¿Se pondrá en huelga todo Estados Unidos?

Por Stephen Moore
27 de Octubre de 2021
Actualizado: 27 de Octubre de 2021

Comentario

Si cree que los problemas de la cadena de suministro, los estantes vacíos en las tiendas y el aumento de la inflación son problemas ahora, espere unas semanas; es probable que empeoren. Y esto no es resultado de los huracanes, la pandemia u otros actos de la naturaleza. Todo se debe a la incompetencia política que empieza en el Despacho Oval.

He aquí una razón prominente por la que el desabastecimiento de productos, desde frutas y verduras hasta gasolina y juguetes para Navidad, pasará de ser un dolor de cabeza a una crisis.

Estamos presenciando el final de cuatro décadas de paz laboral en Estados Unidos. Dos empresas importantes, Kellogg’s y John Deere, se enfrentan a huelgas con miles de trabajadores que abandonan sus puestos de trabajo. La huelga de United Auto Workers contra John Deere es la primera revuelta laboral en la gran planta de Illinois desde mediados de la década de 1980. La última vez que Kellogg’s tuvo un paro laboral fue en 1972.

Ya tenemos casi 11 millones de puestos de trabajo sin cubrir gracias a las supergenerosas prestaciones sociales. La escasez de estibadores, camioneros y trabajadores de las fábricas está incitando una mayor inflación debido a la escasez. Ahora, si miles de trabajadores más en industrias críticas se declaran en huelga, podrían producirse estragos.

La escasez de trabajadores solo da más ventaja a los sindicatos para que abandonen el trabajo y pidan mayores salarios y beneficios. Los trabajadores de John Deere se negaron a un aumento propuesto del 5%, y no sin motivo. Con una inflación cercana al 6%, un aumento del 5% podría significar una pérdida de ingresos reales para los trabajadores comunes.

Este es el círculo vicioso al que podríamos enfrentarnos a su debido tiempo. La inflación significa precios más altos en las tiendas, lo que significa que los trabajadores quieren un salario más alto, lo que significa que las empresas tienen costes más altos, lo que significa que las empresas tienen que subir más sus precios. Y el proceso se repite. Una inflación del 6% podría convertirse en una bola de nieve de entre el 8% y el 10% a finales de año. Uf.

La historia demuestra que una mala gestión de la oferta monetaria y un dólar que pierde valor provocan convulsiones en el mercado laboral. E.J. Antoni, economista de la Fundación de Políticas Públicas de Texas, analizó recientemente los números. La inflación anual alcanzó el 7.9% en 1951, y al año siguiente se produjo un récord de 470 huelgas. A finales de la década de 1960, la inflación subió al 5.4% y el número de huelgas superó las 400 en un solo año.

Pero cuando la volatilidad de los precios se moderó a partir de los años de Ronald Reagan, también lo hicieron las huelgas. Un dólar estable que era “tan bueno como el oro” conservó su valor y permitió a los trabajadores y a sus jefes llegar a contratos de mutuo acuerdo sobre aumentos salariales.

De 1947 a 1982, un periodo de muchas huelgas, la inflación subió y bajó salvajemente, con una tasa anual que varió hasta 8.7 puntos porcentuales en un solo año y que tuvo un rango de 14.5 puntos porcentuales entre el -1% y el 13.5%.

De repente, parece que estamos en una secuela de “Regreso al futuro” con Michael J. Fox. Aumento de los precios y desaceleración de la economía: el peor de los mundos.

Preveo que habrá muchas más huelgas en los próximos meses. Los sindicatos flexionarán sus músculos, en parte porque tienen a Joe Biden en la Casa Blanca, que se inclina ante los jefes sindicales que gastaron cientos de millones de dólares en su campaña. Reagan despidió a los controladores aéreos en huelga ilegal en 1981. ¿Alguien cree que Biden tendría alguna vez el valor de hacer eso?

Los cuellos de botella ahora exprimen a cada paso una cadena de suministro que antes era el sello de la eficiencia económica estadounidense. Está empeorando, y los sindicatos y sus trabajadores de base que pagan facturas más altas no están contentos. Tampoco deberían estarlo.

La historia demuestra que las huelgas son una forma de destrucción mutua asegurada. Ambas partes suelen perder a largo plazo con los paros laborales, y también Estados Unidos.

La mejor manera de que Washington garantice las ganancias de los trabajadores a largo plazo, ya sean sindicalizados o no, es controlar la inflación, que es un impuesto salarial de facto. Ayudaría que el Congreso dejara de gastar y pedir prestados billones de dólares que no tenemos, porque esto podría encender una inflación aún más rápida.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS