“Seguir a la ciencia”, una potente fuente de autoridad para algunos políticos

Por Nathan Worcester
10 de Diciembre de 2021
Actualizado: 11 de Diciembre de 2021

Análisis de noticias

Por la forma en que hablan algunos políticos, cuando se trata de la COVID-19, todos están “siguiendo la ciencia”, por no hablar de “los datos”.

“Mire los datos. Siga la ciencia. Escuche a los expertos. Sea inteligente”, tuiteó el ahora exgobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en mayo de 2020, después de que “Dos semanas para aplanar la curva” hubieran transitado plenamente a “La nueva normalidad”.

“Hemos estado operando con hechos, datos y ciencia desde el principio”, dijo el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, en un anuncio de campaña titulado simplemente “Sigue la ciencia”.

El presidente Joe Biden ha apelado con frecuencia a “La Ciencia”. En una orden ejecutiva que anunciaba la vacunación obligatoria para los trabajadores federales, por ejemplo, dijo que su administración utilizaba “los mejores datos disponibles y las medidas de salud pública basadas en la ciencia”. En un artículo en el que criticaba la medida de Biden de impulsar las vacunas en septiembre de este año, Lev Facher, de StatNews, describió “Seguir la Ciencia” como “un mantra” para la administración.

El Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico de la Casa Blanca en materia de COVID-19, en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en Bethesda (Maryland) el 11 de febrero de 2021. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

“La ciencia” surgió mucho antes de 2020 como una potente fuente de autoridad para los políticos. Sin embargo, aunque el método científico es una poderosa herramienta para hacer avanzar el potencial humano, la creencia de que solo él puede guiarnos es un ejemplo de “cientificismo”.

El cientificismo es, en palabras del intelectual público Scott Masson, “la creencia de que los juicios morales o evaluativos son meramente subjetivos y que solo las ciencias ‘duras’ —pensemos en la física, la química o la biología— proporcionan un conocimiento objetivo legítimo”. Aunque pocos políticos estadounidenses respaldarían abiertamente esta postura, las acciones que muchos han llevado a cabo durante la pandemia de COVID-19 reflejan el cientificismo en los hechos, si no en las palabras.

El cientificismo permite a los políticos librarse de sus decisiones. En realidad no tomaron una decisión, simplemente “siguieron la ciencia”.

Como credo cientificista, “Seguir la ciencia” no solo anula la responsabilidad de los líderes como tomadores de decisiones. También violenta la naturaleza de la ciencia, que rara vez ofrece las conclusiones claras y políticamente útiles que desean los políticos.

Personas con mascarillas hacen cola mientras esperan a ser vacunadas en el Centro de Vacunación del Parque Olímpico de Sídney en Homebush (Australia) el 16 de agosto de 2021. (David Gray/AFP vía Getty Images)

Un meme popular contrasta el “Método Científico” con el “Método del Adorador de la Ciencia”. Mientras el primero se mueve de forma rigurosa y autocorrectiva hacia resultados que pueden o no alinearse con una hipótesis específica, el segundo construye un modelo y luego solo acepta los datos que confirmen ese modelo.

En su punto más extremo, “Seguir la ciencia” es inflexiblemente dogmático. Cuando es menos inflexible, “Seguir la ciencia” puede conducir a cambios repentinos y bruscos en la política pública, a menudo a pesar de otras pruebas y objetivos independientes de la respuesta a la COVID-19, por ejemplo, evitar otros problemas de salud o trastornos económicos que se puedan atribuir a esas políticas.

El uso de mascarillas

En el caso del uso de mascarillas, “Seguir la ciencia” ha conducido a una serie de cambios drásticos.

El director de Salud Pública, Jerome Adams, habla ante los miembros del Congreso en Washington el 9 de septiembre de 2020. (Michael Reynolds/Pool/AFP vía Getty Images)

En febrero de 2020, el director de Salud Pública de EE. UU., Jerome Adams, tuiteó que los estadounidenses debían “¡Dejar de comprar mascarillas!” para evitar contraer la COVID-19, escribiendo que “no eran eficaces”.

En marzo de ese año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostuvo que los individuos sanos no necesitan usar mascarillas.

Sin embargo, al aumentar la producción de mascarillas en EE. UU., las autoridades de salud pública cambiaron de opinión. A principios de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron a los estadounidenses que consideraran el uso de mascarillas de tela.

En junio de 2020, la OMS recomendó que los miembros sanos del público en general llevaran mascarillas en situaciones en las que no fuera posible el distanciamiento físico, citando nuevas pruebas científicas sobre la transmisión.

Un hombre entra en la sede de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra (Suiza) el 15 de junio de 2021. (Sean Gallup/Getty Images)

En 2021, los CDC cambiaron repetidamente de opinión sobre la mascarilla. En julio, revirtieron una recomendación de mayo según la cual las personas vacunadas no necesitaban llevar mascarillas, lo cual provocó las críticas de varios gobernadores republicanos.

Algunos expertos creen que estos cambios marcan un alejamiento significativo de nuestra comprensión del enmascaramiento antes de la pandemia.

“Cuando se llega al punto de ciertas intervenciones que están como débilmente apoyadas, y si se retrocede y se mira todo lo que se publicó antes de 2020, y se llega a esta conclusión completamente diferente si se leen las cosas que se publicaron más tarde en 2020, sobre las mascarillas o la capacidad de los confinamientos para detener y acabar con la propagación indefinidamente —con confinamientos a largo plazo que tienen daños colaterales devastadores— y ese tipo de cosas. Y entonces te das cuenta de lo politizado que se ha vuelto esto”, dijo el inmunólogo Steven Templeton, profesor de la Universidad de Indiana y antiguo miembro de los CDC, en una entrevista con EpochTV de The Epoch Times.

Una de las cuestiones más politizadas es la mascarilla para los niños pequeños. Si bien algunos defensores han argumentado que los niños podrían ser los principales transmisores de la COVID-19, varios opositores han afirmado que los niños no son los principales vectores de la enfermedad ni son vulnerables a enfermedades graves o a la muerte. También han señalado los riesgos fisiológicos y de desarrollo poco estudiados del uso de la mascarilla por parte de niños pequeños.

Un alumno con una mascarilla durante una clase en una foto de archivo. (JEAN-CHRISTOPHE VERHAEGEN/AFP a través de Getty Images)

Una publicación previa de 2021 no encontró ninguna correlación entre las órdenes de uso de mascarilla y las tasas de casos de COVID-19 entre los estudiantes y el profesorado de varias escuelas de Florida, Nueva York y Massachusetts, aunque los autores incluyeron advertencias sobre la posibilidad de generalizar sus hallazgos.

Aun así, para muchas escuelas, “Seguir la ciencia” ha llevado a órdenes universales de uso obligatorio de mascarilla. Las escuelas públicas de Portland, por ejemplo, exigen la mascarilla a los niños en todo momento y lugar, tanto en interiores como en exteriores, e independientemente del estado de vacunación, “excepto cuando coman, beban o toquen un instrumento musical de viento”.

Uno se da cuenta de lo politizado que se ha vuelto esto.
– Steven Templeton, profesor de la Universidad de Indiana

En un caso, unas imágenes mostraban a niños de jardín de infancia “comiendo” sentados al aire libre en cubos, con un clima de 40° F (4° C), mientras estaban socialmente distanciados de sus compañeros de juego.

En casos como éste, “Siguiendo la ciencia” tiene el aspecto y la sensación de teatro político.

La variante ómicron y más allá

La variante ómicron de la COVID-19 todavía no ha provocado un aumento de los casos graves de COVID-19. Sin embargo, tan pronto como la nueva cepa apareció en los titulares internacionales, gobiernos de todo el mundo se aprestaron a “seguir la ciencia” o, al menos, a tomar algún tipo de medida en su nombre.

Estados Unidos, el Reino Unido y otros países han prohibido los viajes desde muchos países del sur de África, donde se detectó por primera vez la variante ómicron. Japón, por su parte, prohibió la entrada a todos los extranjeros.

La OMS y otros científicos y médicos argumentaron que estas prohibiciones no estaban justificadas, en parte porque harían poco para frenar la propagación de la variante.

Tan pronto como la nueva cepa apareció en los titulares internacionales, gobiernos de todo el mundo se aprestaron a “seguir la ciencia”.

También Pfizer ha especulado con que la variante podría retrasar el debut de su último refuerzo, y ha dicho a la CNBC: “Creo que necesitaremos una cuarta dosis”.

Por ahora, sin embargo, la nueva variante parece ser leve. Hasta la fecha, la variante ómicron no parece haber causado ni una sola muerte verificable.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, gesticula durante una conferencia de prensa diaria sobre la COVID-19 en la sede de la OMS en Ginebra (Suiza) el 2 de marzo de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

Cuando The Epoch Times le preguntó si la variante ómicron había provocado alguna víctima mortal confirmada, un portavoz de la OMS envió un boletín epidemiológico semanal correspondiente al 7 de diciembre.

Según esa guía, “todos los 212 casos confirmados identificados en 18 países de la Unión Europea de los que se disponía de información sobre la gravedad eran asintomáticos o leves. Si bien en Sudáfrica se produjo un aumento del 82 por ciento en los ingresos hospitalarios debidos a la COVID-19 (de 502 a 912) durante la semana del 28 de noviembre al 4 de diciembre de 2021, aún se desconoce la proporción de éstos con la variante ómicron”.

Además, el portavoz de la OMS dijo: “En el caso de ómicron, no se ha informado de ninguna muerte, pero todavía es temprano en el curso clínico de la enfermedad y esto puede cambiar”.

Los CDC no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios de The Epoch Times sobre si había alguna muerte confirmada de ómicron.

Abundan otros ejemplos. Por ejemplo, aunque algunos datos muestran que los individuos vacunados tienen una probabilidad significativamente menor de morir de COVID-19 que los no vacunados, “seguir a la ciencia” hasta las conclusiones aprobadas de antemano puede excluir o minimizar prematuramente las graves preocupaciones sobre la seguridad de la vacuna, especialmente en relación con la inflamación del corazón u otras enfermedades cardiovasculares.

En un testimonio en septiembre ante la FDA durante la evaluación del refuerzo de Pfizer, el empresario Steve Kirsch dijo que las vacunas de Pfizer matan a más personas de las que salvan, citando los datos del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), entre otra información.

Hace unos días, médicos y científicos del Reino Unido advirtieron que el trastorno de estrés pospandémico está provocando un aumento de los ataques al corazón y otros problemas cardiovasculares, incluso entre los pacientes más jóvenes.

Algunos comentaristas especularon que el aumento podría estar relacionado con las vacunas. “Acabo de enterarme de que el repentino aumento de las enfermedades relacionadas con el corazón se debe probablemente **comprobar las notas de Big Pharma** al trastorno de estrés pospandémico. ¿Qué hay que ver aquí?”, tuiteó Candace Owens en respuesta a la noticia.

Siguiendo la ciencia, no “siguiendo a la ciencia”

Aunque el estado de Nueva York y la ciudad de Nueva York han aplicado políticas de línea dura, incluido el sistema de pases de vacunas de la ciudad aplicable a niños de tan solo cinco años, el estado de Florida ha bloqueado las órdenes y ha dado prioridad a la elección individual.

Actualmente, las tasas de casos en Florida son más bajas que en el estado de Nueva York, probablemente en parte debido a la estacionalidad de la enfermedad. Además, aunque los floridanos tienen una edad media superior a la de los residentes del estado de Nueva York, lo que sugiere que son más vulnerables a la COVID-19, la tasa de mortalidad por cada 100,000 habitantes sigue siendo inferior a la de Nueva York, según NBC News. En la propia ciudad de Nueva York se han producido más de 34,000 muertes, debido en parte a los grandes brotes iniciales en las residencias de ancianos de la ciudad.

Decenas de personas visitan la playa de Clearwater después de que el gobernador Ron DeSantis abriera las playas a las 7 de la mañana el 4 de mayo de 2020 en Clearwater, Florida. (Mike Ehrmann/Getty Images)

El voto del Senado del 8 de diciembre para bloquear la orden de vacunación obligatoria de la OSHA para los grandes empleadores, que se produjo poco después de que el tribunal del sexto circuito anulara esa misma orden, podría señalar la resiliencia de los “controles y equilibrios” frente a la compulsión en nombre de “La Ciencia”.

En otros lugares del mundo, “Seguir a la Ciencia”, a menudo a pesar de otras pruebas científicas, está conduciendo a políticas más draconianas.

Nueva Brunswick (Canadá) ha permitido que las tiendas de comestibles excluyan a los no vacunados, violando el derecho humano básico a la alimentación articulado en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en el artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Numerosos estudios han planteado dudas sobre si la vacunación frena la transmisión, y algunos sugieren que las personas vacunadas con síntomas suprimidos pueden incluso ser los principales impulsores de nuevas infecciones. Sea como fuere, “la ciencia” exige cada día mayores sacrificios.

La buena ciencia puede y debe informar nuestros juicios, así como los de los políticos. Pero los gestos irreflexivos hacia “La Ciencia” no nos escudan a ninguno de nosotros de la responsabilidad, aunque como señala Jeffrey A. Tucker, del Instituto Brownstone, las banalidades burocráticas que hacen cumplir nuestros nuevos consensos cientificistas eluden cualquier culpa provocada por sus evidentes fracasos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS