Se multiplica la ayuda por el último sismo que sacudió a México

22 de Septiembre de 2017 Actualizado: 22 de Septiembre de 2017

A dos días del sismo magnitud 7.1 que sacudió varios estados de México y ocasionó los mayores daños en la Ciudad de México, Morelos y Puebla, 12 días después del otro sismo magnitud 8.1 que afectó Oaxaca y Chiapas, la ayuda para los rescates y los damnificados se multiplica.

Ciudadanos, organizaciones civiles, dependencias de gobierno, ejército, empresas, personalidades  del país se han movilizado para proporcionar trabajo, alimentos, medicinas, herramientas de excavación, polines de madera, lámparas, cascos y guantes, entre otros materiales solicitados por los rescatistas y para atender afectados en las diferentes zonas colapsadas.

Gobiernos de diferentes países del orbe siguen externando sus condolencias y apoyo a México, poniendo a su disposición personal y equipo especializado para el rescate de sobrevivientes. Por su parte empresas y personalidades de diferentes ámbitos sociales se solidarizan con muestras de ánimo y campañas de apoyo.

Para los diferentes equipos de rescatistas que en coordinación con el ejército mexicano trabajan en varios puntos de derrumbes, cada minuto es una oportunidad para encontrar personas con vida bajo toneladas de escombros.

A las 11 de la noche del jueves el Coordinador Nacional de Protección Civil actualizó en 286 la cifra total de muertos por el sismo, la mayor parte en la Ciudad de México. Los pedidos y ofrecimientos de ayuda siguen inundando las redes sociales.

A los Topos de México, incansables buscadores de sobrevivientes surgidos del otro gran sismo hace 32 años, se ha unido desde este jueves la brigada de Chile, que con equipos rescatistas de Estados Unidos, Japón, Israel, Francia, Perú, Honduras, Ecuador, Panamá, Guatemala, se incorporan a los trabajos de búsqueda y rescate de personas con vida y cuerpos, que dirigen el ejército, con especialistas de protección civil y bomberos.

Los “binomios caninos”, el par de rescate con un perro entrenado para ayudar en la búsqueda de personas atrapadas en escombros y su manejador, de brigadas mexicanas y enviadas por diferentes países, también trabajan sin descanso en la difícil y delicada tarea de encontrar y rescatar personas reportadas por familiares, vecinos y compañeros de trabajo.

https://twitter.com/CUBONoticiasMX/status/911019324399263744

Los primeros en proporcionar ayuda voluntaria fueron personas que pasaban por los edificios caídos, que casi de inmediato buscaron remover escombros tan sólo con sus manos; después llegarían las palas, picos, guantes, cascos, vigas y gatos hidráulicos, llevados por infinidad de donantes.

Las primeras horas parecieron caóticas, entre la mirada de multitudes de testigos, las primeras tareas voluntarias se abrían paso con dificultad para llegar a las zonas colapsadas.

Casi después del sismo, el colapso de los semáforos por el corte de energía eléctrica en varios estados y con calles congestionadas de vehículos, jóvenes voluntarios se ofrecieron a dirigir el tráfico, ayudando en momentos críticos al fluir de la población que ansiaba encontrarse con sus familiares.

Después la ayuda de la población se ha volcado a los centros de acopio, llevando víveres y en la preparación de alimentos para rescatistas y afectados.

A la llegada del ejército para la atención de las zonas de siniestros, los miles de voluntarios espontáneos fueron siendo replegados por su seguridad y para facilitar las tareas de rescate.

Entonces los jóvenes tomaron su lugar en largas filas para ingresar a las zonas de operación, con la advertencia de ayudar y no entorpecer las tareas, cuando las autoridades solicitaron que sólo varones podrían participar en las zonas colapsadas.

La ayuda ha llegado en variadas formas: médicos y psicólogos para atender a la población afectada; brigadas de ingenieros y arquitectos para valorar la gravedad de los daños en edificios, así como albañiles y personas retirando escombros, ciclistas llevando víveres y materiales.

El Vaticano y la ONU, así como líderes de numerosos países enviaron sus condolencias, frases de aliento y ofrecimiento de apoyo.

Otras formas de ayuda se organizan y promueven desde las redes sociales por personalidades de los espectáculos, como Salma Hayek anunciando su donación a Unicef para los afectados de México.

Los actores Diego Luna, quien actúa bajo la dirección de Woody Allen, encabeza un centro de acopio y Bruno Bichir solicitando transporte para llevar víveres a puntos de afectación.

Gael García alienta en su cuenta de Twitter a los afectados y Guillermo del Toro, el productor recién galardonado en el Festival de Cine de Venecia, ofreció su cuenta personal para enviar mensajes urgentes cuando la comunicación telefónica colapsó.

Belinda anunció la reconstrucción de viviendas en Jojutla, uno de los municipios con más daños.

Mientras que artistas como Jennifer López, David Bisbal, Miguel Bosé, Ricky Martín y los futbolistas “ChicharitoHernández, Andrés Guardado, Carlos Vela y Miguel Layun envían oraciones y alientan la ayuda.

TE RECOMENDAMOS