Revelan conmovedor secreto de la Sábana Santa

22 de Julio de 2017 Actualizado: 23 de Julio de 2017

Científicos del Centro Nacional de Investigación de Italia revelan conmovedor secreto que para los creyentes es realidad. Encontraron que el tejido de la Sábana Santa o Sudario de Turín estuvo en contacto con sangre humana y que la víctima tuvo gran sufrimiento antes de su muerte.

“El estudio indica que el hombre envuelto en el sudario fue víctima de duras torturas antes de una muerte cruel”, dijo Giulio Fanti, uno de los científicos participantes en el análisis que muestra “un fuerte trauma múltiple sufrido por el cuerpo envuelto en el lino”.

La fibra analizada del Sudario de Jesús contiene ceratinina y fibrato de hierro, “típicas de la ferritina” y de un organismo sometido a torturas, dijo el director de la investigación Elvio Carlino.

La Sábana Santa en la que fuese envuelto el cuerpo de Jesús se resguarda y exhibe en Turín. (Imagen: dominio público)
La Sábana Santa en la que fuese envuelto el cuerpo de Jesús se resguarda y exhibe en Turín. (Imagen: dominio público)

Los científicos encontraron nanopartículas biológicas de creatinina con nanopartículas de óxido de hierro que no son colorantes de pintura sino núcleos ferrihidratados de ferritina.

“El límite consistente de hierro de ferritina a la creatinina se produce en el organismo humano en caso de politraumatismo severo”, por lo que “Nuestros resultados señalan que a nanoescala se registra un escenario de violencia en el tejido funerario”, explica el artículo.

Un fragmento de la fibra del Sudario de Turín fue analizado con microscopía electrónica de resolución atómica y difracción de rayos X para conocer por primera vez las propiedades de este tejido a nanoescala, encontrando evidencias únicas que difieren de la explicación de que las marcas del cuerpo de Jesús en la Sábana fueron pintadas.

[insert page=’el-sudario-de-turin-la-sabana-de-jesus-o-una-pintura-medieval’ display=’template-relacionadas.php’]

“Las partículas observadas en algunos trabajos previos evidenciaron la intervención humana con ocre rojo y bermellón usados ​​sobre manchas de sangre, pero las partículas orgánicas e inorgánicas tienen tamaños al menos cien veces mayores que los observados en nuestros estudios”, precisan los científicos.

Las nanopartículas que cubren la fibra analizada de la Sábana de Turín son de creatinina con núcleos biológicos de ferritina y “Esta no es una situación típica del suero sanguíneo de un organismo humano sano”, indica el estudio.

Los “altos niveles de creatinina en la sangre [son frecuentes] en el caso de traumatismo fuerte”. Esta situación en la que interactúan la creatinina y la ferritina se observa en accidentes mortales o por tortura según otros estudios que refieren los científicos, como en lesión renal aguda por aplastamiento y traumatismo en accidentes de automóvil y motocicleta.

Un alto nivel de creatinina también se produce por traumatismo músculo esquelético debido a traumas fuertes como los que genera la tortura, según el estudio, en el que los expertos señalan que “cuando las células musculares son destruidas como consecuencia de un fuerte trauma, como la tortura, liberan su contenido en el torrente sanguíneo”.

Y uno de los productos químicos liberados en gran medida es la mioglobina. La creatinina se une fuertemente a las nanopartículas de hierro de la ferritina y esta relación es una forma de la ocurrencia de un fuerte politraumático para los investigadores.

Entre sus conclusiones los científicos destacan que “el hombre envuelto en el TS [Sudario de Turín] sufrió un fuerte politraumatismo”, y según el estudio “la fibra se empapó con un suero sanguíneo típico de un organismo humano que sufrió un fuerte trauma”, dado que “el enlace entre los núcleos de hierro de la ferritina y la creatinina a gran escala se produce en un cuerpo después de un politraumático fuerte”.

De acuerdo con el estudio, un rastro como el dejado en el Sudario sería imposible de falsificar con pintura antigua, aunque si existen partes de la Sábana que contienen pintura añadida con tamaño y forma totalmente diferente de los rastros de sangre humana detectados con nanotecnología; no obstante, los hallazgos persisten así como las incógnitas que resguarda el venerado lienzo de lino, y el debate sobre su autenticidad tal parece que continuará.

El estudio del equipo de científicos italianos encabezado por Elvio Carlino del Instituto de Materiales, Laboratorio Tecnológico Avanzado Superficial y Catálisis del Consejo Nacional de Investigación; Liberato De Caro y Cinzia Giannini del Instituto de Cristalografía, Consejo Nacional de Investigación, Bari y Giulio Fanti del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Padua, fue publicado en la revista PLOSone.

TE RECOMENDAMOS