Riesgos de los antibióticos en temporada de gripe y resfriados

Con demasiada frecuencia, se prescriben en exceso estos medicamentos, lo que los hace inútiles y potencialmente dañinos
Por JAMES DICKINSON, RANJANI SOMAYAJI Y SAMIHA TAREK AH MOHSEN
01 de Enero de 2021
Actualizado: 01 de Enero de 2021

Los antibióticos se están prescribiendo en exceso en Estados Unidos, Canadá y en todo el mundo, a menudo para infecciones que no necesitan su ayuda, en particular las afecciones respiratorias. Aunque estas prescripciones innecesarias pueden contribuir al desarrollo de bacterias resistentes, hay otra razón para ser cautelosos con los antibióticos: Los daños directos que causan estos medicamentos.

Nuestro grupo —un médico de familia, un especialista en enfermedades infecciosas y un estudiante de ciencias de la salud— publicó una revisión de la evidencia sobre los efectos adversos de los antibióticos comúnmente usados en la comunidad. Aunque dos de nosotros somos médicos experimentados, y sabíamos de muchos problemas con los medicamentos, nos sorprendió la frecuencia y la gravedad de algunos de estos efectos.

Reacciones intestinales, alergias y erupciones cutáneas

La revisión mostró que para muchos antibióticos, más del 10% de los pacientes sufren reacciones intestinales, como dolor de estómago, malestar o diarrea. Esto es particularmente común en los niños que reciben antibióticos para las infecciones de oído y garganta.

Todos los antibióticos causan reacciones alérgicas en algunas personas. Algunas reacciones alérgicas causan hinchazón de la boca y de las vías respiratorias, por lo que es necesario realizar un tratamiento inmediato con adrenalina y otros medicamentos.

Otras reacciones alérgicas son simplemente una alergia en la piel, pero a menudo es muy irritante y, en algunas, puede progresar hasta causar ampollas graves. Estas reacciones graves pueden ser causadas por los medicamentos de sulfonamida, que a menudo se utilizan para tratar las infecciones del tracto urinario. En Canadá se suele utilizar con este fin un medicamento que combina el antibiótico trimetoprim y un fármaco de sulfamida. Sin embargo, el uso exclusivo de la trimetoprima —una práctica común en Europa— reduce el riesgo de reacciones alérgicas.

Hasta un tercio de las personas a las que se les administra amoxicilina para la mononucleosis infecciosa (fiebre glandular), que es una causa común de dolor de garganta en adolescentes y adultos jóvenes, presentan una grave erupción cutánea. Esto se parece a una alergia, por lo que a estas personas se les puede decir que son alérgicas, lo que impide el uso de penicilinas incluso cuando serían el mejor medicamento a utilizar. Una prueba cutánea puede mostrar que no es una alergia, en cuyo caso se pueden utilizar penicilinas en el futuro.

En raros casos, los antibióticos causan otras reacciones graves, incluso algunas que son mortales. Pueden causar daños graves en los pulmones, el hígado, los riñones, los nervios y las articulaciones. Por ejemplo, las quinolonas, un grupo común de antibióticos (el más conocido es la ciprofloxacina), pueden causar la ruptura de los tendones y daños a los nervios que producen hormigueo y entumecimiento. La minociclina, que se utiliza a menudo para tratar el acné, puede causar una pigmentación oscura de la cara, así como efectos neurológicos.

Beneficios vs riesgos

En el caso de los antibióticos, la probabilidad de beneficio se debe equilibrar con la probabilidad de daño que puedan causar. Cuando alguien tiene una infección grave, vale la pena arriesgarse a sufrir daños para obtener los beneficios de una cura. Pero en el caso de una infección leve que el sistema inmunológico vencerá por sí mismo, el antibiótico no aporta ningún beneficio, solo una posibilidad de daño. Así que una receta de antibióticos puede ser algo peor que inútil.

Los antibióticos están entre nuestros medicamentos más utilizados. Sin embargo, no se deben considerar necesarios para curar cualquier infección. Para la mayoría de las infecciones, tan solo ayudan a inclinar la balanza a favor de nuestro sistema inmunológico.

Los antibióticos actúan sobre las infecciones bacterianas como la neumonía o la celulitis, y estas enfermedades mejoran más rápido con el antibiótico adecuado.

Pero la mayoría de los tipos de tos y resfriados, la sinusitis, la gripe e incluso la COVID-19 son infecciones virales que el sistema inmunológico superará. Aunque algunas bacterias pueden estar presentes, no son la causa, por lo que no vale la pena tomar un antibiótico. No acortan estas infecciones, ni reducen su gravedad, pero podrían producir efectos adversos que solo empeoran las cosas. Para la tos y los resfriados, es mejor buscar el consejo de un médico o farmacéutico sobre tratamientos que reduzcan la fiebre, los dolores y la tos, mientras el sistema inmunológico hace su trabajo.

Durante la temporada de infecciones respiratorias de otoño e invierno, tanto los prescriptores como los pacientes deben recordar lo dañinas que pueden ser estos medicamentos. Se debe minimizar el uso de antibióticos, y usarlos solo cuando haya una buena razón. Se deben elegir cuidadosamente, y cuando se prescriben, se deben tomar durante el tiempo mínimo efectivo. Así que en lugar de visitar a un médico para pedirle antibióticos, pregúntele si alguno podría ayudar, y qué otros tratamientos aliviarían los síntomas y reducirían el sufrimiento.

Usar los antibióticos con precaución no solo significa disminuir el riesgo de reacciones alérgicas u otros daños, sino también disminuir el riesgo de resistencia bacteriana. Eso significa que cuando un antibiótico es realmente necesario, el medicamento apropiado será seguro y efectivo.

James Dickinson es profesor de medicina familiar en la Universidad de Calgary en Canadá, Ranjani Somayaji es profesor asistente en el departamento de medicina de la Universidad de Calgary, y Samiha Tarek Ah Mohsen es asistente de investigación en el departamento de medicina de cuidados críticos de la Universidad de Calgary. Este artículo fue publicado por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS