Sabiduría ancestral para predecir una pandemia

La medicina china y los conocimientos tradicionales ofrecen información sobre la causa de terribles acontecimientos
Por NTD Noticias
05 de Febrero de 2021
Actualizado: 05 de Febrero de 2021

La medicina tradicional china (MTC) es mucho más profunda que las técnicas de aplicación de fórmulas herbales y acupuntura con las que la mayoría de la gente está familiarizada.

La Dra. Shu Rong, una experta en MTC que vive en Cambridge (Inglaterra), compartió recientemente su experiencia de tratar a un paciente de COVID-19 a distancia, y cómo se puede predecir el brote y la tendencia de una pandemia basándose en una teoría milenaria.

Shu adquirió sus conocimientos de medicina tradicional china de su abuelo, en un linaje familiar de enseñanza que ha continuado a través de múltiples generaciones durante más de 600 años. Durante ese tiempo, sus antepasados adquirieron una gran experiencia en el tratamiento de epidemias anteriores. En una reciente entrevista con NTD TV, Shu compartió una historia para ilustrar que, cuando surge una nueva enfermedad o epidemia, la medicina occidental busca desarrollar nuevos fármacos, mientras que un buen médico de MTC puede aplicar a menudo los principios ancestrales aprendidos a lo largo de generaciones para encontrar una cura eficaz.

En la década de 1950, estalló una epidemia en una ciudad china donde el abuelo de Shu tenía una clínica de medicina china. Muchos pacientes acudían a los hospitales en busca de tratamiento porque la gente de la época pensaba que la MTC estaba atrasada en comparación con los métodos occidentales. Unos 70 pacientes, una relativa minoría, pidieron ayuda al abuelo de Shu. Mientras que muchos de los que fueron a los hospitales murieron en la epidemia, todos los que recibieron tratamiento del abuelo de Shu se curaron.

Este incidente tuvo un gran efecto en la comunidad médica de la ciudad. Muchos jóvenes médicos occidentales decidieron “cambiar de carrera” y convertirse en aprendices del abuelo de Shu para aprender MTC desde cero.

Enfermera de la UCI se recupera de los graves síntomas de COVID-19

Shu ha tenido sus propias experiencias similares durante la pandemia de la COVID-19. El año pasado trató a una enfermera de la UCI que se infectó con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como nuevo coronavirus, mientras atendía a pacientes de COVID-19 en un hospital de Londres. La enfermera china, de apellido Xu, enfermó gravemente mientras se encontraba en cuarentena en su casa a finales de marzo de 2020. Cuando llamó a Shu en busca de tratamiento, llevaba siete días con fiebre alta. Aunque había tomado acetaminofén todos los días para reducir la fiebre, éste no surtía efecto. También tenía dificultad para respirar, opresión en el pecho y sudoración profusa, síntomas que indicaban que la paciente estaba en estado crítico según la medicina tradicional china.

Shu envió paquetes de hierbas a la Sra. Xu por correo urgente a la mañana siguiente; cuando los paquetes llegaron al día siguiente, la paciente preparó un té con ellos y lo bebió por la noche. Dijo que había dormido profundamente por primera vez desde que enfermó y que no tenía fiebre ni sudores. Siete días después, la enfermera informó de que estaba completamente recuperada.

Una de las diferencias que definen a la medicina china de la occidental es la forma en que se considera la capacidad del cuerpo para combatir las enfermedades. La medicina occidental suele eludir o incluso reprimir la respuesta inmunitaria del organismo, mientras que la medicina china trata de trabajar con ella y gestionar los desequilibrios que puedan estar en el origen de una enfermedad. Una de las principales lecciones de la pandemia de COVID-19 es que muchas de las personas que murieron tenían condiciones médicas preexistentes, como la diabetes o la obesidad, que ya son grandes asesinos en la sociedad moderna. La medicina china tiende a prestar más atención a las condiciones preexistentes en sus tratamientos, ofreciendo enfoques adaptados, mientras que la medicina occidental se centra en medicamentos y cirugías que se centran directamente en la dolencia.

El año especial de Gengzi y la predicción de una pandemia

Otra diferencia significativa entre los dos tipos de medicina es el énfasis que la medicina china pone en los factores ambientales que contribuyen a la enfermedad.

El “Clásico del Emperador Amarillo sobre Medicina Interna” se considera la máxima autoridad en medicina tradicional china. Uno de los principios señalados en el libro, llamado “Los cinco elementos y los seis climas”, explica el impacto de los factores climáticos y astronómicos en el mundo natural y de la salud humana.

Cabe destacar que no hay ninguna civilización en la Tierra que haya tenido la longevidad de la civilización china. China ha tenido una cultura continua, aunque siempre cambiante, a lo largo de 5000 años, mientras que otras civilizaciones, desde Mesopotamia hasta la antigua Grecia y el Imperio Romano, han surgido y caído en períodos históricos comparativamente breves. La civilización china, al menos antes de la revolución comunista de 1949, también ponía gran énfasis en aprender de la historia.

Las lecciones de la historia, incluidas las pautas y los cambios, pueden ser un elemento importante para la medicina china.

Shu es un experto en “Cinco elementos y seis climas”. Para aplicar este principio, hay que analizar el año en curso en el sistema de ciclos de 60 años de China y averiguar si hay un clima inusual en este año.

En el calendario chino, el año lunar 2020 se llama Año Gengzi (del 25 de enero de 2020 al 11 de febrero de 2021) y corresponde al hexagrama 36 del I-Ching (Libro de los Cambios) llamado “Oscurecimiento de la Luz”, que indica un periodo en el que la oscuridad de la necedad reina en los asuntos humanos, eclipsando lo bueno y brillante.

Básicamente, un año así está lleno de desastres, incluyendo catástrofes naturales y disturbios políticos, explicó Shu.

Todos los años Gengzi son años desastrosos para el pueblo chino: en 1840, la Primera Guerra del Opio con Gran Bretaña; en 1900 la invasión de Pekín por la Alianza de las Ocho Naciones: una coalición militar multinacional formada por ocho potencias extranjeras; y en 1960, el punto álgido de una Gran Hambruna de tres años, durante la cual se calcula que murieron de hambre entre 30 y 40 millones de chinos.

Cada hexagrama de un año concreto en el sistema del calendario chino corresponde a una declaración de seis líneas en el I-Ching y describe la situación en un periodo de dos meses. La afirmación para los dos últimos meses del año (de mediados de diciembre de 2020 a mediados de febrero de 2021) dice: “No hay luz, solo oscuridad. Alguien que ascendió inicialmente a la cima; su futuro será caer a la tierra”.

“Desde la perspectiva más amplia de una nación, algunas élites pueden caer repentinamente; desde la perspectiva de la salud de un individuo, podemos ver que personas con buena salud se vuelven repentinamente muy enfermas, ya sea por contraer la COVID-19, por una enfermedad cardíaca o por hipertensión. La tragedia, o la transición, llega de repente y es totalmente inesperada”. dijo Shu.

Una explicación de la “caída repentina” declarada por I-Ching es: “No ha cumplido los principios”.

Hablando de la nueva variante de la COVID-19 que está surgiendo en el Reino Unido, Shu dijo que la tasa de mortalidad sigue siendo baja a pesar de que la variante se propaga muy rápidamente. Con una pandemia en marcha, para analizar lo que puede ocurrir a continuación, hay que observar si el clima invernal es normal o no, según la teoría de los “Cinco elementos y seis climas”.

“El tiempo normal significa que la cantidad habitual de lluvia y las temperaturas están en el rango normal para la región en la que se vive”, explicó Shu. “Por ejemplo, en el Reino Unido, debería nevar en torno a la Navidad, pero no lo ha hecho este año, lo que significa que la pandemia solo empeorará en los meses siguientes”.

En este invierno se ha observado un clima inusual en muchas partes del mundo. En Asia, Japón, Mongolia, Corea del Sur y China se registraron temperaturas bajas récord en algunas regiones. En Europa, una histórica tormenta de nieve sepultó a Madrid a principios de enero, mientras que otros países europeos han experimentado hasta ahora inviernos inusualmente cálidos.

Los peores síntomas descriptos en los clásicos chinos

¿Habrá síntomas más graves cuando la pandemia se agrave? Shu dijo que la respuesta ya está en las obras clásicas de la antigua medicina china.

Citó un libro titulado “Discusión de las enfermedades cálidas” que fue escrito por Ye Tianshi, uno de los médicos más influyentes de la historia de la medicina china que vivió entre 1666 y 1746 (dinastía Qing).

En la nomenclatura de la MTC, “enfermedad cálida” es un término general para todos los tipos de enfermedades contraídas externamente, que causan fiebre. La peste epidémica es una subcategoría de las enfermedades cálidas.

En su libro, Ye dijo que cuando se contrae una enfermedad cálida, los pulmones del paciente se infectan primero, y el “Qi maligno” ataca entonces la red de desarrollo del corazón si la condición se deteriora aún más. Esta red está formada por los tejidos que rodean al corazón y que proporcionan protección en tiempos de invasión de patógenos.

Ahora se sabe que el virus de la PCCh ataca a múltiples órganos. Algunos pacientes pueden experimentar diarrea mientras otros desarrollan problemas mentales, lo que desconcierta a muchos médicos de la medicina occidental.

Según Shu, la concisa afirmación de Ye, aunque parezca bastante simple, aclaró hace más de 200 años que la disfunción de múltiples órganos es una característica inherente a la “peste epidémica”, y que la infección sigue una trayectoria relativamente fija.

“Dado que el patógeno entra en el cuerpo humano a través de la boca y la nariz, seguramente infectará primero los pulmones. En algunos individuos, la infección se detiene en esta fase y el paciente se recupera gradualmente. Este es un buen escenario. En particular, muchos pacientes en esta etapa tienen problemas intestinales, lo que en realidad indica que se está recuperando”.

La medicina tradicional china considera que los pulmones y los intestinos son un sistema interrelacionado, siendo los pulmones el interior y los intestinos el exterior. Cuando los pulmones están infectados y los síntomas se trasladan a los intestinos, la enfermedad está saliendo al exterior. En otras palabras, se está eliminando del cuerpo humano, explicó Shu.

Sin embargo, en el peor de los casos, el “Qi maligno” se adentra en el cuerpo humano para atacar la red envolvente del corazón.

“El corazón es también el órgano clave de un sistema interconectado, que incluye el cerebro y el sistema nervioso. Este sistema está relacionado con la salud emocional y mental de la persona”, dijo Shu.

Cuando el agente patógeno es feroz y logra penetrar en la red de protección del corazón, el paciente mostrará síntomas de disfunción del cerebro y el sistema nervioso, como hablar sin sentido, desorden mental o alucinaciones. Un estudio publicado en la revista Brain en julio de 2020 descubrió que los trastornos cerebrales potencialmente mortales pueden ser un síntoma de la COVID-19, incluso en personas con una enfermedad por lo general leve.

Al mismo tiempo, el corazón se encarga de gestionar la sangre y el sistema circulatorio. Cuando este sistema se interrumpe, el paciente tendrá tanto hemorragias internas como hemorragias observables en los ojos, los oídos, la nariz y la boca, explicó Shu.

Estos graves síntomas ya se han observado en pacientes gravemente enfermos de COVID-19, siendo las hemorragias nasales y bucales las más comunes. Shu insinuó que cuando la pandemia se agrave, muchos más pacientes pueden sufrir más gravemente como consecuencia de una enfermedad o infección adquirida previamente.

Shu espera que la gente recuerde la importancia de mantener los principios y se esfuerce por ser individuos amables y rectos, porque la razón principal de todas estas desgracias es “no cumplir los principios”, según la antigua sabiduría de la cultura china.

Validez de la teoría de los “5 elementos y los 6 climas”

Otro erudito de la medicina china predijo la llegada de la pandemia del virus del PCCh, ya en junio de 2019 aplicando la misma teoría.

Wang Yongyan, académico chino y decano honorario de la Academia China de Ciencias Médicas de China, dijo en una conferencia médica en junio de 2019 que creía que la pandemia llegaría a finales de diciembre de ese año.

“Debemos aprender a observar los cambios climáticos, la situación de todas las criaturas y la salud general de la humanidad”, dijo Wang.

Con base en sus observaciones y la aplicación de la teoría de los “cinco elementos y seis climas”, concluyó que “una pandemia estallará alrededor del 21 de diciembre y continuará hasta la próxima primavera”.

Cuando el virus del PCCh hizo estragos en China a fines de enero, el video del discurso de Wang rápidamente se volvió viral en China, y la teoría de los “cinco elementos y seis condiciones climáticas” se convirtió en un tema candente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS