Senador intenta prohibir aborto al oeste de Texas por nueva sede que abrirá Planned Parenthood

Por La Gran Época
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

Los funcionarios de Lubbock, Texas, están discutiendo la posibilidad de prohibir el aborto dentro de los límites de la ciudad a la espera de que los planes de abrir una nueva clínica de Planned Parenthood lleguen a su fin. El estado de Texas fue denominado “zona cero” en la batalla para prohibir el aborto.

El aborto ya se prohibió en otras 14 ciudades de Texas, lo que llevó al cierre de varias clínicas de Planned Parenthood en 2013. Pero recientemente, una donación anónima de 9 millones de dólares impulsó al autoproclamado gigante de la “salud reproductiva” a reavivar los esfuerzos por extenderse en el oeste de Texas.

La nueva clínica en Lubbock ya está haciendo las contrataciones, y se proyectó para empezar a operar a finales de este año. Sin embargo, la lista de servicios todavía está en duda.

Una mujer se para con su hijo en coche durante un mitin pro vida fuera de Planned Parenthood el 4 de junio de 2019 en St Louis, Missouri. (Michael B. Thomas/Getty Images)

Planned Parenthood explicó en una declaración pública el 4 de agosto de 2020:

“A la luz dl historial de acoso por parte de extremistas que se oponen a la misión de Planned Parenthood, nuestra política actual es no comentar sobre los proyectos de centros de salud por razones de seguridad hasta que se completen. Tan pronto finalicemos la información sobre la fecha de apertura del centro de salud, la ubicación y la lista de servicios de salud, estaremos encantados de compartirla con ustedes y esperamos compartir esta actualización”.

En su declaración, nombran los “servicios de atención médica asequibles” que han proporcionado en toda el área de Texas, como “exámenes de cáncer de mama y cervical, pruebas de VIH, pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual (ITS), control de natalidad, incluidos los DIU e implantes de larga duración, y servicios de aborto seguro y legal”.

Sin embargo, la declaración no aclara si tienen la intención de proporcionar servicios de aborto en una ciudad que parece tener una fuerte oposición al respecto.

En respuesta a la declaración, el senador de Texas Charles Perry (R-Lubbock) y una delegación de otros representantes dirigieron una carta al alcalde de Texas Dan Pope:

“Ha llamado la atención de muchos en nuestra área que Planned Parenthood, el principal proveedor de servicios de aborto del país, está planeando abrir una clínica en Lubbock entre ahora y finales de año. Respetuosamente solicitamos que la ciudad de Lubbock tome todas las acciones necesarias para evitar que se abra, dado que esta organización se lucra con acabar con las vidas de los niños que aún no han nacido”.

La carta continúa diciendo, “El campo de batalla para proteger a los no nacidos se ha desplazado del estado a la arena local en los últimos años. Por esa razón, la aprobación de una ordenanza que designe a Lubbock como Ciudad Santuario para el No Nacido ayudará a continuar la creencia de Texas sobre que la vida comienza en la concepción, al tiempo que se protege la seguridad de las madres”.

El senador Perry también empezó a circular esta petición para mantener Lubbock libre de abortos.

“Los niños no nacidos deben tener derecho a vivir”, dice la petición. “Planned Parenthood se beneficia de poner fin a sus vidas. Esto es inaceptable”.

Si se aprueba, la legislación prohibiría el aborto dentro de los límites de la ciudad y convertiría a Lubbock en una “Ciudad Santuario para el No Nacido”.

Actualmente, los funcionarios están considerando aprobar una ordenanza escrita por Mark Lee Dickson, director de Derecho a la Vida en el este de Texas. Esta es la misma ordenanza que ha hecho que el aborto sea ilegal, excepto para salvar la vida de la madre, dentro de los límites de otras 14 ciudades de Texas.

La ordenanza establece:

“Será ilegal que cualquier persona obtenga o practique un aborto de cualquier tipo y en cualquier etapa del embarazo en la Ciudad de Lubbock, Texas… Los pronunciamientos del Tribunal Supremo en el caso Roe c. Wade y casos posteriores pueden limitar la capacidad de los funcionarios del Estado para imponer sanciones a quienes violen las leyes sobre el aborto de Texas, pero no vetan ni borran los estatutos en sí, que siguen existiendo como ley de Texas hasta que sean derogados por la legislatura que los promulgó”.

Dickson explicó: “La Corte Suprema no hace leyes, ellos emiten opiniones. Si Roe v. Wade era la ley del país, entonces ¿por qué Joe Biden dice que la hará ley federal si es elegido?”.

Planned Parenthood no ha respondido públicamente a la propuesta de ordenanza, ni ha retrasado los planes para abrir su nuevo centro a finales de este año. Sostienen que se trata de una organización inclusiva dedicada a apoyar la salud reproductiva.

En su declaración sobre la apertura de la clínica, escribieron: “Todos los pacientes son bienvenidos en nuestros centros de salud, sin importar el estado de su seguro o documentación, ingresos, código postal o a quién ama”.

¿Será el amor por los niños no nacidos suficiente para aprobar esta ordenanza? Los valores de la ciudad de Lubbock cuelgan de la balanza mientras los funcionarios continúan el debate.

Aún así, Dickson sigue siendo optimista. Dijo: “Espero que el alcalde y el consejo de la ciudad compartan la creencia de muchos de sus residentes sobre que el asesinato de niños inocentes en Lubbock sería algo horrible. Y rezo para que aprueben esta ordenanza porque comparten esos valores”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El feminismo en Estados Unidos y en China

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS