Sabiduría atemporal: Por qué los fundadores de EE. UU. dijeron que se debía estudiar la historia

Por JOSHUA CHARLES
10 de Junio de 2021
Actualizado: 10 de Junio de 2021

Si hay algo que los Fundadores de Estados Unidos repitieron constantemente, sin duda una de las más importantes, fue el estudio de la historia. Al fin y al cabo, la humanidad existe desde hace mucho más tiempo que cualquiera de nuestras vidas. Nuestra especie tiene miles de años de experiencia en su haber. Es lógico que haya mucha sabiduría que aprender al estudiarla. Eso es lo que hicieron nuestros Fundadores, y por eso insistieron en que las generaciones futuras deben hacer lo mismo para preservar nuestras instituciones.

James Madison, por ejemplo, llamó a la historia “un fondo inagotable de entretenimiento e instrucción“. De hecho, él, Alexander Hamilton y John Jay, se basaron en este “fondo inagotable” en su gran obra, The Federalist Papers. Fue de ese “fondo inagotable” del que se nutrieron los Fundadores cuando diseñaron la Constitución, y la razón por la que sigue siendo la Constitución escrita más antigua de la historia.

John Adams, por su parte, insistió en la importancia de estudiar la historia. Se podrían ofrecer innumerables citas como prueba, pero una que a menudo se pasa por alto proviene de sus primeros días. Él escribió en la voz del primer gobernador puritano de Massachusetts, William Bradford, un hombre al que admiraba profundamente.

En su voz, resumió el tipo de conocimiento que creía que poseían sus antepasados de Nueva Inglaterra, y que todas las generaciones deben poseer, para ser libres: “La historia de las naciones y de la humanidad nos era familiar; y considerábamos las especies principalmente en relación con el sistema de la gran naturaleza, y su autor perfecto. Como consecuencia de tales contemplaciones, fue el esfuerzo incansable de nuestras vidas, establecer una sociedad, sobre principios ingleses, humanos y cristianos”.

Fue por razones como éstas que los antepasados puritanos de Adams establecieron instituciones de enseñanza superior como la Universidad de Harvard, y por lo que innumerables generaciones habían hecho lo mismo en Europa bajo los auspicios de la Iglesia Católica.

Thomas Jefferson, al explicar las instituciones, las leyes y la cultura de su estado natal de Virginia, se centró mucho en la importancia de educar a los jóvenes, especialmente en el tema de la historia.

“La historia, mediante el conocimiento del pasado, les permitirá [a los estudiantes] juzgar el futuro”, escribió. “Les servirá para conocer la experiencia de otros tiempos y otras naciones; les capacitará para juzgar las acciones y los designios de los hombres; les permitirá conocer la ambición bajo cualquier disfraz que pueda asumir; y conociéndola, derrotar sus puntos de vista. En cada gobierno de la tierra hay algún rastro de debilidad humana, algún germen de corrupción y degeneración, que la astucia descubrirá, y la maldad insensiblemente abrirá, cultivará y mejorará”.

En otras palabras, la historia no solo revelaba las lecciones de la política práctica, sino que alertaba a los ciudadanos de la proximidad de la tiranía.

Benjamín Franklin también destacó la importancia de la historia. “Si la historia se convierte en una parte constante de su lectura”, dijo de los jóvenes, “¿no se introducirán así casi todas las clases de conocimiento útil con ventaja y con placer para el estudiante?”.

La lectura de una buena historia, dijo, “fijará en las mentes de los jóvenes profundas impresiones de la belleza y utilidad de la virtud de todo tipo, del espíritu público y de la fortaleza”. También “daría ocasión de exponer las ventajas de los órdenes civiles y las constituciones, cómo se protegen los hombres y sus propiedades al unirse a las sociedades y establecer el gobierno”. También les enseñaría lecciones sobre economía, y cómo “su Industria [es] motivada y recompensada, las Artes inventadas, y la Vida hecha más cómoda”.

En cuanto a la virtud, tan necesaria para mantener unidas a las sociedades libres, Franklin observó que la historia le mostraría a los jóvenes “las ventajas de la libertad, los perjuicios del libertinaje, los beneficios derivados de las buenas leyes y la debida ejecución de la justicia, etc.”. De este modo, los primeros principios de una política sólida se fijarán en las mentes de los jóvenes”. Asimismo, “ofrecería frecuentes oportunidades de mostrar la necesidad de una religión pública, por su utilidad para el público; [y] la ventaja de un carácter religioso entre las personas privadas”.

Y en su Discurso de Despedida, George Washington apeló a las lecciones de la historia cuando imploró a sus compatriotas que recordaran que “la razón y la experiencia nos prohíben esperar que la moralidad nacional pueda prevalecer en exclusión del principio religioso”. Y antes de nombrar a un hombre como Fiscal General de Estados Unidos, preguntó “cuál es su profundidad en la ciencia de la política, o en otras palabras, su conocimiento de la historia”.

En resumen, los Fundadores de Estados Unidos sabían que solo podríamos seguir siendo un pueblo libre si aprendíamos las lecciones de la historia. La especie humana no empezó con nosotros, y (si Dios quiere) no acabará con nosotros.

Como he dicho muchas veces, no debemos limitarnos a nosotros mismos. Pero eso es precisamente lo que hemos hecho a lo largo de nuestro establecimiento educativo. Nunca ha sido tan fácil acceder y estudiar los grandes clásicos de la civilización humana. A nuestros Fundadores les costó una vida y una pequeña fortuna obtener los suyos; nosotros podemos tener los nuestros en unos pocos clics, gracias a Internet. Lejos de venerar las lecciones de la historia, a nuestros hijos se les enseña a menudo a despreciarlas, o peor aún, a ignorarlas.

Si queremos seguir siendo un pueblo libre, el estudio serio, sobrio y, sí, fascinante de la historia debe volver a ocupar un lugar destacado en las aulas estadounidenses. Dejemos que nuestros hijos lean los grandes clásicos de las civilizaciones griega, romana, china, árabe, medieval y otras. Que reflexionen sobre la naturaleza humana absorbiendo la experiencia de tantos otros seres humanos en tantos otros tiempos y lugares.

En el camino, que aprendan la humildad que tal estudio necesariamente inculca. Aprenderán que, a menudo, las últimas ideas son iteraciones de las peores ideas, a menudo probadas y a menudo fracasadas. Aprenderán a desconfiar de los demagogos que intentan convencerlos que los problemas del mundo se podrían resolver con un silogismo ideológico, y que la utopía está al alcance de la mano si solo se quitan de en medio. Aprenderán que los límites morales existen por una razón, y que aunque “hay un camino que parece correcto para el hombre”, a menudo “termina en la muerte”. Aprenderán lo que sucede cuando las sociedades derriban las restricciones morales cuyo propósito ni siquiera se molestaron en comprender, y el desastre que invariablemente resulta.

Por último, aprenderán que la naturaleza humana no ha cambiado ni un ápice a lo largo de los miles de años de historia registrada. Aprenderán la sabiduría que ha frustrado a innumerables idealistas y revolucionarios, pero que reconforta continuamente a los sabios, que “no hay nada nuevo bajo el sol”. Por eso los clásicos son clásicos, al fin y al cabo: resuenan a pesar de la distancia de siglos o incluso milenios entre el escritor y el lector. Esto no sería posible si la naturaleza humana pudiera ser moldeada por los ideólogos, o la historia rehecha por los fanáticos.

Las lecciones de la historia nos fundamentan. Nos iluminan. Y, sobre todo, nos hacen más humildes, impidiendo así esa caída precipitada que resulta inevitablemente de esa madre de todos los vicios, esa ruina de todos los individuos y todas las sociedades: el orgullo.

Este es el tipo de lecciones de la historia que nuestros Fundadores nos ordenaron recordar y estudiar. La supervivencia de nuestra República dependerá de que lo hagamos o no.

Joshua Charles es un exredactor de discursos de la Casa Blanca para el vicepresidente Mike Pence, un autor de best-sellers del New York Times, un historiador, escritor/escritor fantasma y orador público. Ha sido asesor histórico de varios documentales y ha publicado libros sobre temas que van desde los Padres Fundadores, hasta Israel, pasando por el papel de la fe en la historia de Estados Unidos y el impacto de la Biblia en la civilización humana. Fue el editor principal y desarrollador del concepto de la “Biblia de Impacto Global”, publicada por el Museo de la Biblia con sede en Washington en 2017, y es un académico afiliado al Centro de Descubrimiento de la Fe y la Libertad en Filadelfia. Es becario de Tikvah y Philos y ha dado conferencias por todo el país sobre temas como la historia, la política, la fe y la visión del mundo. Es concertista de piano, tiene un máster en Gobierno y una licenciatura en Derecho. Sígalo en Twitter @JoshuaTCharles o consulte JoshuaTCharles.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS