completa”.

Motley señaló al gobernador de Florida Ron DeSantis como probablemente “el más capaz de ser esa persona”. También se mencionó varias veces al exsecretario de Estado Mike Pompeo, el excongresista republicano de Kansas que también fue el primer director de la CIA de Trump.

Otras posibilidades mencionadas para buscar la nominación presidencial del Partido Republicano en 2024 fueron la exgobernadora de Carolina del Sur, Niki Haley, y el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie. El senador Tom Cotton (R-AR) también recibió guiños favorables.

Cuestiones sociales

Sin embargo, Perkins ve agitarse una bandera de advertencia en el frente de las cuestiones sociales, gracias al Comité Nacional Republicano (RNC).

“Estamos viendo ahora mismo en el RNC que la actual presidenta [Ronna McDaniel] anunció hace un par de semanas esta Coalición del Orgullo y dicen ‘bueno, tenemos estas otras coaliciones’ pero esa es la única coalición que ella ha anunciado”.

Perkins se refería a un evento del Orgullo del Partido Republicano organizado por Trump, la ex primera dama Melania Trump y el exdirector Interino de Inteligencia Nacional (DNI) Richard Grenell para los simpatizantes homosexuales y transexuales del partido.

El copatrocinador del evento fue el grupo Log Cabin Republicans (LCR), que se describe a sí mismo como “la mayor organización republicana del país dedicada a representar a los conservadores y aliados LGTB”.

Perkins señaló que LCR “defiende políticas que están a 180 grados de la plataforma del Partido Republicano”. Lo que atrajo a la gente a Trump en 2016 fue que él aceptó la plataforma del partido porque no tenía ninguna posición política propia.

“Así que él aceptó la plataforma del partido, y adivinen qué, como muestra la historia, los republicanos realmente se adhieren a la plataforma de su partido casi el 80 por ciento de las veces, por lo que esta plataforma importa y cuando se ve a una presidenta del RNC moviéndose en una dirección que diluiría eso, creo que corren el riesgo de perder gran parte del voto evangélico/socialmente conservador que los convirtió en un partido viable”.

Perkins añadió que “si los elitistas quieren recuperar el control del partido, pueden tener el edificio, pero eso es todo lo que van a tener”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS