Resulta difícil defender al planeta de las amenazas de los asteroides, afirmó la NASA

Por Jesús de León – La Gran Época
01 de Mayo de 2019 Actualizado: 01 de Mayo de 2019

Científicos de la NASA idearon una estrategia para defender al planeta de posibles impactos de asteroides en su superficie, aunque lo consideran una tarea difícil de realizar.

“Si encontramos un objeto celeste a solo unos días del impacto, limita enormemente nuestras opciones, por lo que nos hemos centrado en encontrar objetos próximos a la Tierra cuando están más lejos, brindando la máxima cantidad de tiempo y abriendo una mayor gama de posibilidades de mitigación”, dijo Amy Mainzer de la NASA, de acuerdo con el sitio especializado Eurekalert.

En febrero de 2013, el meteoro de Chelyabinsk, de apenas 17-20 metros de diámetro, causó extensos daños y heridos cuando explotó al impactar contra la atmósfera terrestre.

Para evitar otro impacto de este tipo, Amy Mainzer y sus colegas de la NASA utilizan esta forma sencilla pero ingeniosa de detectar estos diminutos objetos cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés) a medida que se precipitan hacia el planeta.

Vista de los daños ocasionados por la onda de choque de un meteorito en la ciudad de Chelyabinsk, en los Urales, el 15 de febrero de 2013. El impacto del meteorito en el centro de Rusia dejó cientos de personas heridas. Foto de OLEG KARGOPOLOV/AFP/Getty Images.

Aun así, la investigadora principal de la misión de caza de asteroides de la NASA en el Laboratorio en Pasadena, California, destacó que se trata de una tarea “difícil”, y lo comparó con detectar un trozo de carbón en el cielo nocturno.

“Los objetos próximos a la Tierra (NEO) son intrínsecamente débiles, porque en su mayoría son realmente pequeños y están muy lejos de nosotros en el espacio”, argumentó.

Cráter de un meteorito cerca de Winslow, Arizona, conocido como el Cráter Barringer y anteriormente como el Cráter del Cañón Diablo. Es el impresionante resultado de una colisión entre un asteroide y el planeta Tierra hace aproximadamente 50.000 años. El cráter del meteorito tiene casi 1,6 km de diámetro, 3,8 km de circunferencia y más de 167 metros de profundidad.Foto de leer DANIEL SLIM/AFP/Getty Images.

Asimismo, algunos de esos cuerpos celestes “son tan oscuros como el tóner de la impresora”, en palabras de Mainzer, que agregó que “tratar de detectarlos contra el negro del espacio es muy difícil”.

Utilizar el calor de los NEO

Los asteroides y los cometas son calentados por el sol y brillan de manera intensa en las longitudes de onda térmicas, lo que facilita su observación con un telescopio de exploración de infrarrojos.

El equipo de Mainzer en lugar de utilizar luz visible para detectar objetos entrantes aprovecha el calor que emiten los objetos cercanos a la Tierra.

“Con la misión NEOWISE podemos detectar objetos independientemente de su color de superficie y utilizarlos para medir sus tamaños y otras propiedades”, dijo Mainzer.

Conocer las propiedades de la superficie de los NEO proporciona a Mainzer y a sus colegas una visión del tamaño de estos objetos y de su composición, ambos detalles críticos para montar una estrategia defensiva contra un objeto cercano que amenaza a la Tierra.

Por ejemplo, una estrategia defensiva puede consistir en “empujar” físicamente el objeto para que se aleje de la trayectoria de un impacto terrestre.

Pero para calcular la energía necesaria para ese impulso se necesitan detalles acerca de la masa del objeto cercano a la Tierra y, por lo tanto, de su tamaño y composición.

Los astrónomos también piensan que examinar la composición de los asteroides ayudará a entender cómo se formó el sistema solar.

“Se cree que algunos son tan antiguos como el material original que formó el sistema solar”, dijo Mainzer.

Mapa con los datos recopilados entre 1994 y 2013 sobre pequeños asteroides que impactaron en la atmósfera de la Tierra creando meteoritos muy brillantes, llamados técnicamente “bólidos” y comúnmente denominados “bolas de fuego”. NASA.

Cada día, aproximadamente 100 toneladas de material espacial interplanetario caen sobre nuestro planeta, la mayoría en forma de pequeñas partículas de polvo.

Muy raramente, cada pocas décadas más o menos, objetos más grandes entran en la atmósfera, como fue el caso del que cruzó el cielo sobre Chelyabinsk, Rusia, en 2013, que tenía el tamaño de una casa y provocó una onda de choque que hizo estallar las ventanas y rompió las puertas de casas y establecimientos locales.

Mainzer está ahora deseosa de aprovechar los avances en la tecnología de cámaras para ayudar en la búsqueda de objetos cercanos a la Tierra.

“Estamos proponiendo a la NASA un nuevo telescopio, la Near-Earth Object Camera (NEOCam), para hacer un trabajo mucho más completo de mapeo de la ubicación de los asteroides y medir sus tamaños”, dijo Mainzer.

***********************************************

Se revela el secreto del negocio multimillonario de China

“Los militares están ganando dinero de esto, los hospitales están ganando dinero de esto, los intermediarios están ganando dinero de esto y hablando de dinero, se trata de una operación multimillonaria”.

TE RECOMENDAMOS