Revisión del libro: “La guerra de la oreja de Jenkins”: Un conflicto olvidado

Por Jeff Minick
30 de Octubre de 2021
Actualizado: 30 de Octubre de 2021

Es probable que mucha gente nunca haya oído hablar de la “Guerra de la Oreja de Jenkins”, que parece el nombre de un sketch de un viejo programa de los Monty Python.

En mi caso, me especialicé en historia en la universidad y realicé dos años de estudios de posgrado en esa misma materia, y hasta ahora, si me hubieran presionado, habría sacado a relucir algunos detalles de esa contienda. Les habría contado que décadas antes de la Revolución Americana, Robert Jenkins era capitán de un barco comercial y que los españoles lo detuvieron, lo torturaron y le cortaron una oreja. Jenkins regresó a Inglaterra, fue al Parlamento, agitó su oreja cortada y exigió justicia. Entonces, el Parlamento declaró rápidamente la guerra a España.

Con excepción de la oreja perdida, varios de estos detalles son erróneos.

En “La guerra de la oreja de Jenkins: La lucha olvidada por América del Norte y del Sur: 1739-1742”, el historiador y periodista Robert Gaudí ofrece a sus lectores un relato fascinante y bien escrito de esta guerra, sus causas, sus batallas y sus profundas consecuencias para América.

El contrato de Asiento (la traducción inglesa) entre Gran Bretaña y España en 1713 concedía derechos exclusivos a Gran Bretaña para vender esclavos en las Indias españolas. (PD-US)

Causas y colisiones

Como demuestra Gaudí, el dinero y el orgullo nacional alimentaron este conflicto. En esta época, Gran Bretaña mantenía el horrible contrato con España conocido como el “Asiento de Negros”, que otorgaba a los británicos el derecho a importar esclavos de África al Caribe y Sudamérica.

Una parte de este contrato también le permitía a los españoles abordar los barcos británicos para buscar contrabando. En consecuencia, los españoles empezaron a detener estos barcos negreros, así como otros buques británicos, para buscar mercancías de contrabando que se introducían en la región y el oro y la plata que se llevaban. Con frecuencia, no solo abordaban los barcos británicos y hacían sus averiguaciones, sino que también recurrían al robo, la tortura e incluso el asesinato en la búsqueda de mercancías de contrabando.

Retrato de Lawrence Washington, hacia 1738, medio hermano de George Washington. En Mount Vernon. (Dominio público)

En 1731, un capitán de la “guardia costera” y sus hombres abordaron el Rebecca, saquearon el barco mercante, torturaron al capitán Jenkins para que les dijera dónde había escondido el contrabando —que no había—, le cortaron la oreja izquierda y robaron todo lo que pudieron conseguir, incluidos los instrumentos de navegación y la ropa de los marineros. El intrépido Jenkins logró llevar su barco de vuelta a Gran Bretaña, donde se quejó de estas atrocidades, pero el incidente suscitó pocas peticiones de venganza.

Sin embargo, al aumentar las costosas intrusiones, los políticos opuestos al gobierno, la Compañía Británica de los Mares del Sur y los periódicos y obras de teatro ayudaron a influir en la opinión pública, y la mayoría pronto pidió la guerra con España. Jenkins y otras personas a las que los españoles habían maltratado comparecieron ante el Parlamento, el clamor contra estos ataques al orgullo y al pelf de los británicos creció, y en 1739 España y Gran Bretaña se encontraban en guerra.

Asolados por los mosquitos

Para los británicos, este conflicto supuso un gran número de bajas al atacar a España en el hemisferio sur. La mayoría de los soldados y marineros que cayeron no fueron víctimas de las bayonetas o las balas. No, murieron por la mala alimentación, el calor y, sobre todo, por los mosquitos. La planificación militar británica incluso tuvo en cuenta la temporada en la que estos insectos eran más feroces, pero sirvió de poco. Los mosquitos, el clima y la falta de preparación resultaron ser enemigos tan formidables como los españoles.

Finalmente, la guerra se diluyó, mezclándose con la Guerra de Sucesión Austriaca, un conflicto más amplio que terminó en 1748 con el Tratado de Aix-la-Chappelle. A pesar de sus varios ataques, los británicos no lograron reducir el dominio español en América, y los españoles no lograron retomar la colonia norteamericana de Georgia.

Este breve resumen de “La Guerra de la Oreja de Jenkins” no alcanza a reflejar el excelente relato de Gaudí sobre todos estos acontecimientos. Él examina en profundidad las circunstancias que precedieron y provocaron la guerra, las descripciones detalladas de las batallas y sus comandantes, y un examen minucioso de las consecuencias.

Bocetos en miniatura

Las mini-biografías escritas por Gaudí sobre los participantes en este conflicto son de especial interés.

Conocemos al hermano mayor de George Washington, Lawrence (a quien George idolatraba), que se unió a las fuerzas británicas, participó en la batalla y regresó a casa para construir Mount Vernon, que lleva el nombre del almirante al que había servido.

El primer gobernador de Georgia, James Oglethorpe, aparece en 1732 en el lugar de Savannah con el jefe y miembros de la tribu Muskogee. Arquitecto del Capitolio. (Dominio público)

Ese hombre, Edward Vernon, era un hábil táctico con un temperamento explosivo. Pasó tanto tiempo discutiendo con su inepto homólogo del ejército, el mayor general Thomas Wentworth, como con los españoles.

El rey de España, Felipe V, a quien la endogamia de los Habsburgo había dejado loco y en ocasiones catatónico, a menudo pasaba días en la cama con el camisón sucio de su amada esposa. He aquí un ejemplo de su locura:

“Cada noche, durante las primeras horas de sueño inquieto, él se rasgaba las mejillas con las uñas, despertándose con la almohada empapada de sangre. Las secreciones corporales desconocidas producían un extraño efecto fosforescente: su pijama y sus sábanas estaban impregnadas de un espeluznante brillo que ningún lavado enérgico podía eliminar. En más de una ocasión salía de su ropa de cama ensangrentada y de neón, tomaba una espada y corría por el palacio gritando “¡Asesinato, asesinato!”, a todo pulmón, hasta que era contenido por guardias especialmente designados”.

Los lectores estadounidenses encontrarán especialmente fascinantes los capítulos sobre James Oglethorpe. La mayoría de nosotros recuerda que Oglethorpe fundó la colonia de Georgia como un refugio para los deudores, pero quizá pocos sepan que se opuso a la esclavitud, que la prohibió mientras fue gobernador de la colonia, y que defendió la libertad religiosa, lo que llevó a la fundación de una comunidad judía en Savannah.

En “La guerra de la oreja de Jenkins”, también descubrimos que Oglethorpe fue un intrépido comandante militar que defendió valientemente a Georgia contra un intento de invasión española. El pequeño ejército de Oglethorpe, que incluía a algunos indios que le respetaban y le consideraban un amigo honesto, se valió del engaño y el ingenio para frustrar la invasión. Como señala Gaudí sobre la retirada de los españoles: “Así, unos cientos de españoles perdidos en un día caluroso en un pantano de la isla de San Simón en julio de 1742 habían decidido el destino de un continente”.

El primer gobernador de Georgia, James Oglethorpe, aparece en 1732 en el lugar de Savannah con el jefe y miembros de la tribu Muskogee. Arquitecto del Capitolio. (Dominio público)

Las raíces de la revolución

Gaudí también relata la historia del “Regimiento Americano de Gooch”, que llevaba el nombre de su comandante, Sir William Gooch, gobernador en funciones de Virginia, y estaba formado por unos 3700 hombres que lucharon por los británicos. Hace tantos años, ésta fue la primera unidad militar completamente integrada de la historia de Estados Unidos, y en sus filas había negros libres, esclavos a los que se les había prometido la liberación de la esclavitud por luchar, exploradores indios, “papistas” irlandeses y otros.

Desde el principio, los británicos despreciaron a estos americanos, tratándolos con desdén y asignándoles trabajos serviles. Los colonos eran considerados perezosos, y el uso del término “americano” por parte de los británicos parecía insinuar una falta de respeto. En esta división, Gaudí especula que “en este desprecio, tal vez, y en el trato desigual y cruel repartido a los soldados del Regimiento de Gooch en 1741, se encuentran las raíces de la Revolución Americana una generación después”.

Lecciones sobre la construcción del imperio

Otro resultado imprevisto de la guerra tuvo que ver con el ejército británico.

“Los ingleses aprendieron de los desastres de esta guerra mal administrada en la India Occidental. Aprendieron la preparación y la logística y la necesidad absoluta de una estructura de mando unificada. Aprendieron a ganar. El éxito de las operaciones navales y militares les permitió, bajo Clive, dominar la India en Plassey en 1757, y bajo Wolfe tomar Quebec y Canadá a los franceses en 1759, y finalmente dominar el mundo como un coloso imperial durante los siguientes ciento cincuenta años”.

Con sus dotes de narrador, sus habilidades como escritor y sus conocimientos, Robert Gaudí, que también es el autor del aclamado “Kaiser africano”, nos ha traído un excelente relato de una guerra olvidada durante mucho tiempo. Si alguien de su familia es aficionado a la historia, “La guerra de la oreja de Jenkins” puede ser el regalo perfecto para estas fiestas.

“La guerra de la oreja de Jenkins: La lucha olvidada por América del Norte y del Sur: 1739-1742”
Robert Gaudí
Pegasus Books, 2021

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust On Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning As I Go” y “Movies Make The Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS