Tras nuevos correos se reaviva polémica que perjudica la campaña presidencial de Hillary Clinton

11 de Agosto de 2016
Actualizado: 11 de Agosto de 2016

Una nueva colección de 296 páginas con mensajes de correo electrónico, reavivaron la polémica  sobre la conexión entre la fundación caritativa de los Clinton y el Departamento de Estado, cuando Hillary era secretaria de Estado (2009-2013).

Los documentos fueron difundidos por el grupo conservador Judicial Watch y despiertan la suspicacia de que la  Fundación Clinton –creada en 2001- por Bill Clinton- buscó aprovecharse de sus conexiones en el Departamento de Estado para pedir favores en nombre de algunos de sus socios y donantes.

Sin embargo el miércoles, la candidata demócrata a la Casa Banca negó las acusaciones sobre los lazos de la fundación caritativa que lleva su nombre y el Departamento de Estado.

En un intercambio de e-mails a principios de 2009, Doug Band, ejecutivo de la fundación que ayudó a Bill Clinton a fundarla, pidió a dos asesoras de Hillary Clinton en el Departamento de Estado que “se encargaran” de conseguir un puesto de trabajo a un asociado de la fundación.

En otro caso, Band pide a las asesoras que pongan en contacto a uno de los principales donantes de la fundación, un multimillonario libanés-nigeriano, con su “persona de peso” en Líbano.

“Como saben, él es hombre clave allí y para nosotros, y en Líbano lo aman”, afirmó Band en el e-mail.

Josh Schwerin, vocero de campaña de Clinton, dijo en un comunicado que Judicial Watch “ha estado atacando a los Clinton desde la década de 1990 y no importa cómo este grupo trata de darle otro significado a estos documentos, los hechos siguen siendo que Hillary Clinton nunca actuó como secretaria de Estado para favorecer donaciones a la Fundación Clinton”.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS