Seis problemas que ahogan a la economía china

27 de Mayo de 2015 Actualizado: 27 de Mayo de 2015

La economía de China se está desacelerando, en este hecho los datos son claros. Pero los muchos enormes obstáculos que enfrenta China en la construcción de una economía sana no siempre son tan fáciles de entender. Una prominente economista china, con sede en Estados Unidos, identificó seis áreas que podrían traer crecimiento a un punto muerto. En su intervención en un foro en Vancouver organizado por Shenglin Financial Inc. el 3 de mayo, la economista He Qinglian dijo que hay seis principales “obstáculos” -Tener sólo tres en un país democrático el partido hubiera sido expulsado, ella dijo, estos podrían tener un profundo impacto sobre el futuro de China si se dejan sin resolver. La siguiente es una versión editada y condensada de su discurso.

Perdiendo la fama de ser la ‘fábrica del mundo’

Todo lo que sube tiene que bajar: el sector manufacturero en pleno auge de China, que fue alimentado desde el 2001 al 2010 a un costo enorme para la ecología de la nación y el pueblo, está en un declive irremediable.

La ciudad de Dongguan, una importante ciudad industrial en el sur de la provincia de Guangdong de China, está experimentando una segunda oleada de negocios colapsados, al menos 4.000 empresas cerraron el año pasado. De 2008 a 2012, los datos públicos mostraron que 72.000 empresas cerraron.

Luego, tres carruajes que impulsaban un crecimiento económico chino, la inversión, el comercio exterior y la demanda interna ya han muerto, como se ve con el 15 por ciento de caída del crecimiento del comercio exterior año tras año en el primer trimestre de este período.

Los bienes raíces han impulsado el crecimiento económico de China en los últimos 20 años. El régimen comunista y las empresas han trabajado en conjunto para detener el colapso del mercado de la vivienda, pero varias docenas de fábricas en la industria de bienes raíces han caído en el exceso de capacidad de producción desde 2013. La producción es una “amenaza nuclear” en la economía de China y podrían conducir a una crisis económica en cualquier momento.

Estos problemas indican que la reestructuración de la economía de China está sin esperanza. El llamado ajuste estructural económico no es algo que se puede poner en el lugar que el gobierno desea. Ya en 2005, la provincia de Guangdong había comenzado la sustitución de industrias de trabajo intensivo con tecnología de industria de alta tecnología intensiva. El resultado es una industria demacrada en el delta del río Perla.

Enorme población desempleada

La tasa oficial de desempleo inferior al 4,5 por ciento de la población activa de China es inexacta, porque la cifra sólo incluye a las personas registradas con el gobierno local, mientras que excluye a los agricultores desempleados, que forman una parte importante de la fuerza laboral.

En la China de hoy, los desempleados se pueden dividir en cuatro grupos: Los del trabajo agrícola excedente debido a que la migración se revierte cuando las fábricas cierran; los trabajadores urbanos de cuello blanco que perdieron sus puestos de trabajo con la retirada del capital extranjero; los desertores de la universidad; y los escolares de secundarias que abandonan sus estudios.

El ex primer ministro chino Wen Jiabao, estimaba que la población de desempleados se situó en 200 millones en marzo de 2010. En el Foro Económico Mundial en Davos este mes de marzo, el ex vicepresidente del Banco Mundial, Justin Lin dijo que se espera que 124 millones de trabajadores chinos del sector manufacturero se trasladen a otros países desarrollados para buscar salarios más altos.

Con la población trabajadora actual china de 940 millones, una vez que hay 300 millones de desempleados, la tasa de desempleo real es equivalente al 32 por ciento, siete veces la proyección oficial.

Crisis de recursos

El desarrollo económico de China dejó a su paso las aguas contaminadas, la tierra y el aire, algo que volverá a rondar el futuro crecimiento económico de China y aumentará la dependencia en los recursos externos.

No es que China se base en los recursos externos para impulsar su economía, China importa más del 60 por ciento de su petróleo, y depende en gran medida de las importaciones de hierro, cobre, zinc y otros minerales.

La suficiencia alimentaria de China se sitúa en el 87 por ciento, alimentos básicos como la soja, el maíz y el trigo son importados. Para poner las cuestiones alimentarias de China en perspectiva, casi 200 millones de personas dependen de las importaciones de alimentos.

Cualquier fluctuación en los precios del grano de China afectará a los precios del mercado internacional, y cualquier desastre natural o una guerra en un país productor de grano reducirá el suministro y causará que los precios del grano chinos suban.

El régimen comunista chino no ha dado aviso previo acerca de sus problemas alimentarios: En su libro, “¿Quién alimentará a China?” el analista medioambiental Lester Brown advirtió al régimen chino hace 20 años que enfrentaría escasez de alimentos. Pero el régimen chino dijo que el informe era una conspiración de “fuerzas anti-China”.

El espiral de la deuda del gobierno local

La consultora McKinsey & Company anunció el 8 de mayo que la deuda total de China se sitúa en el 282 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB). La mayor parte de esta deuda se compone de deuda del gobierno y de  deudas corporativas, las deudas individuales representan sólo una pequeña parte de esta.

Los gobiernos locales son los que más adeudan, con un valor estimado de la deuda de alrededor de 20 billones.

La deuda en China no se ha reportado correctamente-mientras que el funcionario de Desarrollo y Reforma Nacional Li Tie reconoció que la cifra oficial de 18 billones es menos de la mitad de la deuda real, las investigaciones revelaron que la mayoría de los gobiernos locales sólo reportaron entre 10 a 30 por ciento de la deuda real, lo que significa que la cifra real es mucho mayor.

Potencial crisis financiera

Las deudas, el aumento de las tasas de morosidad, y un enorme superávit en liquidez causada por las políticas de los bancos centrales podrían todas conducir a una crisis financiera.

China está experimentando actualmente su tercer pico en malos préstamos causados por el sector inmobiliario. El primero fue durante la era Zhu Rongji cuando una deuda de 170 mil millones de dólares tomó hasta seis años para limpiarse. La segunda crisis fue a mediados de la década del 2000, y fue mitigado por los bancos extranjeros. Pero el crecimiento económico de China ha sido impulsado con los años por un suministro constante de moneda recién impresa, y con un aumento masivo en el suministro monetario, el exceso de liquidez podría empezar a ser un problema importante. Esto se ha puesto de manifiesto en los últimos meses con el mercado alcista, causado por el mercado de valores que se utiliza como depósito para el exceso de capital, una política necesariamente insostenible.

Disparidad en los ingresos

La desigualdad en China alcanzó proporciones épicas en los últimos 20 años debido a un comportamiento corporativista imprudente por el régimen y los negocios. El Centro de Investigación de Ciencias Sociales de China de la Universidad de Beijing dio a conocer un estudio en el 2014, que mostró que el coeficiente Gini de China había llegado a 0,73 en el 2012, lo que significa que el uno por ciento de los hogares chinos tenía más de un tercio de la riqueza nacional, mientras que en el fondo, el 25 por ciento de los hogares tenía sólo el uno por ciento de los activos nacionales.

Casi el 60 por ciento de los chinos son pobres, una situación madura para desestabilizar la calma social.

TE RECOMENDAMOS