Schwartzman no pierde ritmo y está ya en octavos

Por EFE
02 de Junio de 2018 Actualizado: 07 de Junio de 2018

Por primera vez en su carrera, el argentino Diego Schwartzman jugará los octavos de final de roland Garros, tras derrotar  con solvencia al croata Borna Coric por 7-5, 6-3 y 6-3, en dos horas y 31 minutos logrando así el ansiado pase a los octavos de final.

Sigue sin perder un set, sólido el pupilo de Juan Antonio Chela, undécimo favorito y bendecido en un torneo, donde el año pasado solo quedó apeado en tercera ronda contra un Novak Djokovic que tuvo que sudar cinco sets para seguir adelante en busca de su primera Copa de Mosqueteros.

En su camino a los cuartos, Schwartzman deberá vencer al sudafricano Kevin Anderson, sexto cabeza de serie, que ante el alemán Mischa Zverev cedió el segundo set del torneo, para finalmente ganarle 6-1, 6-7 (3), 6-3 y 7-6 (4) en dos horas y 47 minutos.

Será un duelo desigual por la estatura. Los 1,7o mt del argentino, uno de los jugadores de menor talla del circuito, contra los 2,03 mt del sudafricano, uno de los techos. Anderson es un sacador nato, a quien Diego nunca le ha ganado en las dos oportunidades de enfrentamiento que disputaron, pero a quien complicó en un partido en el Abierto de Australia de 2015, su único duelo en un grande.

Por el momento, el menudo tenista argentino parece imperturbable. Repitió resultado en sus dos primeros duelos, 6-1, 6-3 y 6-1, y contra Coric, un joven prometedor, cuatro años más joven que el argentino, se mantuvo fiel a sus principios.

Solidez en el fondo de la pista, intensidad en los golpes, fortaleza mental que acabaron por desquiciar al rival.

En la pista 18 -la cuarta en capacidad y novedad de esta edición ya que no corre el aire en sus gradas porque está hundida bajo el terreno- más de 2.000 personas, muchas albiceleste, disfrutaron del espectáculo de Schwartzman.

No dio concesiones al rival, firme desde el fondo de la pista, buscando huecos hasta que acabó por sucumbir, tirar la raqueta al suelo con rabia, como Novak Djokovic, pero sin los recursos del serbio exnúmero uno del mundo para remontar el vuelo.

Solo fue parejo el primer set hasta el 5-4 para el croata. Ahí se paró su marcador. Schwartzman ganó cinco juegos consecutivos, dos con el servicio de su rival, se adjudicó la primera manga y navegó con ventaja en toda la segunda.

Ventaja que Coric no supo enjugar. Otra serie de cinco juegos para el argentino le pusieron muy cuesta arriba la tarea y multiplicó las faltas directas frente a un frontón y Schwartzman que no tembló. Paciencia para dejar que madurara la victoria.

TE RECOMENDAMOS