Sacar a China de la Interpol

La Interpol debe aclarar su situación con Hong Kong
Por Anders Corr
20 de Febrero de 2022 7:22 PM Actualizado: 20 de Febrero de 2022 7:22 PM

Opinión

Se supone que Interpol es una organización policial internacional respetada, por su colaboración para atrapar a asesinos y violadores. Pero cuando los peores criminales del mundo toman el control, empieza a parecerse más al terrorismo o a la mafia.

Ese es el lamentable estado de la vigilancia internacional, ya que Interpol se niega a ayudar a los hongkoneses que huyen de la persecución de la llamada Ley de Seguridad Nacional (LSN) de Beijing. Interpol debería reafirmar públicamente la seguridad de los defensores de los derechos humanos de Hong Kong que temen sus órdenes de arresto politizadas, llamadas “notificaciones rojas”.

La LSN 2020 del Partido Comunista Chino (PCCh) es horrible y está redactada en términos generales, según Amnistía Internacional, y tiene un efecto extraterritorial global. La ley se aplica globalmente a cualquier persona de cualquier ciudadanía que organice protestas pacíficas en cualquier lugar, por ejemplo, sobre cuestiones de derechos humanos en China. Beijing puede usar su influencia para lograr que Interpol emita avisos rojos contra cualquiera que viole la LSN, lo que ahoga la libertad de expresión en cualquier lugar.

¿Asistió a una protesta por los derechos humanos en Hong Kong o contra el genocidio uigur y luego se fue de vacaciones a Portugal? Cuidado: La Interpol podría tenerle en una lista y arrestarle cuando aterrice con tus pantalones cortos hawaianos y Vinho Verde (vino verde) en la mano.

Las autoridades portuguesas, que tienen un tratado de extradición con China, podrían enviarlo para que lo procesen en un tribunal de Beijing. Sorpresa. Se acabaron las vacaciones.

El 13 de enero, 16 hongkoneses y sus seguidores firmaron una carta abierta a la Secretaría General de Interpol. Escribieron: “La mayoría de nosotros nos hemos visto obligados a huir de Hong Kong después de la imposición de la Ley de Seguridad Nacional, que esencialmente creó una serie de delitos políticos”.

“Nuestro único crimen real es defender los derechos humanos y las libertades fundamentales consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos [de la ONU]”, firmada en 1948 por China, Gran Bretaña, Estados Unidos y la mayoría de los demás países en ese momento.

Uno de los firmantes de la carta de Hong Kong, Simon Cheng, afirma haber sido torturado mientras estaba detenido por el régimen chino. En ese momento era empleado del Consulado Británico en Hong Kong.

Simon Cheng (al frente a la izquierda) y Finn Lau (centro) en una marcha que conmemora el segundo aniversario del movimiento prodemocracia de Hong Kong, en Londres, el 12 de junio de 2021. (Yanning Qi/The Epoch Times)

El Ministerio de Relaciones Exteriores británico advirtió a otro ciudadano británico, Luke de Pulford, que corría el riesgo de ser extraditado a Hong Kong para ser procesado.

Según los autores de la carta, el régimen chino en 2021 intensificó su discurso de “perseguir” a los activistas, incluso a través de la Interpol. “Se ha confirmado que la mayoría de los firmantes somos buscados o tenemos una orden de arresto contra nosotros, según la Ley de Seguridad Nacional”, escribieron. “Otros han sido implicados en documentos judiciales o en publicaciones de medios alineados con el Estado”.

Los firmantes son probablemente la “punta del iceberg”, como señalaron, dadas las decenas de miles de defensores de los derechos humanos que huyeron de Hong Kong desde que Beijing reprimió a los manifestantes a favor de la democracia y la libertad de prensa en esa ciudad.

“La amenaza constante y la incertidumbre de un posible arresto a medida que China expande sus esfuerzos policiales de largo alcance por medios legales e ilegales, crea un profundo efecto escalofriante que golpea el corazón de las libertades fundamentales como la libertad de expresión y la libre circulación en todas partes”, escribieron.

Los firmantes de la carta dan el ejemplo del uigur Idris Hasan, objetivo de una notificación roja de Interpol iniciada por China en 2017. Hasan fue detenido y actualmente se enfrenta a la deportación de Marruecos. Aparentemente, el aviso se emitió en violación a las propias reglas y procesos de revisión de Interpol. Si es extraditado a China, podría ser detenido en un campo de “reeducación”, sometido a trabajos forzados, torturado, esterilizado a la fuerza o asesinado.

El Partido Comunista Chino (PCCh) está llevando a cabo al menos un genocidio, tres si se incluye la persecución a Falun Gong y a los tibetanos. El PCCh gobierna a través de la fuerza en lugar de la elección democrática. Realiza campañas de miedo contra cualquiera que se queje. El PCCh debería ser considerado una organización terrorista según la ley estadounidense, como argumentan Teng Biao, un respetado académico de la Universidad de Chicago, y Terri Marsh, una abogada internacional de derechos humanos.

Este es el país con el que Interpol y sus estados miembros continúan manchándose al continuar tratando a la China del PCCh como un miembro legítimo del sistema internacional.

En 2018, Interpol estuvo dirigida por Meng Hongwei, un oficial de policía chino responsable ante el régimen de Beijing. Cuando entró en conflicto con el líder del PCCh, Xi Jinping, él mismo fue arrestado en un viaje a China. Beijing ahora tiene como objetivo a la esposa y los gemelos de Meng, a quienes, afortunadamente, la policía francesa brinda protección las 24 horas.

Meng Hongwei, expresidente de Interpol, da un discurso en la inauguración del Congreso Mundial de Interpol, en Singapur, el 4 de julio de 2017. (Roslan Rahman/AFP/Getty Images)

En noviembre, Hu Binchen de China fue elegido como uno de los 13 miembros del comité ejecutivo de Interpol. Hu es un alto oficial de policía responsable ante Beijing. La organización eligió a un funcionario de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) como su presidente al mismo tiempo. El funcionario, Ahmed Naser Al-Raisi, está acusado de supervisar la tortura contra un defensor de los derechos humanos de los EAU y contra dos británicos.

Los Emiratos Árabes Unidos han cooperado durante mucho tiempo con China mediante la extradición de uigures a China. Un informe afirma que la policía china está deteniendo a los uigures en una cárcel negra en territorio de los Emiratos Árabes Unidos. Los Emiratos Árabes Unidos es un país de la iniciativa de la Franja y la Ruta, y tiene un comercio extenso con el país totalitario.

Cheng argumenta que Interpol debería cancelar cualquier aviso rojo que haya emitido contra los defensores de los derechos humanos y confesar públicamente haberlos emitido.

El consejo editorial del Wall Street Journal argumenta que Estados Unidos no está haciendo lo suficiente para proteger a los que la Interpol ha atacado erróneamente. Si bien el Departamento de Estado dijo: “Seguiremos apoyando a los hongkoneses mientras responden al asalto de Beijing a sus libertades”, según el Journal, estas son solo palabras. El gobierno de EE.UU. no ha abordado directamente las graves acusaciones de abuso de Interpol por parte de Beijing.

“La Administración Biden debería presionar a la Interpol para que dé una respuesta pública”, escribió el Journal. “Si no, los hongkoneses podrían descubrir que son un objetivo solo después de que sea demasiado tarde. Mientras tanto, vivirán con miedo, que es exactamente lo que quiere China”.

El Journal tiene razón al exigir al menos esto de la administración Biden. Pero incluso esta es una solución superficial que no aborda la causa principal del problema.

Estados Unidos debe hacer más.

El PCCh está más cerca de una mafia o de una organización terrorista que de un partido político legítimo que controla un aparato estatal legítimo. Es absolutamente erróneo permitir que controle o incluso influya en la toma de decisiones en los niveles más altos de la policía internacional.

China debe ser expulsada de Interpol hasta que ponga su casa en orden, incluido el cese inmediato del genocidio y lo que puede parecer imposible, pero lo que debe exigirse de acuerdo con la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU: Beijing debe comenzar a apoyar activamente la democratización y reformas de derechos humanos dentro de la propia China.

Permitir que un país que actualmente está cometiendo un genocidio, el peor crimen del mundo, entre año tras año en una supuesta organización policial va más allá de la perversidad. Mancha el buen nombre de todos los demás países y funcionarios policiales que intentan utilizar de manera responsable a Interpol para una labor policial buena y ética.

Interpol significa “Organización Internacional de Policía Criminal”. El nombre incómodo parece cada vez más apropiado, cuanto más criminal parece ser su liderazgo.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.