Robin Hood, valentía y cultura: defendiendo la civilización

Por JEFF MINICK
25 de Marzo de 2021 2:25 AM Actualizado: 25 de Marzo de 2021 2:25 AM

Recientemente, los alumnos de la Academia Gregory the Great, en Pensilvania, celebraron sus Días de Robin Hood anuales en un bosque del recinto escolar. Durante tres días, los chicos acamparon en el bosque —la primera noche llovió — y dispararon flechas, lucharon, caminaron por el bosque, cocinaron junto a la hoguera, escucharon historias de Robin Hood, cantaron viejas canciones populares y se reunieron para la oración matutina y vespertina y un servicio religioso.

La academia ofrece varios eventos similares a lo largo del año, diseñados en parte para poner a prueba a los chicos y ayudarlos a forjarse como hombres. Aunque solo asisten unos 60 alumnos a St. Gregory’s, la escuela ha ganado varios campeonatos estatales de fútbol y rugby. Además de la educación clásica que reciben, estos jóvenes estudian materias como arte, carpintería, música y ganadería (la escuela cría y sacrifica cerdos y pollos para el comedor).

Cuando los estudiantes se gradúan, han leído muchos libros canónicos de literatura y filosofía, su fe religiosa es fuerte y tienen un sólido conocimiento de la historia y la política.

Este bastión de la civilización occidental—mi yerno, graduado, forma parte del personal, y mi nieto mayor es estudiante de segundo año— debería darnos a todos un rayo de esperanza para el futuro.

¿Pero qué pasa con nuestra cultura en general? ¿Qué podemos hacer para preservar y promover nuestra civilización?

Robin Hood y Guy de Gisborne, 1832, por Thomas Bewick. Una impresión xilográfica de “Robin Hood: una colección de todos los antiguos poemas, canciones y baladas, que existen actualmente en relación con ese célebre forajido inglés, Biblioteca Estatal de Nueva Gales del Sur” (Dominio público)

Radicales

A veces la causa de conservación parece desesperada.

Durante casi medio siglo, la cultura estadounidense y nuestra comprensión tradicional del pasado sufrieron recortes y golpes. Como resultado de ese incesante asalto, lo que antes era la “contracultura” se convirtió en  poder establecido. Este sistema controla hoy la mayoría de nuestras universidades, con su ideología infiltrada en nuestras escuelas primarias y secundarias, y sus graduados sirviendo como gerentes y directores generales de muchas grandes empresas, así como en el control de muchas agencias en nuestros gobiernos federales y estatales.

Ya sea planificada o no, los resultados de esta infiltración son los mismos. El “Proyecto 1619”, la enseñanza de la teoría crítica de la raza en nuestras universidades y corporaciones e incluso en nuestro ejército, el desprecio de la literatura y el arte occidentales, la denigración de nuestra historia americana y de sus héroes, los ataques a los “hombres blancos europeos muertos”, son las flores venenosas que crecen de las semillas plantadas hace años.

La cultura de la cancelación nunca duerme

Y así continúa.

En su ensayo en interenet: Repugnantes enseñanzas de los profesores, el escritor y profesor Walter E. Williams nos da algunas muestras recientes de profesores universitarios radicalizados de todo el país. Aquí, Williams informa que el profesor de la Midwestern States University Nathan Jun escribió en Facebook: “Quiero que el mundo entero arda hasta que el último policía sea estrangulado con los intestinos del último capitalista, que a su vez es estrangulado con los intestinos del último político”. Richard Wolff, de la New School pidió “la abolición de las calificaciones”, afirmando que “son un medio para apuntalar el capitalismo”. Algunas de las otras citas de los profesores incluyen obscenidades que es mejor omitir en un periódico familiar.

Los que pretenden abolir nuestra historia, adoctrinarnos y cancelar nuestra cultura son infatigables en sus esfuerzos por subyugar al resto de nosotros.

Debido a esta dominación de nuestras instituciones, mucha gente tiene miedo de hablar cuando no está de acuerdo con ciertas ideas y cambios. Los estudiantes universitarios con opiniones diferentes deben censurar su discurso y sus opiniones, por miedo a las represalias en caso de que se manifiesten. Algunos trabajadores temen perder su empleo si se oponen a la organización marxista Black Lives Matter (BLM) o a los dictados de algún gobernador sobre las mascarillas y con razón, ya que las empresas y los empleadores han despedido a empleados que adoptaron estas posturas.

Este silenciamiento es un arma eficaz. Funcionó bien en el pasado en lugares como la Alemania nazi y la Rusia soviética, y sigue funcionando en lugares como la China comunista, Corea del Norte y Cuba.

Una practicante de Falun Gong es silenciada en la Plaza de Tiananmen, Beijing, después del 20 de julio de 1999 (Minghui.org)

Y ahora está funcionando en Estados Unidos.

Resistencia cultural

Por otro lado, conocí a muchas personas que defienden sin miedo sus derechos, sus opiniones y la preservación de nuestra cultura. Mis editores de The Epoch Times, una amiga de St. Paul, una mujer de 19 años que me escribió preguntando cómo podía fomentar la expresión de la verdad en nuestra cultura, un par de mis hijos, estos y otros son guerreros de corazón firme por la tradición.

En un artículo de The College Fix publicado el pasado mes de enero, la editora Jennifer Kabbany analiza a los profesores Rachel Fulton Brown y Bruce Gilley y los ataques que han sufrido por sus investigaciones académicas. Brown, que enseña historia en la Universidad de Chicago, fue objeto de críticas por su defensa de la civilización occidental y su ensayo “Tres hurras por los hombres blancos”, que celebraba “el apoyo de los hombres a los ideales de la caballería, el matrimonio consensuado, el voto y la libertad de expresión”. Como consecuencia, se le denegó el ascenso a profesora titular.

Bruce Gilley, profesor de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Portland, ha sido atacado por sus colegas y otros por su artículo académico The Case for Colonialism (El caso del Colonialismo). Kabbany informó que “el artículo fue retirado después que el editor de la revista [Third World Quarterly] recibiera amenazas de muerte creíbles”. Más recientemente, el libro de Gilley The Last Imperialist (El último imperialista) fue retirado de la publicación en el último minuto sin ninguna explicación.

Sin embargo, ambos profesores incondicionales siguen luchando contra esa supresión. Gilley sigue buscando un editor para su libro e incluso fundó un “grupo de lectura de crítica a BLM” para estudiantes, con las habituales y previsibles protestas.

En el artículo de Kabbany sobre Gilley y Brown, este último ofrece un excelente consejo para el resto de los que buscamos preservar el pasado y nuestra cultura: “Aprendí que, mediante la valentía, la perseverancia, la sensatez y la determinación se puede vencer, pero se necesita un estómago de hierro. La mayoría de la gente no puede reunir fuerzas sola. Necesitan apoyo. Necesitan aliados”. Y añadió: “No es fácil mantenerse desafiante cuando parece que todo el mundo en su especialidad se regocija en su inminente caída, pero ayuda si puedes reírte. [N]o importa lo horrible que sea mi calvario, he mantenido una sonrisa en mi rostro. Nunca dejé que me robaran la alegría, lo que curiosamente enfadó a mucho a mis verdugos”.

El resto de nosotros

En una conversación reciente, una amiga me dijo que acababa de ver “Las aventuras de Robin Hood”, con Errol Flynn y Olivia de Havilland. Comentaba la valentía y la franqueza tanto de Robin Hood como de Lady Marian, y se preguntaba si la mayoría de los estadounidenses podrían mostrar ese valentía actualmente frente a la opresión. Al igual que ella, vi esta película varias veces; fue la primera “película nocturna” que mis padres me permitieron ver hace muchos años, y se la mostré varias veces a mis hijos. Y después de nuestra llamada telefónica, saqué “Robin Hood” de una biblioteca local y la volví a ver.

Póster de 1938 de “Las aventuras de Robin Hood”, un clásico de la aventura (Warner Bros)

Y, al igual que mi amiga, la valentía de Robin y Marian al enfrentarse al rey Juan y al sheriff de Nottingham me conmovió. Ambos personajes se pronunciaron con valor contra la injusticia y actuaron en consecuencia. Ninguno de los dos dejó que el miedo al encarcelamiento o incluso a la muerte les impidiera hacer lo correcto.

A diferencia de los profesores Brown y Gilley, que son guerreros de primera línea en las guerras culturales, yo estoy en la parte de atrás de esa batalla. Me siento delante de una pantalla de computadora muchas horas al día componiendo artículos como éste. Pero la chica universitaria que recibe los golpes por sus opiniones en clase, el tipo que se niega a asistir a un taller de teoría racial crítica en su lugar de trabajo, la profesora de instituto que deja de lado el texto asignado y enseña los matices de la historia de Estados Unidos a riesgo de su puesto de trabajo; estos son los verdaderos héroes modernos en la lucha por proteger la tradición y la cultura.

El emblemático H.L. Mencken escribió una vez: “Está bien enfrentarse a las ametralladoras para conseguir la inmortalidad y una medalla, pero ¿no está bien también enfrentarse a la calumnia, la injusticia y la soledad por la verdad que hace libres a los hombres?”.

Sigamos el consejo del profesor Brown de encontrar aliados y vivir con alegría, y luego hagamos frente a los que quieren arrasar nuestra cultura y quitarnos la libertad.

Al fin y al cabo, es algo bueno, ¿no?

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Hoy, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.