Restaurantes de EE.UU. piden al Congreso más fondos para sobrevivir en tiempos inciertos

Por Rachel Hartman
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

Casi 200,000 restaurantes están en peligro de cerrar definitivamente, según la Coalición de Restaurantes Independientes (IRC), una organización formada por chefs y propietarios de restaurantes independientes de todo el país que iniciaron un movimiento de base para ayudar a los 500,000 restaurantes independientes del país y a los más de 11 millones de trabajadores de restaurantes afectados por la pandemia.

“COVID-19 ha erradicado el atractivo general de los restaurantes, y muchos negocios se han derrumbado debido a las cuantiosas pérdidas económicas”, declaró a The Epoch Times Lori Bogedin, chef, experta culinaria y propietaria de Twigs Café en Tunkhannock, Pensilvania.

Para proporcionar asistencia, el Fondo de Revitalización de Restaurantes (RRF) se puso en marcha en mayo de 2021, cuando el presidente Joe Biden anunció el programa de subvenciones federales, que ayudaría a aliviar a los restaurantes, bares y otros negocios del sector de los servicios alimentarios. Los 28,600 millones de dólares de ayuda federal eran una parte del Plan de Rescate Estadounidense total de 1.9 billones de dólares.

La Administración de Pequeñas Empresas (SBA) aceptó solicitudes de subvención para el alivio, dando prioridad a los restaurantes propiedad de mujeres, veteranos y personas social y económicamente desfavorecidas. En los dos primeros días del lanzamiento del programa, la SBA recibió más de 186,000 solicitudes. En total, el FRR concedió ayudas a unos 101,000 restaurantes; el tamaño medio de la subvención fue de 283,000 dólares y más de la mitad de las subvenciones fueron inferiores a 150,000 dólares.

Sin embargo, en tres semanas se agotaron los fondos. La SBA desactivó el programa —lo que significa que ya no aceptará solicitudes— el 14 de julio, pero dijo que conservaría las solicitudes que ya había recibido en caso de que el Congreso asignara más dinero al fondo.

Al menos otros 177,000 restaurantes que ingresaron solicitudes y cumplían los requisitos para recibir financiación no recibieron ninguna ayuda monetaria al agotarse los fondos. Ahora esperan que el fondo se reponga para que ellos también puedan seguir funcionando. “Tenemos tres restaurantes y todos iban bien antes de la pandemia”, dijo a The Epoch Times Lindsay Tusk, copropietaria de Cotogna, Quince y Verjus en San Francisco (California). “Verjus está actualmente cerrado y los ingresos han bajado entre un 50 por ciento y un 70 por ciento en otros”. Tusk envió su solicitud minutos después de que se abriera el portal y aún no ha recibido financiación.

“Mantenernos constantemente entre el 15 y el 20 por ciento de nuestro negocio habitual durante un tiempo prolongado fue obviamente difícil”, dijo a The Epoch Times Chris Shepherd, chef y propietario de Underbelly Hospitality en Houston (Texas). “Seguimos endeudándonos para asegurarnos de que podíamos sobrevivir con la esperanza de que esto terminara pronto. Con la promesa de lo que estábamos recibiendo, por fin pudimos respirar un poco más tranquilos”. Pero los fondos del FRR nunca llegaron a Shepherd. “Cuando nos dijeron que no era posible debido a todos los solicitantes, me pasó factura mentalmente. Aunque seguimos intentando ser un pilar en nuestra comunidad, no recibir la ayuda por la que tanto hemos luchado fue realmente difícil”.

Algunos de los locales que sí recibieron ayudas fueron los franquiciados de empresas como Dunkin Donuts y Panera Bread, junto con cadenas hoteleras y de boliches y restaurantes como Lucky Strike Entertainment. Seis locales de la filial de hoteles Hilton recibieron algo más de 21 millones de dólares, mientras que cinco locales de la filial de hoteles Wyndham obtuvieron 2.9 millones de dólares.

A medida que los restaurantes vuelven a abrir sus puertas en todo el país, algunos de los rumores de actividad pueden ser engañosos: en agosto, una encuesta realizada por Alignable entre más de 5000 propietarios de negocios reveló que el 45 por ciento de los restaurantes no pudieron pagar el alquiler del mes, en comparación con el 40 por ciento que no pudo pagar el alquiler en julio.

Incluso si el negocio se recupera, puede ser difícil cubrir los costos crecientes y las deudas persistentes de los cierres relacionados con la pandemia durante los últimos meses y el año. Se calcula que el sector de los servicios alimenticios perdió 290,000 millones de dólares en ventas durante los primeros 13 meses de la pandemia. Además, 90,000 restaurantes han cerrado definitivamente o a largo plazo, y más de 1.5 millones de puestos de trabajo no se han recuperado. Muchos restaurantes luchan por contratar trabajadores, ya que las prestaciones por desempleo rondan los salarios en algunos establecimientos, lo que desmotiva a los que no tienen trabajo a solicitarlo. Otros trabajadores contratados se marchan, a menudo en busca de mejores prestaciones. Los precios de los alimentos también están en alza: los precios de los cereales casi se duplicaron de agosto de 2020 a agosto de 2021; la carne de vacuno, junto con los aceites, han aumentado casi un 60 por ciento; los huevos, el cerdo y las aves de corral han subido alrededor de un 30 por ciento.

En una encuesta realizada en septiembre, el IRC descubrió que el 85 por ciento de los propietarios de restaurantes y bares declararon no haber recibido una subvención del FRR. Además, más del 92 por ciento de los propietarios de restaurantes y bares están preocupados por la posibilidad de cerrar el negocio sin una subvención. Para consolidar aún más la gravedad de la situación, casi uno de cada cinco propietarios declaró que su puntuación de crédito había descendido por debajo de 570 durante la pandemia, lo que les impedía obtener más préstamos.

Los esfuerzos para reabrir el fondo y proporcionar más ayuda están creciendo. Hasta el 15 de septiembre, 218 miembros de la Cámara de Representantes habían mostrado su apoyo al proyecto de ley. En ambas cámaras del Congreso se han presentado proyectos de ley que prevén una financiación adicional de 60,000 millones de dólares para el FRR.

En cuanto a la ayuda, el FRR fue diseñado para proporcionar una ayuda sin deuda por el importe de los ingresos anuales perdidos de 2019 a 2020. La ayuda puede utilizarse exclusivamente para los gastos admisibles entre el 15 de febrero de 2020 y el 11 de marzo de 2023. Estos gastos incluyen las nóminas, los pagos de la hipoteca, el alquiler, los servicios públicos, el mantenimiento, la construcción de asientos al aire libre, el equipo y los suministros de protección, la comida y la bebida, los gastos operativos y los pagos de la deuda de la empresa. Las subvenciones tienen un límite de 10 millones de dólares por grupo de restaurantes, y cada grupo de restaurantes elegible no puede superar las 20 entidades. Y para cada negocio, el límite es de 5 millones de dólares.

Si se aprueba, la ayuda será una señal de bienvenida para los propietarios a los que llegue, y les dará la oportunidad de mantener las puertas abiertas. “Ayudaría a mucha gente a respirar tranquila”, dijo Shepherd. “Ayudaría a nuestros propietarios y podría al menos ayudar con la deuda que todo este sector se ha visto obligado a asumir a causa de esto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS