¿Se puede evitar el destino? Parte 2: El destino frente a la suerte

Por James Sale
31 de Diciembre de 2021
Actualizado: 31 de Diciembre de 2021

En la primera parte de este artículo hablamos de cómo el destino parece ser una parte ineludible de la condición humana. De hecho, en los mitos paganos incluso los propios dioses, incluido Zeus, parecen estar sometidos a su poder, aunque también existe la oportunidad de evitar la catástrofe haciendo lo correcto.

El propio Zeus evitó ser derrotado por la profecía de que el hijo de la ninfa Tetis —a la que estaba considerando embarazar— sería más grande que su padre. Por lo tanto, Zeus casó a la ninfa con un humano, Peleo, y su hijo fue el gran guerrero Aquiles; pero al ser solo humano, Aquiles no era una amenaza para la supremacía de Zeus.

Quizás en este punto sea útil distinguir entre “destino” y “suerte”, y esta distinción se basa en las connotaciones de estas palabras. El destino —no siempre, pero sí a menudo— tiene una connotación negativa: es como una trampa de la que no podemos escapar, como cuando decimos que algo o alguna situación es “fatal”. Se nos viene encima hagamos lo que hagamos en contra, y puede ser o no para nuestro bien. La última vez comentamos que Aquiles, en cierto modo, eligió su destino. Pero según Homero, resulta ser uno desafortunado: es infeliz en el Hades.

El destino, en cambio, contiene el sentido no solo de la consecución de un propósito —Aquiles ciertamente lo hizo como guerrero— sino también de la consecución de un propósito superior. Heracles sufrió, y mucho, pero como resultado de su contribución a los dioses (y a la humanidad), fue elevado a los cielos, tanto como constelación como al Monte Olimpo, el hogar de los dioses.

Parece, pues, que tenemos que evitar nuestro “destino”, es decir, que mi padre o mi madre son alcohólicos o drogadictos o lo que sea, por lo que estoy destinado a serlo. Esto es leer el guión o el destino de otra persona como si fuera el nuestro y como si no pudiéramos alterarlo.

En cambio, tenemos que buscar activamente nuestro propio propósito o destino superior. Esto ocurre cuando nuestras elecciones y acciones concuerdan con la voluntad de los dioses (en la mitología pagana) o, en la época teísta, con la voluntad de Dios. Hay un destino superior para todos y cada uno de nosotros. Sin embargo, el problema es el siguiente: el destino superior siempre parece implicar un sufrimiento agudo, así como la asunción de responsabilidades personales.

¿Cuál es mi destino?

La gente podría preguntarse: entonces, ¿cuál es este destino al que he sido llamado? Y al tratar de responder a esta pregunta, debemos fijarnos en una característica realmente importante que los mitos y las historias de antaño tienen en común. A saber, que tanto si hablamos de un mito como el de Edipo en la tradición griega como del relato de Jonás, por ejemplo, en la Biblia, a ambos se les da una profecía, o un oráculo, o una advertencia de cuál será su destino, o de lo que tienen que hacer para cumplirlo. Dicho de otro modo, los seres humanos no quedan desatendidos, desprevenidos o ignorantes del propósito trascendental que se les avecina.

En el caso de Edipo, la profecía llega incluso antes de su nacimiento: mataría a su padre y se casaría con su madre. Por esta razón, su padre biológico, el rey Layo, intenta que su hijo sea destruido después del nacimiento, pero fracasa. Cuando Edipo llega a la edad adulta, se entera de la profecía que le concierne, y como resultado —asumiendo la responsabilidad personal de contrarrestar el oráculo— huye todo lo que puede de la posibilidad de cumplirla. Pero, desgraciadamente, es ciego a su propia situación, y la propia huida le pone en el camino de, sin saberlo, cumplir la profecía.

La ironía de Edipo y su redención

Lo irónico aquí es que Edipo es, desde la perspectiva de la razón y la inteligencia humanas, una de las mentes más grandes de su época: resuelve el famoso enigma de la esfinge cuando nadie más pudo hacerlo. Sin embargo, en cuanto a su verdadera situación, está totalmente ciego.

Quiere hacer lo correcto y se responsabiliza activamente, pero cada paso que da le conduce paradójicamente a su suerte, o quizás, mejor dicho, a su destino. Pues aunque, tras descubrir la verdad, su sufrimiento es intenso, se responsabiliza completamente de todos sus actos —incluido el de cegarse— reconociendo su culpabilidad y renunciando inmediatamente a su condición de rey.

Su desaparición final y misteriosa en la arboleda sagrada de Colono sugiere no la fatalidad, sino el destino: una alta reconciliación con los dioses porque ha cumplido su voluntad. De hecho, la voz de un dios grita mientras se adentra en las profundidades de la arboleda sagrada: “Edipo, Edipo, por qué nos demoramos. Mucho tiempo te han hecho esperar”. Hay redención en la realización del propio destino.

La obra de Sófocles “Edipo en Colono” termina con Edipo, que ha expiado su pecado, siendo una bendición para la ciudad donde está enterrado. “Edipo y Antígona”, de Franz Dietrich. Museo de Arte Crocker, Sacramento, California. (PD-US)

La historia de Jonás

Una historia muy diferente es la que se refiere al destino de Jonás en la célebre historia de la Biblia. Aunque es uno de los libros más cortos del Antiguo Testamento, esta historia es seguramente una de las más famosas. Junto con Adán y Eva, y el Arca de Noé, es una de esas historias arquetípicas que resuenan en la imaginación de forma casi inexplicable.

Aquí, sin embargo, encontramos a Jonás no explícitamente predestinado antes de su nacimiento, sino recibiendo como adulto la “palabra del Señor”, una orden explícita de Dios de ir a Nínive a  profetizar contra ella y decirle su destino.

El destino de Jonás no parece ser la cuestión inicial, sino el destino de las 120,000 personas, que según la Biblia “no conocen la diferencia entre su mano derecha y su mano izquierda, al igual que muchos animales”. Su destino está relacionado con su voluntad, o no, de someterse a la voluntad de Dios, lo que significa abandonar sus malos caminos y arrepentirse.

Y esto también parece ser una característica común para decidir si habrá un gran destino o un destino ignominioso: los ciudadanos de Nínive, incluido el rey, se arrepienten —con saco y ceniza— y así evitan el desastre, la fatal condena.

Edipo, por su parte, no puede impedir que se cumpla la profecía, pero al someterse a la voluntad de los dioses, finalmente se gana un alto destino y parece unirse a ellos.

Pero Jonás, por supuesto, se rebela contra la palabra del Señor. Se aleja de Nínive, que está a cientos de kilómetros tierra adentro, hasta Jope (la actual Tel Aviv) para navegar hasta Tarsis, que estaba en el límite occidental más lejano conocido por los hebreos. En otras palabras, Jonás va lo más lejos posible para escapar del mandato de Dios.

“Jonás saliendo de la ballena”, hacia 1600, de Jan Brueghel el Viejo. Alte Pinakothek, Múnich, Alemania. (PD-US)

La creación de Jonás, el verdadero profeta

Sin embargo, no será así: Jonás no puede escapar del destino que Dios le ha ordenado. Entra en la ballena. Desde el estómago del pez, dándose cuenta de que la resistencia es inútil, grita que ya está listo para cumplir su destino e ir a Nínive, y el pez lo vomita.

Su predicación, para su disgusto, tiene éxito. No se nos dice por qué el pueblo y el rey creyeron sus proclamas sobre el próximo juicio de Dios, pero con un poco de imaginación no es difícil ver cómo fue tan convincente.

Ante todo, era un emblema viviente de alguien que había experimentado el juicio por sí mismo. Desde el punto de vista psicológico, ¿cuán profundo debió ser este cambio para él? ¿Cómo habría afectado a su forma de hablar y a su concentración mental? Yo diría que este acontecimiento fue tan abrumador como las experiencias de Edipo.

Y en segundo lugar, ¿cómo debió ser su aspecto? La gente que trabaja en los mercados de pescado desarrolla con el tiempo un olor extremo. Pero para estar dentro del pescado, ¿qué hay del cabello y la complexión de Jonás? Uno podría imaginar que su piel alcanzaría una especie de coloración albina como resultado de los procesos ácidos internos. La famosa y supuesta historia de James Bartley, en el siglo XIX, que fue tragado por un cachalote durante 36 horas, registra que su piel se había blanqueado luego de ser rescatado.

El destino de Jonás no era ciertamente ser un burócrata con un traje elegante. Apareció de la nada, aunque probablemente los rumores de que este nómada loco y de aspecto salvaje se acercaba a Nínive empezaron a circular mucho antes de que llegara realmente: ¡un profeta de verdad!

Si lo pensamos, la extraña realidad es que si Jonás hubiera obedecido inicialmente el mandato de Dios y hubiera ido a Nínive a predicar, probablemente no habría sido reconocido como mensajero de Dios. Para que la voluntad de Dios —el destino de Jonás y el de Nínive— se cumpliera, Jonás tuvo que rechazar la orden. Solo a través de su sufrimiento pudo cumplirlo.

Esto nos lleva a la observación final de que hay mucho en común entre Edipo y Jonás: ambos reciben una revelación divina, y ambos huyen de sus respectivos oráculos. De hecho, ambos tratan de alejarse todo lo posible de la realización de la profecía, solo para descubrir que, al hacerlo, la cumplen. Ambos acatan en última instancia la voluntad divina.

Es decir, aunque a regañadientes y dadas sus circunstancias, eligieron libremente su destino una vez que comprendieron, más allá de toda repugnancia personal, que estaba divinamente ordenado. En ese momento, se produce una maravillosa sinergia. Como observa Patrick Harpur en su libro titulado Una guía completa del alma, “el libre albedrío está casado con el destino, por lo que lo que se elige libremente está también ordenado para siempre”.

Este matrimonio de nuestro libre albedrío con la ordenanza divina es lo que constituye la realización de nuestro destino, y la alternativa es la fatalidad. Descubrir nuestra ordenanza divina es el propósito central de nuestra vida y genera así la misión de nuestra vida.

La primera parte de esta serie habla de cómo los antiguos entendían la idea del destino.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS