Senadora Susan Collins quedó “aturdida” por la acusación de “encubrimiento” del gestor de la Cámara

Por Jack Phillips
25 de Enero de 2020
Actualizado: 25 de Enero de 2020

La senadora Susan Collins (R-Maine), es una votante republicana indecisa en el Senado y dijo que no estaba complacida de escuchar las acusaciones presentadas por el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler (D-N.Y.), quien había acusado a los republicanos de “votar por un encubrimiento” a principios de esta semana durante el impeachment del presidente Donald Trump, lo que la llevó a presentar una nota al presidente de la Corte Suprema, John Roberts.

“Me recordó que, si estuviéramos en un debate normal en el Senado, se invocaría la regla para eliminar las palabras del senador por impugnar a otro senador”, dijo Collins a Politico. “Entonces, escribí una nota planteando el tema de si hubo una violación de las reglas”.

Nadler, durante el primer día de argumentos, había acusado a los republicanos del Senado de “votar por un encubrimiento, votar para negar testigos, un voto absolutamente indefendible, obviamente un voto traicionero”. La declaración provocó un tenso intercambio entre él y el abogado principal de la Casa Blanca, Pat Cipollone. Se produjo después que los senadores rechazaran las mociones de llamar a testigos y citar pruebas al comienzo del juicio.

Roberts, en una rara reprimenda, amonestó a ambas partes a la 1 a.m. del miércoles y les pidió que mostraran un poco más de respeto a la institución.

“Creo que es apropiado en este momento amonestar tanto a los gestores de la Cámara como a los abogados del Presidente, en igualdad de condiciones, para recordar que se dirigen al mayor órgano deliberativo del mundo”, dijo Roberts al Senado.

Collins señaló que el intercambio entre Nadler y el equipo legal de Trump se produjo cuando “todos estaban muy cansados”, diciendo que la afirmación de Nadler de un “encubrimiento” no afectaría la forma en que ella votó.

“Voy a emitir mi voto independientemente de la actuación del congresista”, dijo Collins. “Sus comentarios negativos sobre el Senado no tendrán ningún impacto”.

Antes del juicio, Collins dijo que estaría dispuesta a votar para convocar a los testigos del juicio. Sin embargo, dijo que quería seguir el esquema del juicio que fue propuesto por el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.), que había presionado para seguir el precedente establecido durante el impeachment del entonces presidente Bill Clinton en 1999.

Pero otra senadora descrita como moderada, la senadora Lisa Murkowski (R-Alaska), dijo que se ofendió por el comentario de Nadler.

“Lo tomé como muy ofensivo”, dijo a los medios de comunicación locales el miércoles. “Como alguien que escucha atentamente y trabaja duro para llegar a un proceso justo, me sentí ofendida”.

En una entrevista separada, Murkowski dijo a CNN el jueves que tenía preocupaciones sobre el proceso de los demócratas de la Cámara de Representantes durante la investigación de impeachment a finales del año pasado. Ella preguntó por qué no trataron de buscar testigos o documentos en su caso buscando un remedio en los tribunales.

“La Cámara tomó la decisión que no querían retrasar las cosas al tener que pasar por los tribunales. Sin embargo, ahora están diciendo básicamente, ‘tienen que pasar por los tribunales. Nosotros no lo hicimos, pero necesitamos que lo hagan'”, dijo Murkowski.

Los senadores demócratas necesitan que cuatro republicanos se unan a ellos en una votación para obligar a los testigos y documentos del caso.

Los artículos de impeachment acusan a Trump de abuso de poder en sus tratos con Ucrania el año pasado y de obstruir el Congreso durante la investigación de las acusaciones.

 

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS