Senadores de EE.UU. alertan a países afectados por la diplomacia de deuda china en la pandemia

Por Frank Fang
26 de Abril de 2020
Actualizado: 26 de Abril de 2020

Dieciséis senadores expresaron su preocupación por el peso de la deuda china sobre los países en desarrollo durante la pandemia.

Las deudas están relacionadas con los préstamos que Beijing ofreció a los países en el marco de su proyecto de política exterior, la iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), también conocida como ‘One Belt, One Road’. Desplegada en 2013, su objetivo es construir la influencia geopolítica de Beijing a lo largo de las rutas comerciales que unen China, el sudeste asiático, África y Europa.

“Instamos al Departamento de Estado y al Tesoro a considerar el impacto de la iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), financiada por China, en las finanzas de muchas economías con problemas y las implicaciones políticas del apoyo adicional del Fondo Monetario Internacional (FMI) o del Banco Mundial”, escribieron los senadores en una carta conjunta al Secretario del Tesoro Steven Mnuchin y al Secretario de Estado Mike Pompeo, según un comunicado de prensa del 24 de abril del Senador Marco Rubio (R-Fla.).

Los otros firmantes son Ted Cruz (R-Texas), Marsha Blackburn (R-Tenn.), Martha McSally (R-Ariz.), y Rick Scott (R-Fla.).

Deuda del BRI

El 13 de abril, el FMI anunció que proporcionaría un alivio inmediato del pago de la deuda a 25 de sus miembros más pobres y vulnerables -incluidos Sierra Leona, Nepal, Gambia y Mozambique- para que estos países puedan asignar sus recursos financieros a las actividades de alivio de la pandemia.

Muchos de los países que han firmado el BRI están muy endeudados con China, entre ellos Nepal, Gambia, Sierra Leona y Mozambique.

Los senadores señalaron que “los préstamos de China son incompatibles con las normas mundiales de gobernanza”, tales como préstamos que requieren activos o fuentes existentes como garantía.

En 2017, Sri Lanka entregó el control de su puerto clave de Hambantota a Beijing mediante un contrato de arrendamiento de 99 años, después de que no pudiera pagar más de USD 1000 millones de deuda por el proyecto portuario del BRI.

La semana pasada, el presidente de Tanzania, John Magufuli, canceló un proyecto BRI firmado por su predecesor; un proyecto de construcción portuario en Bagamoyo que se desarrollaría con un préstamo chino de USD 10,000, según varios medios de comunicación.

Magufuli dijo que los términos del acuerdo firmado en 2013 -como que el gobierno de Tanzania no tendría absolutamente ningún poder para expresar opiniones sobre futuros inversores para el puerto, durante los 99 años que sería arrendado a China- sólo serían aceptados “por un hombre borracho”.

Los senadores indicaron que como China está sufriendo las consecuencias económicas del brote del virus, estaría “menos dispuesta a refinanciar las deudas a medida que se vayan venciendo, lo que podría exacerbar los problemas de liquidez de los mercados emergentes, y “a medida que los proyectos luchen en áreas de interés estratégico, China se verá tentada a salvaguardar sus inversiones y su influencia política”.

En la carta se pide que Estados Unidos tome medidas específicas, entre ellas presionar a las instituciones chinas para que renegocien la deuda subyacente de los países en desarrollo y exigir a cualquier país que pidiera asistencia al FMI que cumpla con todas las obligaciones financieras pendientes, incluidos los acuerdos con el BRI y las deudas chinas.

Sin estas acciones, “los contribuyentes estadounidenses y otros contribuyentes occidentales estarían en esencia rescatando a las instituciones financieras chinas y permitiendo la diplomacia tramposa de la deuda de China”, concluyeron los senadores. A las naciones miembros se les asignan cuotas para financiar al FMI, que normalmente están financiadas con los dólares de los contribuyentes.

La ‘Ruta de la Seda de la Salud’

En la carta, los senadores también señalan el hecho de que debido a la pandemia, China ha estado promoviendo su “Ruta de la Seda de la Salud”, el componente de salud de la iniciativa BRI.

En enero de 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y China acordaron asociarse para ejecutar proyectos de salud en el marco del BRI, llamando a esta asociación la “Ruta de la Seda de la Salud”, según el medio de comunicación estatal chino, China Daily. El acuerdo fue firmado por la entonces directora general de la OMS, Margaret Chan, quien fue reemplazada por Tedros Adhanom Ghebreyesus en 2017.

Ghebreyesus visitó China en septiembre de 2018. Según la OMS, ambas partes acordaron reafirmar “su compromiso de mejorar la salud” de los ciudadanos de los países que se comprometieron con el BRI.

El actual director general de la OMS también elogió al régimen chino durante su viaje, calificando a China como “un modelo de cobertura sanitaria universal, un baluarte contra las emergencias sanitarias y un recordatorio de que las transformaciones pueden ser de gran alcance”.

En marzo, el medio estatal chino Xinhua informó que el líder chino Xi Jinping le dijo al primer ministro italiano Giuseppe Conte, en una llamada telefónica, que China estaría dispuesta a trabajar con Italia en la “construcción de una Ruta de la Seda de la Salud”.

Italia firmó el BRI de China en marzo de 2019, el primer país entre las naciones del G-7.

Muchos legisladores de EE.UU. criticaron a China por no ser transparente sobre el brote del virus, algunos de ellos incluso han propuesto nuevos proyectos de ley para responsabilizar a Beijing de la propagación del virus.

El 15 de abril, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró que la financiación de Estados Unidos para la OMS se detendría entre 60 y 90 días, en espera de una revisión “para evaluar el papel de la Organización Mundial de la Salud en la mala gestión y el encubrimiento de la propagación del coronavirus”.

François Godement, asesor principal de Institut Montaigne, centro de estudios sin fines de lucro con sede en París, analizó en un blog publicado en marzo que China tenía mayor influencia en la OMS que Estados Unidos, a pesar de que China había donado considerablemente menos a la organización.

Según las estadísticas del Departamento de Estado, las contribuciones de Estados Unidos a la OMS superaron los 400 millones de dólares en 2019, mientras que China aportó 44 millones de dólares en el mismo año.

Una de las razones de la poderosa influencia de China en las Naciones Unidas fue por el control que Beijing tuvo sobre la Quinta Comisión de la Asamblea General de la ONU, que estableció el presupuesto, según Montaigne.

Por ejemplo, la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR) “acumula elogios oficiales” para el BRI de China año tras año, a pesar de que Beijing ha contribuido solo con 1,3 millones de dólares a la agencia, en comparación con los USD 1600 millones de Estados Unidos en 2018. Además, la BRI de China “simplemente no tiene ninguna relación discernible con los problemas de los refugiados”.

Actualmente, una petición en el sitio web change.org, pidiendo la renuncia de Ghebreyesus, ha reunido más de 1 millón de firmas. La petición afirma que Ghebreyesus actuó demasiado tarde al declarar una emergencia sanitaria mundial y no fue políticamente neutral, aceptando datos e información china sobre el virus, sin examinarlos.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS