Río 2016: ¿Por qué algunos atletas tienen marcas circulares en su piel?

08 de Agosto de 2016 Actualizado: 08 de Agosto de 2016

Si vio en alguna foto o video de un atleta unos círculos morados en sus brazos o espalda, como por ejemplo en el caso del emblemático nadador olímpico Michael Phelps -así como otros atletas del equipo estadounidense- este artículo le explica de qué se tratan.

No son una marca especial ni la secuela de un tatuaje, sino que es el rastro de una milenaria terapia alternativa que se usa para mitigar el dolor, sobre todo para la vida tan exigida que lleva un atleta.

Se llama ventosaterapia o cupping (en inglés) y  consiste en aplicar ventosas -vasos de vidrio- calientes sobre la piel para crear succión e introducir calor en el organismo, con el fin de promover la circulación sanguínea, aliviar el dolor y proporcionar otros beneficios.

En la medicina tradicional china, las ventosas se remontan por lo menos a 2.000 años atrás, según una publicación de la revista PLoS ONE. Se cree que su objetivo es restaurar el flujo de “qi”  energía vital o fuerza de vida. Tradicionalmente los chinos creen que cuando un canal de energía se bloquea, el “qi” no puede pasar y en la superficie se forma una ulcera, inflamación o protuberancia.

Jennifer Dubowsky, una acupunturista que realiza esta práctica en el centro de Chicago, Illinois, desde el año 2002, comentó que el aumento de la popularidad de esta técnica se atribuye a que muchas  celebridades  y  atletas  que comenzaron a utilizarla recientemente, mostraron -sin reparos ante la prensa- las marcas circulares que dejan las ventosas en su piel.

La Dra. Dubowsky explicó que esta técnica cuenta con miles de años de antigüedad y no es exclusiva de los chinos ya que se utilizaron distintas variaciones de la ventosaterapia anteriormente, por ejemplo de parte de los antiguos egipcios y en otros países africanos, por los indios de América del Norte, por los primeros griegos y en otras partes de Asia y Europa. En uno de los libros de texto médicos más antiguos del mundo, el “Papiro de Ebers”, se describe cómo antiguos egipcios usaban esta terapia 1.550 antes de Cristo.

Las ventosas que se utilizaban podían ser de vidrio –como las que se usan ahora- pero también de bambú o de plástico y se colocaban sobre la piel del paciente para crear la succión.

[insert page=’3-razones-para-probar-la-ventosaterapia-o-cupping’ display=’template-relacionadas.php’]

Tradicionalmente se hacía con fuego y aún algunos especialistas la siguen utilizando de esa manera, aunque otros simplemente utilizan una versión moderna que utiliza una bomba adherida a la ventosa para crear el vacío, sin embargo el nadador Phelps parece estar utilizando la versión más antigua, que requiere calor y es más dolorosa.

Probablemente el paciente sienta una sensación de opresión en el área de la ventosa, explicó la doctora Dubowsky, pero luego se siente muy bien ya que esta acción relaja los músculos doloridos y libera su tensión.

Depende el paciente la ventosa se puede retener de 5 a 20 minutos. Algunos que la probaron dicen que bien valen esos minutos de dolor cuando la ventosa está presionando la piel, en comparación al alivio que sienten después. Debajo más ejemplos de atletas que se animaron a esta técnica y muestran sus círculos en su cuenta de Instagram.

Heading to another training. One day closer to our goal!!! #TEAMUSA I hope everyone is ready for opening ceremonies tomorrow!!!

Una foto publicada por Alex Naddour (@alex_naddour) el

Gee, I hope my #GoldenGoggles dress is open-backed.

Una foto publicada por Natalie Coughlin (@nataliecoughlin) el

TE RECOMENDAMOS