Rusia compite con China por la venta de armas a Pakistán

Por Frank Fang - La Gran Época
22 de Abril de 2019 Actualizado: 22 de Abril de 2019

Durante años, Beijing ha sido el mayor proveedor de armas de Islamabad, con las compras de material de defensa como elemento clave de sus estrechos vínculos. Ahora, Rusia está buscando incursionar en el mercado de armas de Pakistán.

El 15 de abril, la agencia de noticias rusa RIA Novosti informó que Pakistán expresó interés en hacer una gran compra de equipo militar ruso, citando los comentarios de Konstantin Makienko, subdirector del grupo de expertos de defensa del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, con sede en Moscú.

El importe total podría superar los 9000 millones de dólares, según Makienko, quien agregó que Pakistán probablemente compraría aviones de combate pesados y de peso medio, sistemas de defensa aérea de medio y corto alcance, helicópteros de combate, tanques y buques de guerra rusos.

Makienko nombró dos tipos de material bélico ruso que probablemente estarán en la lista de compras de Islamabad: el nuevo avión de combate polivalente ruso MiG-35 y el helicóptero de transporte pesado Mi-26T2.

Las autoridades pakistaníes no han confirmado esta compra prevista, ni los medios de comunicación pakistaníes han informado sobre ella hasta ahora.

Sin embargo Makienko señaló que, dada la baja competitividad del mercado militar en Pakistán, que está dominado por China, es probable que Rusia reciba condiciones extremadamente favorables en los contratos de compra.

Añadió que Pakistán no hizo solicitudes como la transferencia de tecnología o la localización de la producción como condiciones para ninguna compra.

China suministró armas por valor de más de 6400 millones de dólares a Pakistán entre 2008 y 2018, lo que lo convierte en el mayor proveedor de Pakistán, según datos del instituto independiente de investigación de armas SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), seguido por Estados Unidos con 2500 millones de dólares e Italia con 471 millones de dólares.

En la actualidad, los aviones de combate de fabricación china constituyen la mayor parte de la flota de aviones de combate de Pakistán: el Chengdu J-7 y el JF-17 Thunder. El primero fue fabricado a partir del jet ruso MiG-21, mientras que el segundo fue desarrollado conjuntamente por la empresa aeroespacial estatal pakistaní Complejo Aeronáutico Pakistaní (PAC) y la empresa estatal china Chengdu Aircraft Industry Corporation.

En 2016 se firmó uno de los mayores acuerdos de armamento militar entre China y Pakistán, con la venta de ocho submarinos de ataque diesel-eléctricos chinos fabricados por la estatal China Shipbuilding Trading Corporation, que serán entregados a la Armada de Pakistán en 2028, según el periódico pakistaní en idioma inglés The Express Tribune.

Aparte de la venta de armas, hubo otras señales recientes de que Rusia y Pakistán planean reforzar sus lazos militares.

El 24 de marzo, la Agencia Federal de Noticias de Rusia (FAN) reportó sobre los comentarios del Mayor General pakistaní Asif Ghafoor sobre la ampliación de la cooperación en materia de defensa entre Moscú e Islamabad. Ghafoor dijo que podría haber más contratos militares entre los dos países, ya que Pakistán acababa de recibir sus pedidos de helicópteros de ataque rusos Mi-35, una compra realizada en 2015.

Una semana después, el 30 de marzo, altos funcionarios no identificados del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán dijeron al diario local en idioma inglés The Nation que Islamabad y Moscú habían acordado intercambiar visitas de alto nivel con mayor frecuencia, siendo la defensa el principal componente de los crecientes vínculos entre ambos países.

Rusia y China están compitiendo por atraer clientes para sus equipos militares en todo el mundo. La agencia de noticias rusa TASS, en un editorial publicado el 29 de marzo, señaló que China era un competidor del mercado en la venta de submarinos, citando el caso de la armada de Tailandia que eligió comprar submarinos de China en lugar de los astilleros navales en Rusia, Corea del Sur o Alemania.

El diario en idioma inglés The Nation, de Tailandia, informó en marzo de 2017 que el primer ministro tailandés Prayut Chan-o-cha confirmó la compra de tres submarinos a China, pero que el país solo pagó por dos, ya que el tercero sería un “regalo gratuito”.

En septiembre de 2018, el South China Morning Post informó que Tailandia redujo el número de submarinos comprados a solo uno, después de que políticos locales se opusieran al acuerdo por su elevada carga financiera.

TASS declaró que la empresa estatal china China Shipbuilding Industry Corporation anunció recientemente que al menos ocho países estaban interesados en comprar sus submarinos, entre ellos Argelia, Cuba y Venezuela, noticias que “es poco probable que sean agradables para los constructores navales rusos”.

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS