Se rompe una represa e inunda ciudad de Brasil: Bolsonaro viaja a la zona de tragedia

Por EFE
25 de Enero de 2019 Actualizado: 25 de Enero de 2019

Una represa de la minera Vale, la mayor productora y exportadora de hierro del mundo, se rompió al comienzo de la tarde este viernes y un río de lama destruyó diversas casas de una comunidad en jurisdicción de Brumadinho, municipio en el estado de Minas Gerais (sudeste), sin que las autoridades hayan confirmado hasta ahora si el vertido dejó víctimas. Unas 200 personas pueden estar desaparecidas.

El portavoz del Gobierno de Brasil, Otavio Rego Barros, anunció este viernes la creación de un gabinete de crisis para atender la tragedia y anunció que el presidente Jair Bolsonaro visitará el lugar este sábado.

Además del Gabinete de Crisis -que actuará tanto en la Presidencia como en el Ministerio de Medio Ambiente- el portavoz dijo que esa cartera y los ministerios de Minas, Desarrollo Regional y Defensa fueron accionados para integrar refuerzos y enviarlos a la zona del desastre.

En un mensaje leído por Rego Barros en el palacio presidencial de Planalto, el Gobierno lamentó “eventuales perdidas de vida ocasionadas por la ruptura de la represa”.

Minutos antes el presidente Bolsonaro expresó su preocupación por la tragedia a través de las redes sociales y dijo que “se están tomando todas las medidas necesarias” para atender a posibles víctimas del accidente.

“Nuestra mayor preocupación en este momento es atender eventuales víctimas de esta grave tragedia”, apuntó el presidente tras lamentar lo ocurrido en Brumadinho.

Hasta el momento se desconoce el número de heridos o víctimas en el lugar y las imágenes aéreas transmitidas por la prensa muestran que el lodo avanzó sobre el barrio y destruyó varias casas.

El incidente se produjo tres años después de que la ruptura de los diques de Samarco, una minera en la que Vale tiene participación, provocara la mayor catástrofe ambiental de Brasil, que causó 19 muertos por un vertido de residuos minerales.

La tragedia de entonces generó una ola de siete millones de metros cúbicos de residuos minerales (níquel, sílice y hierro), mezclada con otros 55 millones de metros cúbicos de agua.

La catástrofe causó 19 muertos, la mayoría en la propia mina, en la localidad de Bento Rodrigues, que desapareció del mapa; provocó daños incalculables a lo largo de 650 kilómetros en la cuenca del río Doce y arrasó otras localidades pertenecientes al municipio de Mariana, también en Minas Gerais.

Mira a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS