Salud: Siete mitos y verdades sobre la piel sana

Por Sara Brown
21 de Julio de 2019 Actualizado: 21 de Julio de 2019

La piel es nuestro órgano más grande y es algo que podemos dar por sentado cuando está sano. Como dermatóloga académica, con frecuencia escucho “datos” engañosos que parecen ser obstinadamente permanentes. Estos son algunos de los mitos más frecuentes que se pueden aclarar de inmediato y algunos datos verdadero en los que puedes confiar.

La piel se renueva constantemente

Verdadero: La piel proporciona una barrera dinámica entre el entorno interno de tu cuerpo y el mundo exterior. Las células llamadas queratinocitos en la epidermis (la capa externa de la piel) se dividen constantemente para producir un suministro de células que se mueven hacia arriba a través de esta capa y se desprenden de su superficie. La piel es una fuente rica de células madre con la capacidad de dividirse y renovarse.

Beber dos litros de agua al día para una piel saludable

Falso: La cantidad de agua que bebe no afecta directamente a su piel. El agua es suministrada a la piel por la sangre que fluye a través de la dermis, la capa interna de la piel; el agua se pierde de la epidermis, especialmente en un ambiente seco.

El agua es necesaria para mantener la hidratación de la piel y cuando se deshidrata seriamente, su piel se ve opaca y es menos elástica. En una persona sana, los órganos internos (riñones, corazón y vasos sanguíneos) controlan la cantidad de agua que llega a la piel. No hay un volumen fijo de agua que necesite beber, simplemente depende de las cantidades que esté usando y perdiendo. [Nota del editor: la deshidratación leve es común y puede contribuir a los problemas de salud. Beber suficiente agua es esencial para tu salud].

El estrés puede hacer que la piel no sea saludable

Verdadero: Hay muchos problemas de salud en la vida moderna a los que culpamos del estrés, pero en estudios científicos se ha demostrado que varias afecciones de la piel empeoran debido a las hormonas del estrés, como el cortisol (una hormona esteroide producida en las glándulas suprarrenales).

Algunos ejemplos notables son la alopecia areata, una condición autoinmune en la que la inmunidad del cuerpo comienza a atacar los folículos pilosos, causando que el cabello se caiga; la psoriasis, otra condición autoinmune que causa engrosamiento de la piel, descamación e inflamación; y el eczema, la inflamación de la piel roja que pica a menudo ocurre junto con el asma, la fiebre del heno y otras alergias. Desafortunadamente, un brote de estas afecciones de la piel es exactamente lo que no necesitas cuando te sientes estresado o bajo presión.

Comer chocolate provoca acné

Falso: El acné vulgar, comúnmente conocido como el acné “adolescente”, puede persistir hasta los 30 y 40 años, se produce como resultado de la interacción entre los efectos hormonales en las glándulas de la grasa en la piel, además de la respuesta inmune de la piel a los poros bloqueados y microbios que viven en la piel.

Comer una dieta alta en grasas no es saludable por muchas razones, pero no causa acné. De hecho, algunas tabletas prescritas para el acné severo, como la isotretinoína oral, se absorben mejor cuando las píldoras se ingieren con una comida grasosa, y eso podría incluir el chocolate.

El detergente para ropa causa el eczema

Falso: El eczema es una condición donde la piel está seca, con picazón y roja. Es causada por una combinación de factores genéticos (cómo se fabrica tu piel) y efectos ambientales, lo que lleva a la inflamación. El jabón, los detergentes y los polvos para lavar pueden irritar la piel y contribuir a la sequedad, ya que eliminan el aceite de la piel (al igual que el jabón para platos elimina la grasa de los platos).

Los detergentes biológicos para el lavado de ropa contienen enzimas, proteínas que descomponen las grasas y otras proteínas para eliminar las manchas, y pueden irritar la piel sensible, por lo que pueden empeorar el eczema. Es importante que cualquier detergente se enjuague completamente de la ropa antes de usarla, para evitar la irritación de la piel.

Marcas blancas en las uñas = Deficiencia de calcio

Falso: Las uñas se fabrican en la matriz de uñas, un área debajo de la piel en el borde superior de la uña. Si la matriz está traumatizada, golpeada o mordida, ocurre una irregularidad en la uña en desarrollo y el aire puede quedar atrapado. Esto aparece como una marca blanca a medida que la uña crece. El calcio es importante para las uñas sanas (así como para los huesos y los dientes), pero estas marcas blancas no son un signo de deficiencia.

El sol es bueno para ti

Verdadero y Falso: Muchas personas han experimentado el factor de sentirse bien en un día soleado, pero la luz solar tiene efectos buenos y malos. La luz del sol incluye una mezcla de diferentes longitudes de onda de luz. Algunos son visibles para el ojo humano, otros son más cortos que los colores que podemos ver, llamados ultravioleta (UV), y otros son más largos, como el infrarrojo. Diferentes longitudes de onda tienen diferentes efectos en la piel.

La piel utiliza UVB para fabricar vitamina D, que es esencial para la salud ósea. Sin exposición al sol esta vitamina debe obtenerse de la dieta. Los dermatólogos utilizan longitudes de onda específicas de UVA y UVB en dosis cuidadosamente controladas para reducir la inflamación de la piel, un tratamiento valioso para algunas afecciones de la piel.

Pero cuando la piel está expuesta a demasiados rayos UV, puede dañar el ADN de las células de la piel, lo que lleva a un crecimiento descontrolado, la base del cáncer. Como regla general, a menos que tengas una enfermedad o un tratamiento que suprima tu sistema inmunológico, la luz solar es buena para ti pero con moderación, siempre evitando quemarse con el sol.

Cuida tu piel de manera simple

Los principios básicos para mantener la piel sana son principalmente el sentido común. Debes lavarte la piel regularmente para eliminar la suciedad, pero no tanto como para eliminar la humedad esencial y las sustancias impermeables. Usa una crema hidratante si tu piel se siente tensa o seca; un ungüento graso funciona mejor a menos que tengas una piel propensa al acné, en cuyo caso debes usar una crema a base de agua no grasa. Evita el estrés si es posible, consume una dieta saludable y toma agua cuando tengas sed. Y, por último, protege tu piel del exceso de sol con un sombrero y ropa o protector solar.

Sara Brown es profesora de dermatología molecular y genética e investigadora principal de Wellcome Trust en la Universidad de Dundee en Escocia. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

Te puede interesar

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

TE RECOMENDAMOS