El sobrepeso la estaba arruinando y decidió cambiar: bajó 40 k en 1 año dejando su ingrediente favorito

Por La Gran Época
06 de Agosto de 2019 Actualizado: 07 de Agosto de 2019

Cuando Donna Docherty de Escocia se dio cuenta que el sobrepeso iba a afectar su salud en el futuro, decidió que ya era suficiente. Y esto implicó hacer algunos cambios serios en su estilo de vida y en lo que ella consumía a diario.

Siendo adolescente, Donna solía vivir de pescado y papas fritas para el almuerzo y alimentos congelados para la cena. A lo largo de sus 20 años, se convirtió en adicta a los bocadillos azucarados y optó por los platos de rotisería en lugar de las comidas caseras.

También bebía muchos refrescos. En resumen, nunca se preguntaba si sus hábitos alimenticios eran buenos para ella. Como consecuencia de su estilo de vida insalubre, Donna aumentó de peso y a los veinte años era una talla 22.

Desafortunadamente, parecía como si nada pudiera motivarla a bajar de peso. Incluso para su boda, Donna solo pudo llegar a la talla 20. Pero todo cambió cuando se vio en una de las fotos de boda de su hermana, 18 meses después.

“Cuando vi una foto mía el 28 de diciembre de 2013… Decidí que ya era suficiente… Sabía que si esto iba a ser un cambio real no tenía sentido esperar hasta el día de Año Nuevo, así que vacié nuestros armarios de la cocina y comencé a ir al gimnasio”, dijo Donna, informa el Sunday Express.

“Sabía sobre el peligro del azúcar ya que a mi padre le diagnosticaron diabetes cinco años antes, así que tomé la decisión de dejar las azúcares aún más fácil”, dijo según publicó MailOnline.

Donna contrató a un entrenador personal y comenzó a trabajar muy duro, haciendo pesas y ejercicios cardiovasculares. Hizo un cambio radical en sus hábitos alimenticios, reduciendo todos los dulces y comida chatarra. En vez de eso, los reemplazó a todos con comidas saludables y nutritivas.

“Cuando miro mis fotos de la boda no puedo creer lo diferente que me veo y la diferencia que ha hecho reducir los azúcares”, dijo Donna.

Su estricto plan de dieta y ejercicios pronto vieron resultados. Donna comenzó a perder peso rápidamente y llegó a una etapa en la que incluso usando un vestido de talla 8 era posible para ella.

Donna relató: “Hace 3 años comencé mi viaje. Me levanté el 28 de diciembre de 2013 y puse toda la comida chatarra (dulces, patatas fritas, chocolate, galletas, pasteles, comidas congeladas) en la papelera y nunca miré hacia atrás”.

“Comencé a entrenar un día a la semana en el gimnasio con mi entrenadora personal (KumaFit) Fraser. En un par de semanas lo subí a dos sesiones de entrenamiento a la semana de una hora cada día. En un año pasé de 97 kg a 55,5 kg (13 diciembre – 14 diciembre)”.

“A cualquiera que quiera hacer un cambio, siempre le diría que necesitas estar realmente motivado, nadie lo va a hacer por ti”.

“Pero las recompensas son increíbles, me siento mucho mejor conmigo misma y me encanta mi nuevo look. Los días de los vestidos de talla 22 ya terminaron”, concluyó.

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS