Se avecina una crisis del diésel, ya que los suministros de EE.UU. se están agotando

Los inventarios de gasóleo en el Este han caído a sus niveles más bajos en más de 30 años
Por Andrew Moran
23 de Mayo de 2022 6:50 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2022 6:50 PM

Los precios del diésel se han descontrolado en los mercados energéticos este año.

Según la Asociación Americana del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés), el galón de diésel cuesta 5.554 dólares, un 75% más que hace un año. Esta cifra está justo por debajo del récord de 5.58 dólares que se registró la semana pasada. Los precios son aún más altos en el noreste. En Nueva York, el precio medio del gasóleo es de 6.515 dólares. En Rhode Island, es de 6.43 dólares.

Los inventarios de diésel de la costa este han caído a sus niveles más bajos en más de 30 años. A nivel nacional, las reservas están en el nivel más bajo de los últimos 17 años.

Esto podría resultar devastador para la recuperación pospandémica, ya que es un componente crucial de la economía, ya que alimenta todo tipo de maquinaria agrícola, equipos de construcción y buques de carga.

Mientras que la demanda ha aumentado en todo Estados Unidos, la oferta no ha podido seguir el ritmo en esta economía.

¿Cuál es la causa?

Uno de los factores que han contribuido a ello ha sido el creciente número de refinerías que se han cerrado.

En los últimos 15 años, el número de refinerías en la costa este se ha reducido a siete, en comparación con las 129 existentes en todo el país. Con una demanda tan alta como la actual, las varias refinerías que están en funcionamiento no pueden producir lo suficiente, lo que provoca un aumento de los precios del diésel. Un año después de una explosión en 2019, Philadelphia Energy Solutions cerró su refinería que abastecía a toda la costa oriental.

Los cierres dispersos han reducido la capacidad de procesamiento de petróleo de la región de 1.64 millones de barriles diarios en 2009 a unos 818,000 barriles diarios este año. Desde que se limitaron las capacidades del sector, el coste de producir productos petrolíferos ha aumentado exponencialmente, y las refinerías cobran aproximadamente 150 dólares por refinar un barril de crudo.

Javier Blas, columnista de Bloomberg y coautor de “The World for Sale”, se ha visto sorprendido por las advertencias de escasez en todo el mercado del petróleo.

“En muchos años cubriendo el informe mensual del mercado de la @AIE, pocas veces he visto una advertencia tan fuerte sobre la escasez de productos petrolíferos refinados, inventarios agotados de diésel, gasolina y combustible para aviones, y márgenes de refinería por las nubes que hacen subir la inflación”, escribió en Twitter.

Kyle Bass, director de inversiones de Hayman Capital Management, fue contundente en su valoración de la situación, culpando de la grave situación actual a los activistas y organizaciones ecologistas.

“@GretaThunberg y @Earthjustice habrán contribuido a que los niños de todo el mundo mueran por falta de disponibilidad de alimentos porque su condena climática no vino acompañada de una comprensión completa de la política de transición energética adecuada y gradual”, escribió Bass en Twitter la semana pasada.

“Cuando la costa este se quede sin diésel este verano, quizá entonces hagamos que algunos de los cerebros de la galaxia en DC piensen que pueden tener errores mortales en sus planes de transición energética”.

No solo las refinerías estadounidenses han cerrado sus puertas. Muchas refinerías canadienses de la Columbia Británica, Ontario y las Marítimas han cerrado. Un número creciente de refinerías rusas han reducido sus operaciones o se han retirado por completo en medio de un exceso de existencias, lo que ha provocado un aumento significativo de las exportaciones de gasóleo estadounidense a Europa.

Los analistas del mercado advierten que será un reto para Estados Unidos satisfacer la demanda interna y externa simultáneamente.

“La actual escasez de gasóleo y gasolina, debida a la reducción de la producción de crudo en Europa y a la posible prohibición de los productos rusos, provocará una gran escasez en los mercados de combustibles para transporte por carretera”, escribía este mes Bjørnar Tonhaugen, jefe de investigación del mercado petrolero de Rystad Energy, en una nota.

¿Racionamiento o alivio?

En las condiciones actuales, la crisis del gasóleo podría intensificarse hasta convertirse en una escasez que podría provocar un racionamiento, advierte el multimillonario John Catsimatidis, propietario de una pequeña refinería de petróleo en la costa este y de muchas gasolineras.

“No me sorprendería ver que el diésel se raciona en la costa este este este verano”, dijo Catsimatidis en una entrevista con Bloomberg a principios de este mes. “Ahora mismo, los inventarios son bajos y podríamos ver una escasez en los próximos meses”.

El aumento del precio del diésel está pesando en demasiadas empresas que intentan buscar eficiencias para soportar los costes más elevados.

Un camionero y propietario de un negocio en Carolina del Norte reveló a la filial local de NewsNation, WJZY, que ha tenido que despedir a algunos de sus empleados para maximizar los beneficios. Esto, señaló, es una tendencia en toda la industria que podría resultar en menos camiones en la carretera.

“Muchos de estos camiones que se ven ahora ya no van a estar aquí. Muchos de estos camiones son de pequeñas empresas como yo que no pueden permitirse pagar estos altos precios”, dijo Omar Edwards.

Esto podría ser una terrible noticia cuando el 70% de los bienes de consumo y cargamento del país se transportan por camión.

Desde los productores hasta los distribuidores, toda la cadena de suministro está siendo diezmada por el aumento de los costes energéticos. Esto podría tener repercusiones duraderas que van más allá de los productos frescos en el supermercado.

Anirban Basu, economista y director general de Sage Policy Group, sugirió a FreightWaves que el elevado precio del gasóleo “hace que la posibilidad de recesión en 2023 sea mucho mayor”.

Algunos expertos son un poco más optimistas y señalan la primera acumulación de existencias de destilados, que incluyen el gasóleo y el gasóleo de calefacción. Según la Administración de Información Energética (EIA), los inventarios de destilados avanzaron en 1235 millones de barriles en la semana que terminó el 13 de mayo. Se trata del primer aumento de la oferta en más de un mes.

¿Podría intervenir la Casa Blanca?

El presidente Joe Biden podría recurrir pronto a la reserva de emergencia de gasóleo de la nación como parte de los esfuerzos de la administración para hacer frente a una crítica crisis de suministro, según sugieren los reportes.

Según los reportes, los funcionarios estadounidenses también están elaborando otras políticas en respuesta a la preocupación por el suministro.

“Hemos puesto en marcha esta opción de reserva para adelantarnos al problema, y no dudaremos en utilizar otras palancas a nuestra disposición para apoyar a las familias y la recuperación”, dijo un funcionario de la Casa Blanca a Reuters.

Sin embargo, la reserva solo contiene alrededor de un millón de barriles de gasóleo. Cualquier liberación tendrá probablemente un impacto mínimo, ya que Estados Unidos consume 122 millones de galones al día, lo que equivale a unos 2.9 millones de barriles. Se calcula que esto proporcionará un mínimo de alivio durante una semana.

Desde el año 2000, las reservas de gasóleo del país solo se han visto afectadas en una ocasión. En 2012, tras el huracán Sandy, el entonces presidente Barack Obama envió 24 millones de galones de combustible a Nueva York y Nueva Jersey como parte de los esfuerzos de recuperación del gobierno federal.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.