Se esperan represalias de Beijing tras histórica condena de EEUU a espía chino, advierten expertos

Por J.M. Phelps
22 de Noviembre de 2021
Actualizado: 22 de Noviembre de 2021

La reciente condena de un agente de los servicios de inteligencia chinos puede hacer que Beijing dé marcha atrás en sus operaciones de espionaje por el momento, según varios expertos, que dijeron que un estadounidense desprevenido en China puede convertirse en su medio de represalia.

El 5 de noviembre, un jurado federal condenó a Xu Yanjun por su papel en un plan para reclutar espías y robar tecnología de aviación sensible para el régimen chino. Xu, subdirector de división en una rama provincial de la principal agencia de inteligencia de Beijing, el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) chino, fue declarado culpable de todos los cargos, incluida la conspiración para cometer espionaje económico y para robar secretos comerciales.

Xu fue el primer agente de inteligencia chino en ser extraditado a Estados Unidos para ser juzgado.

Desde 2013, dijeron los fiscales, Xu había participado activamente en el reclutamiento de empleados de las principales empresas de aviación de EE. UU. y del extranjero. En marzo de 2017, comenzó a solicitar información a un ingeniero de GE Aviation.

A finales de año, el ingeniero había empezado a trabajar con el Buró Federal de Investigaciones (FBI). Urdieron un plan para atraer a Xu a Bélgica con la promesa de que el ingeniero le proporcionaría a Xu archivos sensibles relacionados con el exclusivo ventilador de motor de aviación compuesto de GE Aviation. Xu mordió el anzuelo y fue detenido en Bélgica en abril de 2018, y posteriormente extraditado a Estados Unidos. Ahora se enfrenta a hasta 60 años de prisión; no se ha fijado una fecha de sentencia.

“Para aquellos que dudan de los verdaderos objetivos de la [República Popular China], esto debe ser una llamada de atención; están robando tecnología estadounidense para beneficiar a su economía y su ejército”, dijo Alan E. Kohler Jr., director adjunto de la división de contrainteligencia del FBI, en una declaración el 5 de noviembre.

James Olson, exjefe de contrainteligencia de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y escritor de “To Catch a Spy: El arte de la contrainteligencia”, describió los planes del régimen chino para robar tecnología y secretos comerciales estadounidenses como “masivos y omnipresentes”.

“La mayoría de los estadounidenses nunca entenderán el alcance total de lo que está ocurriendo”, dijo a The Epoch Times.

Olson describió la condena de Xu como “enorme” e “histórica”.

David Sauer, un alto oficial retirado de la CIA que sirvió como jefe de estación y subjefe de estación en múltiples puestos de mando en el extranjero en Asia Oriental y Asia Meridional, estuvo de acuerdo. “Procesar a Xu fue un claro disparo en la proa”, dijo Sauer.

“El FBI y el DOJ [Departamento de Justicia] hicieron una gran operación al atraer a Xu a Bélgica, donde sabían que podía ser extraditado y enviado de vuelta a Estados Unidos para ser juzgado”.

La extradición de Xu a Estados Unidos tendrá “un impacto dramático” en la forma en que el régimen chino aborda el reclutamiento de espías y el robo de secretos comerciales en el futuro, según Olson. Hará que el MSS del régimen chino sea más cuidadoso, ya que este acontecimiento histórico podría señalar que ya no se permitirá que se cometan impunemente los delitos de espionaje, dijo.

Represalias

Para el régimen chino, la extradición de Xu fue “algo muy agresivo y provocador” por parte de Estados Unidos, dijo Olson.

Su condena fue “un golpe terrible” para el MSS y “la represalia es inevitable”, dijo. “El régimen chino querrá recuperar a Xu y tomará medidas extremas para que eso ocurra”.

Sauer estuvo de acuerdo con esta valoración. “Los chinos van a tomar represalias en algún momento de su elección; ahora es cuestión de qué harán y cómo lo harán”, dijo. Existe la posibilidad de que cualquier contramedida de este tipo “sea un gran problema”, pero mantiene abierta la opción de que Beijing “haga algo un poco menos espectacular para evitar llamar más la atención”.

Olson predice que “un empresario estadounidense o un periodista estadounidense en China será incriminado”. El régimen chino “fabricará un caso contra esa persona y se apresurará a llevarla a juicio” para condenarla, dijo.

Asimismo, Sauer dijo que Beijing “podría fabricar los cargos y tratar de extraditar a la CIA, al FBI o a cualquiera que haya trabajado contra China de vuelta a Beijing”.

Según Olson, en este escenario, se alegará que este estadounidense se dedicó al espionaje y se plantarán pruebas para hacerlo parecer como tal. Después de que este caso esté hecho, dijo, “tendrán un cebo comercial”.

Entonces se ofrecerá a esta persona a cambio de Xu, explicó, advirtiendo que “probablemente estén buscando objetivos potenciales ahora mismo”.

Sauer dijo que él personalmente “no viajaría a zonas en las que el régimen chino tiene mucha influencia y dominio”.

“Codiciosos”

Sauer confía en que los chinos ya han evaluado las posibles opciones para recuperar a Xu, y probablemente no volverán a realizar operaciones en zonas donde Estados Unidos tiene fuertes lazos diplomáticos, como Bélgica. “Concentrarán sus operaciones en zonas donde tienen más control de los países (en el Sudeste Asiático, por ejemplo), donde tienen mucha más influencia para poder sacar a un tipo como Xu si se metiera en problemas”.

En los casos en los que los espías son atrapados bajo cobertura diplomática “no es una calamidad”, dijo Olson, añadiendo que en esos casos el autor simplemente sería declarado persona non grata y expulsado del país.

Pero el caso de Xu era diferente, ya que no viajó a Bélgica bajo la apariencia de un trabajador diplomático.

“Lo que hizo Xu [al viajar a Bélgica para reunirse con una fuente] fue muy, muy agresivo”, dijo Olson. Este no es un riesgo que el MSS tomaría normalmente, ya que Olson considera que es extremadamente raro que un miembro de la inteligencia china se reúna fuera de China.

“El hecho de que [el MSS] aceptara enviar a Xu a Bélgica para reunirse con un supuesto recluta es una indicación de lo codiciosos que son y de lo mucho que querían realmente la tecnología del motor a reacción”, dijo.

Según Olson, al MSS no le gusta operar dentro de los Estados Unidos, o en cualquier otro país sin inmunidad diplomática para el caso. En su lugar, el MSS prefiere llevar a los nuevos reclutas a China. “Aquí pueden interrogarlos y extraer información de inteligencia en la seguridad de su propio territorio”, dijo.

“La condena de Xu va a cambiar su plan de juego”, dijo Olson, y añadió que le sorprendería mucho que el MSS aceptara reunirse con otros activos fuera de China en un futuro próximo.

¿Habló?

Oslon ha visto especulaciones de que se adquirió valiosa información de Xu, pero no lo cree. Sospecha que Xu es un “ciudadano chino muy disciplinado y leal y un oficial de inteligencia”. Si hubiera “hablado”, se podría haber llegado a un acuerdo de culpabilidad, pero eso no ocurrió, dijo Olson.

Al no haber acuerdo de culpabilidad, dijo, “parece que el Departamento de Justicia no tenía realmente ninguna baza para negociar”. Si la defensa quería que llegara a un acuerdo hablando es algo que el público de EE. UU. probablemente nunca sabrá, según Olson.

Según la experiencia de Olson, “es muy poco probable que alguien como este oficial del MSS haya considerado alguna vez entregar alguna información”, dijo.

Más dobles agentes

Las operaciones como la que condujo a la condena de Xu están plagadas de complejidad y son difíciles de llevar a cabo. “No es que [las agencias de inteligencia] no hayan hecho nada; es que han sido relativamente ineficaces a la hora de detener el robo de tecnología e información de investigación y desarrollo”, dijo Sauer.

Pero, según Olson, toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos está “animada” y “alentada” por la investigación y la condena de Xu, y Sauer estuvo de acuerdo.

Olson dijo que hay que seguir frustrando las actividades del MSS y del Ejército Popular de Liberación (EPL), el ejército del régimen, contra Estados Unidos, y ofreció dos soluciones para lograrlo.

Primero, dijo, “EE. UU. debe penetrar en la inteligencia china para que tengamos fuentes internas que nos digan exactamente lo que están haciendo, cómo lo están haciendo, y quién está siendo reclutado desde dentro de EE. UU. para ayudarles a hacerlo”.

Y en segundo lugar, dijo, “EE. UU. necesita llevar a cabo muchas más operaciones con dobles agentes”, y “el caso de GE Aviation es un ejemplo de libro” de una operación de este tipo.

En ese caso, “el FBI tomó el control del ingeniero de GE —dirigió la operación con él como doble agente contra la inteligencia china— y tuvo mucho, mucho éxito”, dijo Olson.

“Otras operaciones de doble agente pueden comenzar cuando hay un buen candidato para ponerlo delante del [régimen] chino”, dijo Olson.

Esta persona tendría que tener acceso al régimen chino, ser accesible y hacerse ver como un buen recluta.

“Para conseguir un bocado de China”, dijo Olson, “tenemos que asegurarnos de hacer flotar algún cebo realmente atractivo ante ellos [con este agente] porque lo cogerán, y una vez que lo hagan, tendremos una operación de doble agente”.

El objetivo de la comunidad de contrainteligencia de EE. UU. debe ser hacer saber al régimen chino que está “viva, bien, y realmente agresiva y realmente taimada”, dijo.

Si Estados Unidos intensificara sus operaciones con agentes dobles, esto podría hacer que el régimen chino se replanteara el reclutamiento de estadounidenses porque el objetivo podría estar controlado por el FBI o la CIA, según Olson.

“Eso hará que sean un poco tímidos a la hora de apuntar a un estadounidense en el futuro”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS