Se notifican cientos de casos más de hepatitis grave de origen desconocido en niños

Surgen las preguntas sobre la relación con el COVID-19
Por Tom Ozimek
28 de Mayo de 2022 3:26 PM Actualizado: 28 de Mayo de 2022 3:26 PM

Las autoridades sanitarias han recibido informes de cientos de niños en 33 países, incluido Estados Unidos, a los que se les ha diagnosticado una hepatitis aguda de origen desconocido que es clínicamente más grave que otros casos similares anteriores y en la que una mayor proporción de pacientes jóvenes desarrollan insuficiencia hepática.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo en un comunicado del 27 de mayo que había recibido informes de 650 casos probables de hepatitis aguda de origen desconocido en niños entre el 5 de abril y el 26 de mayo, y los informes llegan mientras los investigadores teorizan sobre una posible relación con el COVID-19, la enfermedad causada por el como el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“La etiología de esta hepatitis aguda grave sigue siendo desconocida y se está investigando”, dijo la agencia sanitaria. “Los casos son más graves desde el punto de vista clínico y una mayor proporción desarrolla insuficiencia hepática aguda en comparación con informes anteriores de hepatitis aguda de etiología desconocida en niños”.

Otros 99 casos estaban pendientes de clasificación hasta el 26 de mayo, lo que podría elevar el número total de casos a 749, si se confirma.

Casi el 60% de los casos notificados se produjeron en Europa, con 222 solo en el Reino Unido. De los 240 casos notificados en América, 216 se registraron en Estados Unidos.

La bandera de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su sede en Ginebra, el 5 de marzo de 2021. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

Esto ocurre después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieran a finales de abril una alerta sanitaria a nivel nacional sobre un grupo de nueve niños en Alabama identificados con infección por hepatitis y adenovirus, sin causa conocida.

Los niños tenían entre uno y seis años de edad, todos ellos previamente sanos, y cinco de ellos ingresaron en el hospital con lesiones hepáticas importantes, algunos de ellos con insuficiencia hepática aguda.

“Se descartaron los virus de la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C”, dijeron los CDC, y añadieron que todos los niños dieron positivo en las pruebas de adenovirus.

La agencia pidió a los médicos que estuvieran atentos a los síntomas y que informaran al departamento de salud local de cualquier caso sospechoso de hepatitis de origen desconocido. Los síntomas típicos son orina de color oscuro, heces de color claro, vómitos e ictericia.

¿Vínculo con el COVID-19?

Los CDC emitieron más tarde un informe en el que decían que ninguno de los niños de Alabama había dado positivo en las pruebas por COVID-19 cuando fueron llevados al hospital. La agencia también dijo que ninguno de los niños tenía un caso previamente documentado de SARS-CoV-2, también conocido como virus del PCCh, ni había recibido la vacuna contra el COVID-19.

Algunas investigaciones sugieren que una infección previamente no detectada por el coronavirus SARS-CoV-2 podría estar detrás de los misteriosos casos de hepatitis grave en niños.

Según un informe publicado recientemente en medRxiv, que aún no ha sido revisado por expertos, los niños que han recibido la vacuna contra el COVID-19 tienen un riesgo significativamente mayor de sufrir una disfunción hepática posterior.

Sin embargo, la mayoría de los niños con hepatitis aguda —que suele ser poco frecuente en ese grupo de edad— no declaran una infección previa por SARS-CoV-2. En su lugar, se ha descubierto que la mayoría de ellos están infectados por un adenovirus llamado 41F, que no se sabe si ataca al hígado.

Otro equipo de investigadores sugiere en The Lancet Gastroenterology & Hepatology que es posible que los niños afectados, muchos de los cuales son demasiado jóvenes para ser vacunados, hayan tenido infecciones leves o asintomáticas de COVID-19 que pasaron desapercibidas.

Una teoría planteada por los investigadores es que las partículas persistentes del coronavirus en el tracto gastrointestinal de estos niños podrían estar preparando al sistema inmunitario para reaccionar de forma exagerada al adenovirus-41F produciendo altas cantidades de proteínas inflamatorias que luego dañan el hígado.

“Sugerimos que se investigue a los niños con hepatitis aguda en busca de la persistencia del SARS-CoV-2 en las heces” y de otras señales que indiquen que se está produciendo el daño hepático, ya que la proteína espicular del coronavirus es un “superantígeno” que sensibiliza en exceso al sistema inmunitario, señalan los investigadores.

Otros expertos han planteado la teoría de que, como resultado del distanciamiento social y de otras medidas relacionadas con el COVID-19, los niños pequeños han tenido menos oportunidades de estar expuestos a los adenovirus, lo que habría ayudado a desarrollar su inmunidad. En estos casos, se ha sugerido que el sistema inmunitario de los niños puede responder a una infección por adenovirus mediante la producción excesiva de proteínas inflamatorias.

Según la Dra. Rima Fawaz, especialista en enfermedades hepáticas pediátricas de la Facultad de Medicina de Yale, se necesitan más estudios para confirmar cualquiera de las dos teorías.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.