Rusia y EE. UU. parecen más cerca de extender tratado de control de armas nucleares

Por ELLA KIETLINSKA
20 de Octubre de 2020 6:42 PM Actualizado: 20 de Octubre de 2020 6:42 PM

El último pacto estratégico de control de armas nucleares entre Estados Unidos y Rusia parecía estar encaminado a ganar una prórroga de un año ya que el martes Washington acogió con beneplácito una propuesta de Moscú, siempre que ambas partes congelen todos los despliegues de ojivas nucleares durante ese período y el acuerdo sea verificable.

El aparente avance que se produjo después de meses de difíciles conversaciones parece reducir la brecha entre ambas partes sobre el destino del Nuevo Tratado para la Reducción de Armas Estratégicas (START) de 2010, que expirará en febrero de 2021.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo en una declaración el martes que Rusia propone extender el Nuevo Tratado START por un año y está listo junto con Estados Unidos para hacer un compromiso de “congelar los arsenales existentes de ojivas nucleares” en poder de ambas partes durante este período.

Sin embargo, la propuesta rusa sólo puede ser implementada si Estados Unidos “no agrega ninguna condición adicional con respecto a la congelación de los arsenales”, dijo la declaración.

Durante el período de prórroga ambas partes pueden “mantener conversaciones bilaterales exhaustivas sobre el futuro del control de los misiles nucleares, con la discusión obligatoria de todos los factores que pueden influir en la estabilidad estratégica”, dice la declaración.

La desaparición del tratado levantaría todas las restricciones restantes sobre los despliegues de ojivas nucleares estratégicas y los misiles y bombarderos que las transportan, haciendo posible una carrera armamentista entre las mayores potencias de armas nucleares del mundo.

Sin embargo, la declaración publicada por el ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia el martes sugiere que las posiciones de los dos países se habían acercado.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Morgan Ortagus, acogió con satisfacción la oferta rusa y dijo en una declaración que Estados Unidos aprecia “la voluntad de avanzar en la cuestión del control de las armas nucleares”.

“Estados Unidos están preparados para reunirse de inmediato para ultimar un acuerdo verificable. Esperamos que Rusia faculte a sus diplomáticos para que hagan lo mismo”, dijo Ortagus.

Su declaración destacó una cuestión que las partes tendrían que resolver para allanar el camino a una extensión de un año del Nuevo START: cómo verificarán que el otro se adhirió a la congelación del despliegue de ojivas.

El tratado puede extenderse hasta cinco años más allá de su vencimiento el 5 de febrero con el acuerdo de los presidentes de Estados Unidos y Rusia.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, pronuncia un discurso en la Conferencia de Seguridad de Munich 2020 (MSC), el 15 de febrero de 2020, en Munich, Alemania. (Johannes Simon/Getty Images)

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo el viernes en una conferencia de seguridad rusa que el ministerio de Relaciones Exteriores del país remitió una propuesta a Estados Unidos presentando su “enfoque integral de la estabilidad estratégica”.

La propuesta estadounidense enviada en respuesta contenía “condiciones previas para la extensión del Nuevo START”, que “han sido formuladas tanto fuera del propio Tratado como fuera de nuestro marco de referencia”, dijo Lavrov en la conferencia a la que también asistió el presidente ruso Vladimir Putin.

Putin propuso en esa conferencia “extender el Tratado que ahora está en vigor incondicionalmente por lo menos un año para tener la oportunidad de mantener conversaciones sustanciales sobre todos los parámetros de los problemas que están regulados por tratados de este tipo”.

“Está claro que tenemos nuevos sistemas de armas de los que la parte estadounidense carece, al menos por el momento. Pero nosotros no nos negamos a discutir este aspecto del asunto también”, dijo Putin.

Putin aprobó en junio los cambios en la política de disuasión nuclear de Rusia, que permite al país utilizar armas atómicas, no sólo en respuesta a un ataque nuclear, sino también para responder a los ataques convencionales dirigidos contra el gobierno y la infraestructura militar crítica de la nación.

Desafíos de cara a las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia

El teniente general Thomas Bussiere, Comandante Adjunto del Comando Estratégico de Estados Unidos y el enviado de control de armas de Estados Unidos, el Mariscal Billingslea, hablan en una conferencia de prensa el 23 de junio de 2020 en Viena, Austria. Ambos se reunieron con el viceministro de relaciones exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, para hablar sobre el arsenal nuclear de sus países. (Thomas Kronsteiner/Getty Images)

El nuevo tratado START restringe más del 90 por ciento de la disuasión nuclear de Estados Unidos, menos de la mitad de la de Rusia y ninguna de la de China, dijo el 14 de octubre el enviado presidencial especial de Estados Unidos para el control de armas, Marshall Billingslea, en un acto celebrado por Heritage Fundation, con sede en Washington.

Rusia y Estados Unidos juntos poseen más del 90 por ciento del total de ojivas nucleares del mundo en 2020, según la Federación de Científicos Estadounidenses, que contabilizó 6372 ojivas para Rusia y 5800 para Estados Unidos. Para China contabilizó 320 ojivas nucleares, aunque se desconoce el número real.

El nuevo tratado START se negoció hace una década cuando la situación en el mundo era muy diferente a la de hoy, dijo Billingslea. Desde entonces, añadió, Rusia invadió Crimea y desestabilizó Ucrania, y por su parte, China acumuló su arsenal nuclear.

Para abordar la consideración de la seguridad nacional y mantener el equilibrio estratégico en el mundo, el nuevo tratado debe ser multilateral y debe incluir a China, dijo Billingslea.

Estados Unidos pidió que se incluyera a China en un tratado más amplio que reemplace al Nuevo START, pero China rechazó esa propuesta.

Estados Unidos indicó a los rusos que está “dispuesto a extender el nuevo tratado START por algún período de tiempo, siempre que ellos a cambio acepten una limitación, una congelación de su arsenal nuclear. Nosotros estamos dispuestos a hacer lo mismo”, dijo Billingslea.

“No podemos estar de acuerdo con eso y no podemos estar de acuerdo con una construcción que deje sin abordar el 55 por ciento o más del arsenal ruso, por lo que hemos propuesto un compromiso”, agregó Billingslea.

Billingslea enfatizó que el acuerdo debería ser verificable. Los rusos “son violadores en serie del tratado, por lo que hemos propuesto una serie de medidas que darían cierta confianza en su cumplimiento de la congelación y estamos dispuestos a adoptar medidas recíprocas por nuestra parte”, dijo.

Además el acuerdo que se negociará con Rusia debe tener un formato que permita extenderlo a China en el futuro, dijo Billingslea.

El  nuevo tratado START fue firmado en 2010 por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el presidente ruso, Dmitry Medvedev. El pacto limita a cada país a no más de 1550 ojivas nucleares desplegadas y 700 misiles y bombarderos desplegados y prevé inspecciones exhaustivas in situ para verificar el cumplimiento.

Después de que tanto Moscú como Washington se retiraron el año pasado del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio de 1987, el nuevo START es el único acuerdo de control de armas nucleares que queda entre los dos países.

Con información de Reuters y The Associated Press.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China, Rusia, Irán y Cuba están contribuyendo a la inestabilidad de América Latina

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.