Roles de género de un esposo y una esposa en el hogar: Manual de etiqueta para caballeros de 1880

Por The Epoch Times
22 de Julio de 2022 6:07 PM Actualizado: 22 de Julio de 2022 6:07 PM

El marido, en efecto, debe comportarse con su mujer como corresponde a un perfecto caballero , considerándola como la “mejor dama de la tierra”, a quien, por encima de todos los demás seres terrenales, debe suprema lealtad. 

El HOGAR  es el reino de la mujer, y allí reina supremamente. Embellecer ese hogar, hacer feliz la vida de su esposo y de los seres queridos encomendados a ella, es la honrosa tarea que corresponde a la esposa realizar. Toda alabanza sea para aquella que gobierna en ese reino, que aquellos criados bajo su techo “se levantarán y la llamarán bienaventurada”.

UNA CASA

Después del matrimonio, uno de los primeros requisitos para la felicidad es un hogar. Esto rara vez se puede encontrar en una casa de huéspedes o en un hotel, y no siempre bajo el techo de los padres del esposo o la esposa. Lo más frecuente es que se encuentre en una casa o incluso en una cabaña, aparte de la asociación inmediata de parientes o amigos, conocidos o extraños, y aquí el esposo y la esposa pueden comenzar en realidad esa nueva vida con la que han soñado con cariño; y de sus propias acciones debe depender su futuro bienestar.

COMPAÑIA EN EL HOGAR

El esposo y la esposa deben recordar, al comenzar su vida de recién casados, que deben ser compañeros de por vida, que el afecto que han poseído y expresado como amantes debe madurar en una devoción de por vida por el bienestar y la felicidad del otro, que la la amistad más íntima debe engendrarse de su amor temprano, y que cada uno debe vivir y trabajar para el otro. Deben tratar de ser buenos compañeros entre sí, de modo que cada hora que pasen juntos sea agradable para ambos. Deben aspirar a tener los mismos gustos para que lo que uno disfruta sea igualmente agradable para el otro, y lo que es desagradable para uno no lo sea menos para el otro. Cada uno debe ceder en asuntos en los que es correcto ceder, y ser firme solo en lo que se refiere al deber. Deben permanecer siempre con una confianza firme en los demás, para que cada uno pueda decir al mundo: “Poseo uno en cuyo carácter y corazón puedo apoyarme como en una roca”.

CONDUCTA DEL ESPOSO Y LA ESPOSA

Que nunca engañen al otro, ni hagan nada para quebrantar la confianza del otro, porque una vez engañado, el corazón nunca puede volver a confiar plenamente. La búsqueda de fallas solo debe hacerse mediante una crítica suave y moderada, y luego con palabras amorosas y miradas agradables. Hay que tener en cuenta las debilidades del otro y, al mismo tiempo, esforzarse por evitarlas mutuamente. En aras del mejoramiento mutuo, el esposo y la esposa deben recibir y darse correcciones el uno al otro con un espíritu de bondad, y al hacerlo se prepararán para el trabajo que Dios les da a los padres, entrenar vidas para que sean útiles aquí y en el más allá. Su lema debe ser “fiel en todo hasta la muerte”, y deben ser tolerantes con las peculiaridades de los demás.

Que ambos guarden una estricta vigilancia sobre sus lenguas, para que ninguno pueda pronunciar nada grosero, despectivo o severo, y cuiden su temperamento, para que ninguno se apasione o se vuelva hosco o malhumorado en presencia del otro. No deben esperar demasiado el uno del otro; si alguno ofende, es parte del otro perdonar, recordando que nadie está libre de faltas, y que todos estamos constantemente en error.

Si, por casualidad, después de haber entrado en las severas realidades de la vida, descubren que han cometido un error, que no están bien emparejados, entonces deben aceptar lo inevitable y resistir hasta el final, “en las buenas y en las malas”; porque solo así pueden encontrar consuelo por haber descubierto, demasiado tarde, que no eran aptos para una compañía de por vida. Un periodista ha dicho: “Ninguna lección aprendida por la experiencia, por agudamente enseñada y tristemente ganada, puede iluminar los sentidos entumecidos que el amor ha adormecido con su mágica fascinación; y las cosas tan claras como el sol en el cielo para otros son oscuras como la noche, insondables como el mar, para los que se dejan amar antes de probar”.

DEBERES DE LA MUJER CON SU ESPOSO

La esposa debe recordar que sobre ella recae, en la mayor medida posible, el deber de hacer feliz el hogar. Ella no debe hacer nada para que su esposo se sienta incómodo, ya sea mental o físicamente, pero por otro lado debe esforzarse al máximo de su capacidad para hacer lo que esté mejor calculado para complacerlo, mostrándole continuamente que su amor, puesto en el altar, permanece firme, y que ninguna vicisitud de la fortuna puede cambiarlo o disminuirlo.

Nunca debe entregarse a ataques de mal genio, histeria u otros hábitos de mala educación, que, aunque fáciles de vencer al principio, crecen y se fortalecen con la indulgencia, si conserva a su esposo como su amante y su amigo más querido y cercano. Ella debe ser tan limpia y ordenada en cuanto a su vestido y apariencia personal en el hogar como cuando aparece en sociedad, y sus modales para con su marido deben ser tan amables y agradables cuando está sola con él como cuando está en compañía. Ella debe tener en cuenta que conservar la buena opinión de su marido vale mucho más que ganarse la buena opinión de cientos de devotos de la sociedad, y que como ella posee el amor y la confianza de su marido, así recibirá el respeto y estima de todos sus amigos.

Ella debe tener cuidado de no confiarle a otra persona cualquier pequeño malentendido o pequeña pelea entre ella y su esposo, en caso de que ocurra. Este es el método más seguro de ampliar cualquier ruptura de la armonía que pueda ocurrir entre marido y mujer, porque cuanto más se hable de tales malentendidos y cuantos más consejos reciba ella de sus confidentes, hay menos probabilidad de que las relaciones armoniosas se reanuden rápidamente.

LA ESPOSA UNA COMPAÑERA

Una esposa debe actuar abierta y honorablemente con respecto a los asuntos de dinero, llevando una cuenta exacta de sus gastos y protegiéndose cuidadosamente contra cualquier extravagancia; y mientras su esposo trabaja diligentemente, ella debe tratar de alentarlo, por su propia frugalidad, a ser económico, ahorrativo, emprendedor y próspero en su negocio, para que pueda estar mejor capacitado, a medida que pasan los años y los cuidados familiares aumentan fuertemente en cada uno, para permitirse todas las comodidades y quizás algunos de los lujos de un hogar feliz. Ninguna condición es desesperada cuando la esposa posee firmeza, decisión y economía, y ninguna prosperidad exterior puede contrarrestar la indolencia, la locura y la extravagancia en el hogar. Debe consultar la disposición y los gustos de su esposo, y esforzarse por conducirlo a pensamientos elevados y nobles, metas elevadas y comodidad temporal; estar siempre lista para darle la bienvenida a casa, y en su compañía apartar sus pensamientos de los negocios y conducirlo al disfrute de las comodidades y la felicidad del hogar. La influencia de una buena esposa sobre su esposo puede ser muy grande, si la ejerce en la dirección correcta. Ella debe, sobre todo, estudiar para conocer la disposición de su marido, y si, acaso, se encuentra unida a un hombre de temperamento rápido y violento, se requiere la mayor discreción, así como una perfecta ecuanimidad de su parte. porque ella debería tener un control tan perfecto sobre sí misma como para calmar sus espíritus perturbados.

LOS DEBERES DEL ESPOSO

No debe suponerse que incumbe únicamente a la esposa hacer feliz la vida conyugal y el hogar. Ella debe ser secundada en sus nobles esfuerzos por aquel que la apartó de su propio hogar paterno y amables amigos, para ser su compañera a lo largo de la peregrinación de la vida. Él la ha colocado en un nuevo hogar, provisto de las comodidades que le permiten sus medios, y la corriente completa de la vida de ambos ha cambiado. Su deber constante con su esposa es ser siempre amable y atento, amarla como se ama a sí mismo, incluso sacrificando su propia comodidad personal por la felicidad de ella. Dar su afecto por ella, debe surgir una amistad y compañerismo, como no se posee hacia ninguna otra persona. Sus tardes y momentos libres deben estar dedicados a ella, y estos deben ser utilizados para su progreso intelectual, moral y social.

Los cuidados y preocupaciones de los negocios no deben excluir las atenciones debidas a la esposa y la familia, mientras que él debe mantenerla cuidadosamente informada de la condición de sus asuntos comerciales. Muchas esposas son capaces de dar a su marido importantes consejos sobre varios detalles de su negocio, y si conoce la condición de sus asuntos pecuniarios, podrá controlar sus gastos en consecuencia.

Es deber del esposo unirse a su esposa en todos sus esfuerzos para instruir a sus hijos, delegar en ella todos los asuntos relacionados con su disciplina, ayudándola en este respecto según lo requiera. En los asuntos domésticos, la esposa gobierna predominantemente, y él nunca debe interferir con su autoridad y gobierno en esta esfera. Es su deber y debe ser su placer acompañarla a la iglesia, a las reuniones sociales, a las conferencias y a los lugares de entretenimiento que ambos disfrutan y aprecian mutuamente. De hecho, no debe asistir a una reunión social a menos que esté acompañado por su esposa, ni ir a un espectáculo nocturno sin ella. Si no es un lugar apropiado para que asista su esposa, tampoco lo es para él.

Si bien debe dar a su esposa su perfecta confianza en su fidelidad, confiando implícitamente en su honor en todo tiempo y en todo lugar, debe, por su parte, permanecer fiel y constante con ella, y no darle motivo de queja. Debe pasar desapercibida cualquier peculiaridad desagradable y errores, cuidando en el momento oportuno, y sin ofender, recordárselos, con la idea de que ella los corrija. Él nunca debe tratar de quebrantarla de cualquier hábito desagradable o peculiaridades que pueda poseer, ridiculizándolos. Debe alentarla en todos sus planes para promover el bienestar de su hogar, o en esfuerzos loables para promover la felicidad de los demás, dedicándose a tales obras de benevolencia y caridad que los deberes de su hogar le permitan realizar.

El marido, en efecto, debe comportarse con su mujer como corresponde a un perfecto caballero, considerándola como la “mejor dama de la tierra”, a quien, por encima de todos los demás seres terrenales, debe lealtad primordial. Si él se esfuerza en actuar así, su buen sentido y juicio le dictarán las muchas pequeñas cortesías que se le deben, y que toda buena esposa no puede dejar de apreciar. La observancia de las reglas de cortesía en ninguna parte es más deseable que en el círculo doméstico, entre marido y mujer, padres e hijos.

Lo anterior es un extracto de “Nuestro Comportamiento”, un código de modales para la sociedad refinada de John H. Young AM, publicado en 1881. Lo ofrecemos con la esperanza de promover una conducta caballerosa entre los hombres, jóvenes y mayores, en el mundo a menudo desequilibrado de hoy. 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.