Se debe sancionar a los multimillonarios vinculados al PCCh

El caso de Huang Xiangmo en Australia ilustra los riesgos y la solución
Por Anders Corr
18 de Octubre de 2021
Actualizado: 18 de Octubre de 2021

Comentario

La recompensa política de Hong Kong al multimillonario Huang Xiangmo, un presunto agente de la influencia china anteriormente activo en Australia, indica la necesidad de endurecer las leyes en las democracias.

Mientras Hong Kong elimina el 97 por ciento de sus votantes de sus registros electorales y se convierte en una satrapía de Beijing, ha premiado a Huang con un alto cargo político. Al parecer, es un favorito del Partido Comunista Chino (PCCh), ya que ha sido seleccionado por el régimen chino para formar parte del poderoso comité electoral de Hong Kong, mientras la ciudad pierde cualquier pizca de elecciones justas.

Nick McKenzie, del Sydney Morning Herald, escribió un artículo mordaz sobre este hecho. Al parecer, Huang apoya el principio de que “los patriotas gobiernen Hong Kong”. La jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, también apoya este principio, que en su contexto suena como un código para que los intereses a favor de Beijing gobiernen el Puerto Fragante.

McKenzie señaló que “la elección del Sr. Huang para el comité electoral de Hong Kong el mes pasado es la indicación más fuerte hasta ahora de su compromiso inquebrantable con el Partido Comunista Chino y sus objetivos de afirmar la influencia y el control”.

El Herald también afirmó que la elección de Huang indica que Beijing está recompensando a “figuras que han sido etiquetadas como agentes de influencia y expulsadas por otras naciones”.

Los vínculos de Huang con el PCCh son especialmente evidentes en Australia, que supuestamente canceló el pasaporte de Huang, la solicitud de ciudadanía australiana y la residencia permanente en 2019 por una serie de razones, incluyendo motivos de carácter y la fiabilidad de sus respuestas a las autoridades australianas.

En aquel momento, el Sydney Morning Herald reportó que “el señor Huang saltó a la fama gracias a su prolífica recaudación de fondos políticos y a sus redes de contactos, a su financiación del think tank del exministro de Asuntos Exteriores Bob Carr en Sídney, el Instituto de Relaciones Australia-China, y a su papel como presidente del principal grupo de influencia del Partido Comunista Chino en Australia”.

En una entrevista de 2019 publicada en el ultranacionalista Global Times, controlado por el PCCh, Huang dijo: “Solo hay dos razones que están comparativamente claramente establecidas [para la denegación australiana de la solicitud de ciudadanía de Huang]. En primer lugar, anteriormente fui presidente del Consejo Australiano para la Promoción de la Reunificación Pacífica de China (ACPPRC) y actualmente soy presidente de la Alianza Oceánica de Promoción de la Reunificación Pacífica de China (OAPPRC). En segundo lugar, tengo vínculos comerciales y familiares en China”.

Epoch Times Photo
El exsenador del Partido Laborista australiano y exsecretario general del Partido Laborista en Nueva Gales del Sur, Sam Dastyari, reveló la forma en que Huang trató de influir en él. (William West/AFP/Getty Images)

Al parecer, Huang donó 2.7 millones de dólares a partidos políticos en Australia antes de la cancelación de su visado, y el gobierno de Nueva Gales del Sur examinó en 2015 las acusaciones de donaciones secretas. Según el Herald, Huang fue sometido a una evaluación negativa de la ASIO en 2018 tras las acusaciones de haber intentado influir de forma encubierta en la política australiana acercándose a los ministros del Parlamento.

En la entrevista de 2019, Huang dio a entender que donó en parte por razones raciales. Dijo: “En cuanto a mi consideración para aceptar donar, admito que en parte proviene del hábito chino de tratar a otras personas de manera agradable y de no estar acostumbrado a decir ‘no’. Pero lo más importante es que espero promover la participación legal de los chinos en la política”.

Huang afirmó en la entrevista que Australia se encontraba en una fase temprana de desarrollo. “La historia de Australia ha establecido las características innatas de un bebé gigante”, dijo. “Esto es un hecho objetivo y no significa que Australia tenga que sentirse inferior. El crecimiento de un bebé gigante lleva su tiempo, y Australia aún tiene un largo camino que recorrer. Lo entiendo perfectamente. Australia es un país hermoso. Los chinos son uno de los primeros constructores de este país y una parte de él que no se puede separar”.

Mientras que democracias como Australia, el Reino Unido y Estados Unidos (que juntos conforman la nueva alianza AUKUS) prosperan gracias a la diversidad cultural y étnica de sus poblaciones, incluida su población china y de otros países asiáticos, eso no se extiende a los multimillonarios, como Huang, que están demasiado cerca del PCCh y ejercen un amplio poder político gracias a su riqueza económica.

AUKUS debería llevar su alianza al siguiente nivel sancionando a los multimillonarios, sin distinción de raza o nacionalidad, que estén demasiado cerca del PCCh y que utilicen su riqueza de manera que les lleve a tener una influencia académica, mediática, financiera o política desmesurada. Esto incluiría a multimillonarios como Mike Bloomberg, Stephen Schwarzman, Larry Fink y Ronnie Chan, que juntos apoyan a una serie de entidades en Estados Unidos que tienden a ser blandas con el PCCh.

El negocio de información financiera de Bloomberg en China ha obtenido importantes ingresos de China, y el propio Bloomberg se presentó a la candidatura demócrata en 2020.

Schwarzman, a quien se ha llamado “el susurrador de China para Trump“, aparentemente aconsejó al presidente Donald Trump que moderara sus aranceles contra China, incluso mientras continuaba con sus prácticas comerciales depredadoras.

Según un documento gubernamental de principios de 2021, BlackRock de Fink tenía 255,000 millones de dólares invertidos en China, más que cualquier otro inversor institucional estadounidense.

La fundación familiar de Chan donó 350 millones de dólares a Harvard en 2014 y, según mi fuente, Chan es muy conocido en la escuela de política pública de Harvard. Se muestra abiertamente blando con China.

La influencia del PCCh, que llega a las élites de manera más potente a través de la influencia del dinero de otras élites, no está limitada por las fronteras nacionales o el partidismo político. La solución, a través de sanciones contra las personas más influyentes del PCCh, tampoco debería estar limitada por el partido, la raza o la nacionalidad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS