Ruta 395 de California: El mejor viaje por carretera del que nunca haya oído hablar

Por TIM JOHNSON
17 de Octubre de 2020
Actualizado: 17 de Octubre de 2020

Parece que vi Tahoe hace ya mucho tiempo. A través del asfalto que corta el desierto delante de mí, en mi parabrisas —era la única interrupción hecha por el hombre cortando este paisaje árido y escabroso de color marrón, beige y el ocasional toque de color rosa— descendiendo hacia el calor.

A mi alrededor, casi podía sentir las corrientes térmicas subiendo desde el fondo del valle, a pesar de poner el aire acondicionado al máximo. Más adelante, está la cuenca de Badwater, el punto más bajo de esta ruta, y de todo el país. Es el punto final de un viaje que estuvo lleno de tantas subidas, a lo largo del camino.

Es el mejor viaje por carretera del que nunca haya oído hablar. La Ruta 395 de EE. UU., una autopista de dos carriles que cruza el lado tranquilo de California, se extiende desde el sur del Lago Tahoe hasta el Valle de la Muerte, pasando por bosques, montañas, lagos y arenas, atravesando la Sierra Nevada Oriental, el desierto de Mojave y los flancos del Monte Whitney —el pico más alto de Estados Unidos continental. En el medio, encontrará mucho de lo que hace especial a la carretera abierta, desde pueblos fantasmas a estaciones de esquí y pequeños pueblos con grandes sorpresas.

¿Y la mejor parte? Puede que lo tenga todo para usted.

Lago Tahoe

Situado a ambos lados de la frontera entre California y Nevada, esta masa de agua de una milla de altura (la altitud en la superficie es de más de 6000 pies, y las profundidades por debajo pueden alcanzar los 1000 pies) es el mayor lago alpino de América del Norte. Pero, por supuesto, es mucho más que eso. Durante mucho tiempo fue el lugar de escape favorito de los habitantes del norte de California, sus aguas frías y sus pinos frescos proporcionan alivio en el verano, y las laderas y senderos cercanos albergan el esquí, el snowboard y las raquetas de nieve en el invierno. Y en el lado de Nevada, todo se siente un poco como Las Vegas a escala (aunque rodeado de bosque). Empieza aquí, luego gire al sur, por la 395, en busca de oro.

Parque Histórico del Estado de Bodie. (Visite California/Myles McGuinness)
El pueblo fantasma de Bodie. (Kenzos/Shutterstock)

Bodie

Una vez fue el hogar de miles de almas esperanzadas. Esta ciudad de la fiebre del oro tuvo un gran auge en la segunda mitad del siglo XIX, con cientos de restaurantes, unas cinco docenas de salones, e incluso un hipódromo que mantenía ocupados a los mineros. Era un verdadero lugar del Viejo Oeste, con tiroteos en las polvorientas calles del distrito de la luz roja. Ahora es un parque histórico del estado, y todavía mantiene esa sensación: si entrecierra los ojos, solo un poco, puede viajar en el tiempo, más de un siglo.

Aunque todavía hay muchas estructuras en pie, abandonadas en un estado de “decadencia detenida”, se mantienen lo más parecido a la forma que tenían cuando la ciudad pasó a manos del gobierno en 1962. Se puede observar a través de las ventanas y notar que las cosas se ven un poco como si todos hubieran salido del edificio, hace un momento —los lugares quedaron intactos, todavía están las mesas de la cena, al igual que las ruletas, listas para girar, a la espera de un poco de acción.

Formaciones de toba en el lago Mono. (Michael_Bußmann/Pixabay)

Lago Mono

Extraño y hermoso, este antiguo lago, a lo largo de la ruta, tiene un muy alto grado de salinidad, que resulta en un número de manifestaciones únicas. Una de ellas, las aves. Debido a la cantidad de sal, el Mono tiene un floreciente ecosistema de camarones en salmuera, que atraen hasta 2 millones de aves migratorias, un paraíso para los observadores de aves. Otra: las Torres de Tufa, una serie de estructuras naturales de carbonato de calcio blanco que se elevan fuera del agua —algunas de ellas como un conjunto de dientes irregulares— brillan de blanco al sol, creciendo hasta una altura de unos tres pisos. Conduzca hasta la orilla a lo largo de un camino tortuoso, tome sus fotos, y luego proceda a bajar por la 395.

Lago Mammoth. (Sunae_Yang/Pixabay)

Lago Mammoth

Entre Mono y Mammoth, bordeará la puerta trasera del famoso Parque Nacional de Yosemite, una parada que vale la pena, antes de dirigirse más al sur. Pequeño pero poderoso (hogar de unas 8000 personas), Lago Mammoth es una verdadera ciudad de esquí de California, hogar del pico más alto del estado con servicio de telesillas. Pero incluso si no está interesado en ponerse los esquíes o una tabla de snowboard, hay mucho aquí para mantenerse ocupado. Encuentre unas cuantas cascadas (Rainbow Falls, por ejemplo, se sumerge a 101 pies en una cascada brillante), y luego visite la Galería de los Lagos Gemelos, construida en la década de 1930 por el artista Stephen H. Willard, que pintó escenas icónicas del Oeste. Vengan aquí a ver su casa y sus obras —todavía se siente muy vivida— de la mejor forma, en parte porque los actuales propietarios todavía pasan sus veranos aquí, y le dan la bienvenida a los visitantes en su interior.

Monte Whitney. (Zeimusu., (CC BY 1.0))

El Monte Whitney

Salga de la carretera principal para atravesar el denso bosque y las curvas de la autopista, las cuales presentan una nueva e impresionante vista de un sendero que conduce a su helada cumbre de 14,500 pies, el pico más alto de Estados Unidos. Incluso el estacionamiento se encuentra a 8300 pies. Puede que no esté preparado para hacer el difícil ascenso, hasta la cima, pero aún así puede dar los primeros pasos por el sendero y luego visitar una rústica tienda de recuerdos donde la persona que está detrás de la caja registradora compartirá algunas historias memorables sobre los que han intentado hacerlo, obteniendo (a menudo) resultados mixtos.

Lone Pine, California. (Bishopvisitor. (CC BY-SA 4.0))

Lone Pine

Si este lugar le resulta familiar, hay una muy buena razón para eso. Caminado por el pueblo, puede que recuerde algunas escenas famosas de los literalmente cientos de películas filmadas aquí. Los alrededores de Alabama Hills han servido de escenario para unas 400 películas. Tome un tour autoguiado de estas rocas de monzogranito, donde John Wayne cabalgó en una docena de películas diferentes, donde “Gladiador” y “La Guerra de las Galaxias” tuvieron momentos memorables, y donde Humphrey Bogart pereció en “High Sierra”. Luego regrese al pueblo para pasar tiempo en el famoso Museo de Historia del Cine Occidental, que conmemora los clásicos, al igual que los favoritos más recientes.

Valle de la Muerte por carretera. California. EE. UU. (Pixabay)
Cuenca Badwater, Parque Nacional del Valle de la Muerte. California, EE. UU. (LoggaWiggler/Pixabay)

Parque Nacional del Valle de la Muerte

Desde uno de los lugares más altos de Estados Unidos, ahora el 395 desciende al desierto, llevándolo al punto más bajo de Norteamérica, el más seco de todos los parques nacionales, y el lugar más caluroso del mundo. Los 100 °F (38 °C) en el Valle de la Muerte es bastante típico, y alrededor de 1913, los termómetros aquí alcanzaron los impresionantes 134 °F (56 °C). Camine por las salinas de Badwater Basin, que brillan bajo el sol a 282 pies bajo el nivel del mar, y luego regrese a su auto para una última y espectacular vista, en Dante’s View. A 1500 metros de altura, la extensión del valle sobrecalentado se extiende ante usted y, en un día despejado, podrá ver todo el camino de regreso al pico nevado del Monte Whitney, el lugar perfecto para reflexionar sobre su viaje.

Imagen ilustrativa. (Pixabay)

Si va a ir

Planee su viaje en VisitCalifornia.com/dream365tv/highway-395-road-trip/

El escritor de Toronto Tim Johnson siempre está viajando, en busca de su próxima gran historia. Ha visitado 140 países en los siete continentes, ha seguido a pie el rastro leones en Botswana, ha excavado en busca de huesos de dinosaurio en Mongolia y caminó entre medio millón de pingüinos en la isla de Georgia del Sur. Es colaborador de algunas publicaciones más importantes de América del Norte, como CNN Travel, Bloomberg y The Globe and Mail.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS