Rohrabacher quiere ponerse de pie por la libertad si es elegido secretario de estado

30 de Noviembre de 2016 Actualizado: 30 de Noviembre de 2016

HUNTINGTON BEACH, California—Un republicano de California, miembro del Congreso y quien fuera alguna vez escritor de los discursos a Ronald Reagan, está en carrera para ser Secretario de Estado en la nueva administración de Trump. Y ya tiene algunas ideas claras sobre qué hará si es elegido.

“Estados Unidos tiene que ser un ejemplo para otros, un país que se pone de pie por sus principios, libertad y las cosas que se relacionan directamente con la gente común y sus vidas a través del mundo en una forma positiva”, dijo el representante Dana Rohrabacher en una entrevista en su oficina el 28 de noviembre.

“No deberíamos quedarnos callados cuando gángsteres y dictadores de todo el mundo están oprimiendo y asesinando a su propia gente”.

Hasta la noche del lunes, Rohrabacher iba último en una encuesta online en el sitio web Breitbart donde se preguntaba a quién debería escoger Trump para secretario de estado. Venía detrás del ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani; el ex embajador de la ONU, John Bolton; el ex director de la CIA, David Petraeus; y el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney.

Rohrabacher fue elegido por primera vez para el congreso en 1988, y este es su 13er mandato representando al distrito 48 de California, que incluye el condado costero Orange County. Se le conoce como el “congresista surfista”, y tiene una gran tabla de surf montada en la pared de su oficina en Huntington Beach.

El congresista fue asistente del secretario de prensa de Reagan durante sus campañas presidenciales de 1976 y 1980 y escribió discursos para el presidente durante ocho años. Fue uno de los escritores para el famoso discurso de Reagan en Berlin que pidió al líder soviético Mikhail Gorbachev que “derribe este muro”.

Ha sido también una voz crítica del Partido Comunista Chino (PCCh) durante su carrera, pidiendo boicotear las Olimpiadas de Beijing 2008 y co-auspició cuatro resoluciones de Casa de Representantes condenando la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia chinos: Las resoluciones concurrentes 188 y 304, y las resoluciones 605 y 343.

Dana Rohrabacher. (Lisa Fan/Epoch Times)
Dana Rohrabacher. (Lisa Fan/Epoch Times)

“No hay cumplimiento de alguna de las garantías que asegure que sepamos que, si alguien consigue un trasplante de riñón, que éste órgano no provenga de un practicante de Falun Gong que fue arrojado a prisión y asesinado exactamente cuando ese riñón se ordenó”, dice Rohrabacher.

“Tenemos que detener esto, y sin duda estará alto en mi lista de prioridades [como secretario de estado]”.

Según un informe de Breitbart, Rohrabacher propuso crear una alianza entre naciones que piensan igual: Japón, Rusia, India y Estados Unidos, con el fin de vigilar el poder e influencia de China.

El congresista también quiere renegociar las reglas del comercio con China en una forma mas “equilibrada”.

“Lo que hemos hecho en los últimos 30 años con China, 40 en realidad, es construir una economía y estructura económica y creado más y más riqueza, pero la riqueza luego era controlada por un pequeño grupo de personas”, dice.

Rohrabacher dice que Estados Unidos y otras naciones deberían interesarse en enfocarse más sobre los derechos humanos con líderes extranjeros, como los jefes del PCCh, y dejar saber claramente al mundo lo que se discute. Esto enviará un mensaje no solo a los líderes de un país, sino también a sus ciudadanos, de que el pueblo estadounidense está del lado de la gente que quiere una sociedad más libre y un mundo mas pacífico.

“Es de nuestro interés en cierta forma, pero también es lo que moralmente hay que hacer”, dijo.

“Si yo fuera secretario de estado, en cualquier viaje que tenga a Beijing, me aseguraría también visitar presos políticos y practicantes de Falun Gong y otra gente que está luchando”, dijo el congresista. “Si el gobierno no quiere que hagamos eso, no iría”.

Rohrabacher dice que en las décadas recientes, los estadounidenses se han alejado de las tradiciones espirituales del pasado. Esto ha hecho más difícil que el estadounidense promedio se identifique con los ciudadanos chinos que no tienen libertad de creencia.

“Necesitamos alzar la voz, ya sea como secretario de estado o miembro del congreso, o si solo fuera alguien que es un buen ciudadano. Incluso esa gente que no cree en Dios debería entender la importancia de la libertad de religión”, concluyó.

TE RECOMENDAMOS