El feliz matrimonio de un hombre de 80 cm de altura deja a los “haters” sin palabras

Por La Gran Época
03 de Junio de 2019 Actualizado: 04 de Junio de 2019

¿Has estado enamorado? ¿Qué cualidades buscabas en esa persona? ¿Estableciste algunos estándares para esa persona a quien llamas tu pareja ideal? ¿Qué sientes cuando no encuentras al correcto? ¿Te sientes frustrado o continúas buscando?

Dicen que el amor va más allá de las apariencias. Esto es así para Mindie Kniss y Sean Stephenson, porque ambos encontraron el amor verdadero a pesar de los desafíos. Sean está diagnosticado con osteogénesis imperfecta o enfermedad de huesos quebradizos y muy frágiles y se quiebran fácilmente. Aquí está su historia inspiradora.

Mindie y Sean se conocieron en el año 2009 a través de un amigo. Ella mide 1,49 metros mientras que Sean mide solo 80 centímetros, pero a esta bella dama no le importa su altura.

Ambos son oradores motivacionales y son buenos en su oficio. Empezaron a salir, a pesar de que la gente insinuaba que Mindie estaba interesada en el dinero.

En 2012, Sean se casó con Mindie en una boda muy solemne, dulce y memorable. Todos estaban muy felices por la pareja y solo les deseaban lo mejor.

La pareja se instaló en Arizona. Mantienen una casa, la limpian y hacen los quehaceres. También preparan sus propias bebidas y cocinan. La suya es una relación muy normal, pero especial entre esposa y esposo, unida eternamente con los hilos del amor y la compasión incondicionales.

“Es una alegría estar casado con esta mujer; no pasa un día sin que le diga que la amo como 8.000 veces”, dice Sean en un video de Barcroft.

A pesar de la notable diferencia en sus alturas, los comentarios cuestionadores de la gente no evitan que ellos sigan viviendo sus vidas.

Algunas personas dicen que Mindie se está aprovechando de la discapacidad de Sean y que solo se casó con Sean por su dinero. Pero a Sean y Mindie no les importa lo que escuchan, ya que conocen la verdad entre los dos, que ambos se aman incondicionalmente.

Sean y Mindie viven como lo haría cualquier otra pareja. Hay altibajos, ya que no existe un matrimonio perfecto, pero se aseguran de resolverlo antes de que termine el día.

Son un verdadero ejemplo de lo que es amar sin preguntas, aceptándose sin importar nada y se aman sin que importen los atributos físicos. Su amor no conoce límites y como dice el refrán “¡los milagros suceden!”.

Mira el video a continuación:

                                                             ¡Una propuesta épica de matrimonio en 9 minutos!
¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!
TE RECOMENDAMOS