Revelan morgue de Venezuela en la que estallan cadáveres putrefactos por falta de refrigeración

Por La Gran Época
23 de Octubre de 2018 Actualizado: 23 de Octubre de 2018

La revelación de los cadáveres que estallan putrefactos por abandono en la morgue de uno de los principales hospitales del estado Zulia, en el noroeste de Venezuela, está provocando una reacción de indignación en todos los medios, luego que la BBC Mundo reportó la situación.

El reportaje de la cadena británica se adentró al sótano que funge de morgue, alertando que “ya desde la superficie, a medida que uno se acerca al pabellón lateral en el que está la morgue, se empieza a sentir la peste”.

En los alrededores, encontraron camillas destartaladas y otros tipos de materiales ya inservibles, que acumulados forman un inmenso trastero a la intemperie.

Es escalofriante conocer que, en la morgue, los cadáveres pueden pasar semanas sin ser retirados, y que los cuerpos sin vida reposan sobre unos sucios mesones metálicos.

Además, las moscas revolotean sobre los cadáveres que yacen a temperatura ambiente.

En el siempre caluroso estado de Zulia eso significa temperaturas superiores a los 30 grados.

Los constantes fallos en el suministro eléctrico, y los apagones constantes en varias partes de Maracaibo, la principal ciudad del estado inutilizó los refrigeradores de la morgue, y hace tiempo que no funcionan.

Arnold, un empleado que entrevistó la BBC, hace el trabajo que nadie más quiere hacer a cambio de un salario mínimo de unos US$24 mensuales al cambio en el mercado paralelo, el de referencia en Venezuela.

“Se me están pudriendo 2 ó 3 cadáveres cada semana”, contó Arnold, cuya verdadera identidad no fue revelada por razones de seguridad. Este empleado es el responsable de este mortuorio.

En el hospital, según cuentan sus empleados, cada vez mueren más niños y neonatos.

Arnold mostró a la cadena el interior de las cámaras.

“En algunas solo se intuye un montón de cartones y paños envolviendo lo que un día fue un ser humano. En otras la muerte mira de frente, como en la que alberga a una mujer fallecida hace más de seis meses”.

“Su calavera a medio consumir pone los pelos de punta”.

Arnold explicó que ese cadáver estalló en el interior de la cava, como sucede en la morgue con muchos otros que no son retirados a tiempo para su inhumación o cremación, ni reciben el tratamiento adecuado.

“Es la consecuencia de lo que los forenses conocen como fase enfisematosa de la descomposición, cuando los cuerpos ya no pueden contener más los gases y fluidos pútridos acumulados en su interior y revientan”.

De acuerdo con lo que contó este empleado, la funeraria no se los lleva porque dice que el gobierno no le paga lo que le debe, y las familias tampoco pueden pagar el entierro por la situación de crisis.

Una consecuencia más de la severa crisis económica por la que atraviesa el país de la hiperinflación.

Es terrible conocer la situación cuando se refiere a los niños fallecidos.

(En el mes de marzo ya se había denunciado esta misma situación)

“Entre los actuales inquilinos de esta morgue zuliana hay una niña que murió por difteria hace tres días”.

“Ni el hospital, ni la gobernación, ni la alcaldía se pronuncian para ayudar a los familiares”, dice Arnold, quien está casi solo con sus muertos.

En la compuerta que cierra una de esas neveras averiadas, una hoja de papel pegada informa: “25 fetos, 7 para inhumar por bolsa”.

Además de todo lo descubierto en la morgue, tampoco hay guantes para trabajar y, Arnold y los pocos operarios que resisten, tienen que manipular los cadáveres con sus manos desnudas.

También tienen que limpiar las cámaras cuando alguno de los cuerpos estalla en su interior.

“Cuando pasa, hay gusanos y sanguaza por todas partes”.

Según contó Arnold, muchos mueren por VIH y otras enfermedades infecciosas, por lo que teme algún día contagiarse por carecer de los equipos de protección necesarios.

Zulia, un estado rico, pero a la vez pobre.

Zulia es un estado rico en petróleo, ganadería y comercio, y la zona más poblada del país con cuatro millones de habitantes.

Pero también es una de las cinco regiones occidentales perjudicadas con constantes apagones, racionamientos y fluctuaciones de la electricidad.

En agosto de este año, se registraron protestas en diversos sectores de Maracaibo y San Francisco, ante el caos eléctrico en seis municipios de la región zuliana.

El problema eléctrico no parece tener solución a corto plazo tras ocho meses de apagones y racionamientos prolongados, reportó El Universal.

(En el año 2016 ya se había denunciado esta misma situación)

En ese momento, el comercio se paralizó 100 por ciento, los daños en carnes, lácteos y alimentos refrigerados fueron incalculables, colapsaron servicios de Cantv, Internet, telefonía móvil, banca y puntos de venta, y la gente quedó desvelada por más de 100 horas sin electricidad.

Los signos de riqueza que marcaron al estado Zulia a lo largo de sus más de 100 años de explotación petrolera ahora yacen bajo montones de basura en sus calles, y ensombrecidos por los apagones que cada día aquejan a esta región declarada en emergencia.

TE RECOMENDAMOS